PRIMERO EL BIENESTAR Y LA CALIDAD DE LA UPB

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!


Bucaramanga, mayo 02 de 2018

 

Señores:

Nuncio Apostólico,

Monseñor Ettore Balestrero (secretaria@nunciatura.org.co)

Cardenal primado de Colombia

Rubén Salazar Gómez (bogotaarq@cec.org.co)

 Presidente conferencia episcopal de Colombia,

Monseñor Oscar Urbina Ortega (villavicencioarq@cec.org.co)

Arzobispo de Medellín, Monseñor Ricardo Antonio Tobón Restrepo (medellinarq@cec.org.co)

Arzobispo de Bucaramanga, Monseñor Ismael Rueda Sierra (bucaramangaarq@cec.org.co)

Rector General Universidad Pontificia Bolivariana, Padre Julio Jairo Ceballos(rectoria.general@upb.edu.co)

 Rector Seccional, Padre Gustavo Méndez Paredes (rectoria_bga@upb.edu.co)

Cordial saludo, 

Respetados miembros de la comunidad eclesiástica y educativa, en vista de que nuestra universidad pontificia bolivariana está cimentada bajo el humanismo cristiano y la excelencia con sentido humano y bajo el entendido de la mutua colaboración existente entre directivas y estudiantado, se nos hace preciso manifestar  situaciones y lineamientos que han generado descontento en la seccional.

De acuerdo al régimen discente y haciendo uso de nuestro derecho fundamental de petición consagrado en el artículo 23 de la constitución política, reglamentado por el artículo 32 y 33 de la ley 1755 de 2015, en consonancia con el artículo 20 de la constitución política de Colombia y teniendo presentes los demás derechos fundamentales conexos, haciendo uso de nuestras facultades constitucionales y legales, nos permitimos elevar el siguiente memorial.

En primer lugar, como estudiantes de la universidad pontificia bolivariana, queremos reiterar el orgullo que sentimos de pertenecer a esta institución educativa, todos los días, estudiantes, docentes, y administrativos procuramos dejar en alto el nombre de nuestra universidad; sin embargo, en los últimos 12 meses, con la nueva administración y el cambio de rector en nuestra seccional Bucaramanga, muchos estudiantes, profesores y administrativos hemos visto como las condiciones de bienestar estudiantil, ambiente laboral y calidad de los procesos de nuestra alma mater se han venido deteriorando. Nos preocupa que se haya recortado el presupuesto de varios sectores fundamentales de la universidad, creemos que la austeridad de esta nueva administración no puede ser excusa ni justificación para sacrificar las condiciones de bienestar y calidad que la universidad brinda para con los estudiantes, profesores y administrativos. No puede ser que en una universidad que lleva en su lema la excelencia con sentido humano y que busca una acreditación multicampus y de alta calidad, estos recortes presupuestales afecten precisamente la calidad y el bienestar. A continuación, describimos las principales y más graves afectaciones y quejas no solo de estudiantes, sino también de docentes y administrativos, que, con temor de expresarse por represalias, acuden a nosotros los estudiantes para comentarnos sus inconformidades con los cambios y lineamientos de la nueva administración, para que como lo hacemos ahora, lo transmitamos en nuestra carta:

  • Una sola secretaria académica para 3 o 4 facultades de pregrado y una sola secretaria para 5 postgrados: anteriormente cada facultad contaba con su secretaria académica, quien era mucho más que la persona que se encargaba de planear los horarios de clases; en el caso de derecho, la secretaria académica era el conducto regular en la resolución de los problemas que se presentaban, en vista de que en muchas oportunidades el decano o director de facultad está en comités y reuniones, la persona más cercana que ayudaba a los estudiantes a solucionar sus problemas o conflictos académicos eran precisamente las secretarias académicas. Sin estas, se hace mucho más difícil y tedioso la comunicación entre directivos y estudiantes y va en detrimento del bienestar de los estudiantes; en una universidad que busca acreditarse de alta calidad, no puede ser que cargos tan esenciales para la vida académica de los estudiantes, sean suprimidos, aduciendo recortes presupuestarios
  • Las monitorías de los estudiantes: han recortado y suprimido las monitorias pagas para estudiantes que eran fuente de ayuda para muchos alumnos, que con su trabajo costeaban parte de la matrícula de la universidad y podían suplir sus gastos de manutención. Hoy solo se permite hacer monitorias a estudiantes becarios, y no reciben el dinero en efectivo sino como abono para la siguiente matricula. Lo cierto es que muchos estudiantes se beneficiaban de este programa que tenía la universidad.
  • Auxilios para almuerzos de estudiantes que vienen de lejos: anteriormente existía un rubro dentro del presupuesto de la universidad para los auxilios para almuerzos de estudiantes que venían de afuera y que no tenían como costear el valor de los almuerzos, con la anterior administración estos subsidios no tenían costo, ahora, con la nueva administración se han recortado estas ayudas y ahora deben pagar de $2.500 a $3.000 y la posibilidad para acceder a estos beneficios es muy limitada y rigurosa. Ahora en las eucaristías colectivas del pleno de la universidad, se recoge en las ofrendas dinero, para aportar a este rubro.
  • Imposibilidad de realizar foros y conversatorios académicos de interés local y nacional: Esta nueva administración desafortunadamente no permite la apertura al acontecer nacional, no permite invitar candidatos a la presidencia ni al congreso de la república, la universidad pontificia bolivariana cierra sus puertas frente a las problemáticas que aquejan al país e impide los foros académicos sobre temas de actualidad, dándole así la espalda a la ciudad y al país, es lamentable que no se autoricen este tipo de eventos que son gratuitos, con el argumento de que los eventos deben ser auto sostenibles, es decir, pagos. Lamentablemente ya no se autorizan viáticos, ni refrigerios para traer conferencistas académicos o ponentes, argumentan que no hay presupuesto; una vez más, esta situación en una universidad que busca la calidad y la excelencia, resulta desafortunada.
  •  Aires acondicionados:  Es una tarea titánica y una lucha fatigante de todos los días, para solicitar que enciendan los aires acondicionados, “que hay que poner un ticket, que hay que solicitarlo por la web, que la encargada no vino etc. etc.”, hacen inútiles las instalaciones, pues no se aprovechan para bienestar de la comunidad estudiantil, no resulta comprensible porque no se encienden los aires acondicionados, cuando los adecuaron y construyeron para eso.
  • Cerraron la entrada por los parqueaderos del K que comunican con balcones de ruitoque: los muchachos que viven en los edificios contiguos a la universidad, tienen que entrar y salir de la universidad, a veces a altas horas de la noche, por la autopista, que es oscura y peligrosa, debido a que desde hace 2 meses, la universidad cerro la salida que comunicaba directamente con estos edificios, debido a un recorte presupuestal, ya que tenían que costear el sueldo del celador de dicha entrada.
  • Cerraron cafetería para administrativos y docentes del edificio D donde había café y aromáticas y ya no entregan calendarios físicos para estudiantes: en aspectos tan sencillos como el café, aromáticas y calendarios, la universidad ha recortado estos rubros y ahora, la austeridad ha llegado al punto de ni siquiera poderse tomar un tinto, lo que afecta severamente el rendimiento laboral y académico, además del ambiente laboral.
  • A docentes y administrativos solo les aumentaron el 3% del salario, mientras que el aumento decreto por el gobierno nacional del salario mínimo fue del 5.9% para 2018, lo que sin lugar a dudas afecta el poder adquisitivo de los empleados de la institución.
  • Denuncias de acoso laboral: son múltiples las quejas que llegan de administrativos y docentes por lo que ellos denominan acoso laboral, y es que, en palabras de muchos de ellos, “sentimos como una persecución, no podemos salir de la oficina, nos toman fotos, utilizan a los vigilantes y empleadas del servicio para vigilarnos”.
  •  Han recortado la oferta deportiva y cultural de la universidad para los estudiantes.
  • Las celebraciones que se hacían, como el día de la secretaria, del profesor, del alumno etc. ya no se hacen, recortaron el presupuesto de estas, y las unificaron todas con la fiesta de fin de año ordinaria de todos los empleados.
  •  La falta de cercanía con estudiantes: en varias ocasiones, varios estudiantes hemos tratado de hablar con el padre rector sobre estas inquietudes, sin embargo, no nos ha atendido y ha hecho caso omiso a las mismas.

Por todo lo anterior, acudimos a ustedes, para que escuchen el clamor de estudiantes, administrativos y profesores y puedan tomar las medidas correctivas a que haya lugar, siempre pensando en pro de los intereses superiores de nuestra universidad, para hacer de esta, una mejor institución cada día.

Puede que los recortes presupuestales y la austeridad permitan que las cuentas y finanzas de la universidad tengan saldos positivos, pero todos estos sacrificios de calidad y bienestar, de no corregirse, tendrán a mediano plazo, un impacto no deseado en la cantidad y calidad de los futuros estudiantes que comenzarán su vida universitaria.

 

Atentamente,

 

 

 

Estudiantes y personal que hace parte de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Los Firmantes de esta petición.



Hoy: Por una UPB mejor cuenta con tu ayuda

Por una UPB mejor necesita tu ayuda con esta petición «Rector General UPB: PRIMERO EL BIENESTAR Y LA CALIDAD DE LA UPB». Únete a Por una UPB mejor y 1.091 personas que ya han firmado.