Recuperación de la Biblioteca Pedro Mir

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


La Biblioteca Pedro Mir representa para mí el alma de esta alta casa de estudios, allí se encuentran los recursos para continuar con la labor iniciada previamente en el aula. Entiendo como usuaria activa que la misma ha desvirtuado su propósito original, actualmente es todo menos un espacio donde obtener y reflexionar sobre el conocimiento.

Presento a continuación los puntos críticos que identifico como factores que afectan de manera directa mi ejercicio de estudio dentro de las instalaciones de la biblioteca, hago la pertinente aclaración de que si bien no mencionaré aspectos relativos a la condición estructural de la planta física considero que necesitan la intervención de las autoridades con carácter de urgencia por igual, en este espacio me centrare únicamente en los fenómenos de carácter humano y logístico.

-Situación dentro de las salas de estudio. El bullicio se ha constituido como un hecho en cada esquina de la Biblioteca Pedro Mir, este es el principal mal. Al interno de las salas es regla general el irrespeto al silencio; ya no estamos ante un ambiente de estudio y eso es un reflejo alarmante de la realidad estudiantil de nuestra universidad.

-La ingesta de alimentos por parte de los alumnos. He observado esta acción varias veces fuera de las salas de estudio, si bien sucede en los asientos exteriores es sencillamente una acción que atenta contra la higiene de la biblioteca, condición vital para la salud de los usuarios.

-La utilización de los asientos ubicados al exterior de las salas de estudio. Contribuyen al bullicio provocado por los estudiantes que interrumpe la labor de estudio.

-Contribución al desorden por parte de los empleados de la BPM. El desorden imperante dentro de nuestra biblioteca empieza por el personal de servicio, el cual contribuye de manera directa al bullicio al no respetar (ni hacer respetar) la regla de hacer silencio dentro de las salas de estudio. Los intercambios chabacanos entre empleados es pan de cada día en las salas.

Es un trabajo de todos cambiar esta realidad, tanto estudiantes como las autoridades pertinentes. Entre las sugerencias para lograr el cambio propongo:


-Identificación y división apropiada de salas de estudio grupales e individuales.

-Señalización adecuada dentro y fuera de las salas de estudio sobre las reglas de uso de la biblioteca (destacando entre estas la necesidad de SILENCIO).

-Disposición de personal que vele por el cumplimiento de estas reglas.



Hoy: Ilenia Carolina cuenta con tu ayuda

Ilenia Carolina Encarnación Almonte necesita tu ayuda con esta petición «Rectoría de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD): Recuperación de la Biblioteca Pedro Mir». Únete a Ilenia Carolina y 605 personas que ya han firmado.