Petition Closed
Petitioning Defensor del Pueblo

Quiero que el Defensor del Pueblo haga una recomendación al Gobierno para que no se prohíba la toma de imágenes de agentes en la vía pública

327
Supporters

Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, las empresas y las Administraciones Públicas están generalizando de una forma absolutamente descontrolada e irracional, y en la mayor parte de los casos, de forma ilegal, la utilización de cámaras de videovigilancia en las vías públicas para, según sus afirmaciones, mejorar la seguridad y evitar los delictos. Sin embargo, al mismo tiempo, el Gobierno quiere criminalizar la captación y divulgación de las imágenes de agentes de los Cuerpos de Seguridad en la vía pública justo en el momento, como se puede comprobar en archivo fotográfico adjunto, en lo que se generaliza la captación de actos ilegales o, como mínimo, violentos de agentes en el ejercicio de sus funciones. En un momento donde se está denunciando continuamente la falta de identificación de los agentes cuando están actuando, la continua negativa a facilitar su identificación a quién lo solicita, el acoso a los periodistas que documentan sus actuación criminalizar la toma de imágenes de sus actuaciones supondrá la total imposibilidad de denunciar a un agente que cometa una ilegalidad.
Hay que recordar que ni siquiera las administraciones facilitan las identificaciones de los agentes que cometen ilegalidades: http://www.lavanguardia.com/politica/20120125/54245321109/interior-deniega-identificacion-antidisturbios-cargaron-indignados.html

La falta de identificación supone directamente el archivo de causas por agresiones.

Por todo lo dicho: teniendo en cuenta que los agentes no llevan identificación a la vista en la mayor parte de sus actuaciones, que se niegan a identificar cuando se le solicita como quedo registrado en multitud de grabaciones, que acosan a periodistas que cubren sus actuaciones más violentas; solicito que la Defensora del Pueblo haga una recomendación al Gobierno para que non lleve a cabo sus pretenciones de limitar la captación y la divulgación de sus actuaciones públicas ya que éstas pueden suponer el único medio de prueba contra posibles abusos.

Letter to
Defensor del Pueblo
El Gobierno no prohíba la toma de imágenes de actuaciones policiales

Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, las empresas y las Administraciones Públicas están generalizando de una forma absolutamente descontrolada e irracional, y en la mayor parte de los casos, de forma ilegal, la utilización de cámaras de videovigilancia en las vías públicas para, según sus afirmaciones, mejorar la seguridad y evitar los delictos. Sin embargo, al mismo tiempo, el Gobierno quiere criminalizar la captación y divulgación de las imágenes de agentes de los Cuerpos de Seguridad en la vía pública justo en el momento, como se puede comprobar en archivo fotográfico adjunto, en lo que se generaliza la captación de actos ilegales o, como mínimo, violentos de agentes en el ejercicio de sus funciones. En un momento donde se está denunciando continuamente la falta de identificación de los agentes cuando están actuando, la continua negativa a facilitar su identificación a quién lo solicita, el acoso a los periodistas que documentan sus actuación criminalizar la toma de imágenes de sus actuaciones supondrá la total imposibilidad de denunciar a un agente que cometa una ilegalidad.
Hay que recordar que ni siquiera las administraciones facilitan las identificaciones de los agentes que cometen ilegalidades: http://www.lavanguardia.com/politica/20120125/54245321109/interior-deniega-identificacion-antidisturbios-cargaron-indignados.html

La falta de identificación supone directamente el archivo de causas por agresiones.

Por todo lo dicho: teniendo en cuenta que los agentes no llevan identificación a la vista en la mayor parte de sus actuaciones, que se niegan a identificar cuando se le solicita como quedo registrado en multitud de grabaciones, que acosan a periodistas que cubren sus actuaciones más violentas; solicito que la Defensora del Pueblo haga una recomendación al Gobierno para que non lleve a cabo sus pretenciones de limitar la captación y la divulgación de sus actuaciones públicas ya que éstas pueden suponer el único medio de prueba contra posibles abusos.