Proyecto Ceus Huelva (Centro de Homologación Europeo RPAS) corre peligro

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


El Proyecto CEUS aspira a que en un futuro próximo todos los aviones no tripulados que se fabriquen en Europa tengan que ser homologados en el centro de Moguer ya que este reúne las condiciones idóneas para ello.

Video Presentacion oficial

Camara de Comercio de Huelva

La inversión empresarial del Proyecto CEUS y que ha sido declarada de interés estratégico para Andalucía, generará una vez terminado más de 800 empleos de manera directa e indirecta en la región y más 2.500 millones de euros de facturación para la provincia de Huelva, así como a las provincias colindantes de Sevilla y Cadiz como al resto de España.

El Proyecto CEUS es una actuación promovida conjuntamente por el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), adscrito al Ministerio de Defensa, y la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), adscrita a la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía y que tiene por objeto la implantación de un Centro de Ensayos para desarrollo e investigación con sistemas no tripulados en terrenos del término municipal de Moguer.

Este proyecto, que es clave para el futuro desarrollo económico y tecnológico de la provincia, tras la publicación de la Declaración de Impacto Ambiental en octubre de 2012, se ha visto inexplicablemente paralizado en la Delegación de Ordenación del Territorio, que fue la encargada de desbloquear la regularización de los terrenos en la actualidad ocupados por el Instituto de Técnica Aeroespacial en Moguer y que era un requisito imprescindible a la hora de legalizar la situación en la que se encontraba la institución que deberá desarrollar el proyecto CEUS.

No ha sido hasta febrero de este mismo año y ante el peligro de la caducidad de dicha Declaración de Impacto Ambiental el próximo 3 de octubre, cuando tanto el Ministerio de Defensa y la Junta de Andalucía firmaron un primer preacuerdo para el desarrollo definitivo del proyecto CEUS, en el que se incluía la descatalogación como monte público de los terrenos donde se van a ubicar sus futuras instalaciones.

Éste preacuerdo se debería haber materializado con la firma de un convenio definitivo de colaboración entre ambas administraciones para el desarrollo del proyecto, aunque de momento esto no se ha producido y aun no existe fecha para la formalización del mismo, ya que este se encuentra paralizado por el Gobierno central tras el cambio en la Dirección General en el Ministerio de Defensa, con el riesgo que esto está suponiendo para que se pierda definitivamente el proyecto, si esta situación no se desbloquea por parte del ministerio de manera urgente en las próximas fechas.

En el preacuerdo del mes de febrero, el ayuntamiento de Moguer recibió, por parte de los responsables del INTA, el plácet sobre la valoración de los terrenos en los que iría asentado el proyecto en su localidad, en concreto las 75 hectáreas pertenecientes al paraje de La Atalaya, por lo que el ayuntamiento convocó de manera urgente una contratación mediante subasta para llevar a cabo las tareas de desbroce y el aprovechamiento de madera de pino y eucalipto de dicha superficie. Lar eciente bajada del precio de la biomasa experimentada en las últimas semanas, han sido la causa de que varias de las empresas que concurrieron al mismo, retiraran su oferta al considerar que esta no era rentable y al final la subasta se haya tenido que considerar desierta.

En cualquier caso, hay que concretar que el inicio de estas labores de limpieza del solar, no serían causa suficiente para evitar la caducidad de la Declaración de Impacto Ambiental el próximo 3 de octubre, ya que ésta únicamente dejará de tener vigencia tan pronto como se inicien las obras propiamente dichas.

En un intento de acelerar los procesos y evitar el farragoso y largo trámite administrativo que supondría adjudicar estos trabajos de inicio del proyecto CEUS, existe también el compromiso por parte del Ministerio de Defensa de que las labores de limpieza se podrían llevar a cabo con medios propios del ministerio a través de laUnidad Militar de Emergencias, aunque esta no puede actuar en unos terrenos que aún no les pertenecen.

Ante la actual situación de urgencia y el escaso tiempo restante para que la actual Declaración de Impacto Ambiental caduque, el ayuntamiento de Moguer ha mostrado su disposición a dejar de hacer efectiva la aceptación por parte del INTA del precio acordado para la venta de los terrenos (en torno a los 600.000 euros) y permitir que comiencen los trabajos de limpieza de manera inmediata. En cualquier caso, dicha decisión está supeditada a la firma del protocolo entre la Junta de Andalucía y el Ministerio de Defensa, ya que de no hacerse efectivo el mismo, el proyecto Ceus quedaría casi definitivamente enterrado, sin posibilidad alguna de poder comenzarlo con su ejecución antes del próximo mes de octubre, lo que supondría, muy posiblemente, la pérdida definitiva de este proyecto fundamental para el futuro desarrollo tecnológico de la provincia de Huelva.