Que la perrera provincial de Cuenca sea gestionada por una protectora, no una desratizadora