Una reivindicación y una condena

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 200!


Ante el injusto agravio al ex Ministro de Defensa, Jorge Menéndez, con su destitución por parte del Presidente de la República, doctor Tabaré Vázquez, cuando ha quedado plenamente demostrado que cumplió a cabalidad con su deber de elevar los documentos de los Tribunales de Honor militares que juzgaban a José “Nino” Gavazzo y Jorge “Pajarito” Silveira a la consideración de la Presidencia y recomendando su presentación ante la Justicia.
Lo reivindicamos por su esfuerzo en hacer cumplir, plenamente, la institucionalidad democrática en ese complejo Ministerio y luego de muchos años del funcionamiento de mecanismos pocos claros y de complicidades muy graves con el pasado.
Por estas mismas razones y por haber tratado nada menos que la denuncia de parte de los autores del asesinato de Roberto Gomensoro, en marzo de 1973, ante los Tribunales Militares de Honor y habiendo siempre negado su responsabilidad ante la justicia civil, como si se tratara de un expediente administrativo más, incluso con la homologación de parte del propio Presidente de la República Tabaré Vázquez, reclamamos la remoción inmediata del Secretario de la Presidencia de la República, el doctor Miguel Ángel Toma.
Es un desagravio a la familia de Roberto Gomensoro, a todos los familiares de detenidos desaparecidos y de todos los luchadores de todos los sectores políticos y sociales que lucharon contra la dictadura y una reafirmación de las responsabilidades democráticas de los uruguayos.
Esperamos que los fiscales y la justicia confirmen que en este país todos somos iguales ante la ley y que civiles y militares que ocupen los más altos rangos tienen que afrontar sus violaciones a los derechos de funcionarios públicos o su abuso de funciones.
Los uruguayos confiamos en que la ley no se detiene ni admite privilegios ante los más altos cargos o los más elevados galones militares
Si se comprueba que no denunciaron, como correspondía, los crímenes reconocidos por dos integrantes de las Fuerzas Armadas, les deben corresponder los procesamientos y las condenas correspondientes.
No alcanza solo con las destituciones.

José W. Legaspi

Esteban Valenti