Reformar "Ley General de Vida Silvestre" para la protección de delfines en Quintana Roo.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 75,000!


En México se ha fomentado la práctica del "nado con delfines” desde los años 70 y el alto rango de mortalidad de delfines capturados inspiró a prohibir la importación de estos mamíferos en 2006 y actualmente es ilegal capturarlos en aguas mexicanas. 

¿Pero qué sucede con la ilegalidad del cautiverio? 

Actualmente en Quintana Roo se concentra la mayor parte de los delfinarios del país, con casi 300 delfines en cautiverio.

Esto se ha convertido en una gran atracción turística vendida como un entretenimiento positivo, sin embargo las condiciones insalubres y artificiales de los estanques de concreto, lo agresivo de las medidas de tratamiento del agua que repercute en el daño ocular y dérmico de los animales, así como las condiciones del llamado Condicionamiento Operante (entrenamiento), que no es más que el aprendizaje a base de hambre, se oculta al turismo. Lo que resulta en una deformación de la información ya que la explotación del hombre hacia esta especie se encuentra disfrazada de educación y conservación, siendo en realidad un recurso económico.

Neumonías, septicemias, colapsos respiratorios y digestivos, miopatías, estrés, traumatismos, sofocaciones y obstrucciones intestinales son algunas de las causas de muerte documentadas de delfines en cautiverio en los delfinarios en México durante los últimos 20 años. 

Los delfinarios aseguran al público que sus delfines son “embajadores de su especie”, promoviendo que tienen un buen manejo de conocimientos hacia este mamífero y a su conservación, pero omiten que la principal fuente de esta captividad fue una violenta captura inicial, que conduce a una forzosa reproducción en cautiverio para poder seguir con la demanda. 

No es aceptable que empresas como Delphinus, celebren el logro de un Récord Mundial Guinness por la mayor cantidad de delfines nacidos (11 ejemplares) en una sola locación (Delphinus Xcaret, Riviera Maya, México) en un solo año (2008).

Tampoco que promuevan que “los delfines que se encuentran en nuestro hábitat están bajo el cuidado de personas que los aman y se dedican día y noche a ver por ellos, su salud, su alimentación y bienestar” y así mismo sus instalaciones esten contaminadas por los derrames de aceite de los barcos que se filtran hacia los estanques, y que uno de sus delfines cuente con heridas llamativas, como sucede en el Dolphin Discovery de Puerto Aventuras. (30/07/2018) 

Ni el mencionar que la especie vive mejor en cautiverio bajo el "cuidado" de los humanos por que en libertad están igualmente expuestos a riesgos (la pesca, la contaminación), cuando en realidad lo que se ve en muchos casos no es un cuidado, es un abuso. 

Las justificaciones que hacen estas empresas quedan desvalorizadas desde el momento de la captura de un individuo de la manada, creando un gran daño psicológico a este ser, lo que define al cautiverio como una industria realmente cruel para el individuo y altamente impactante para el ecosistema. 

¿Es posible la reintegración al océano?

Se ha comprobado cómo si es posible, en ciertos casos, la reintegración de los delfines en cautiverio a sus habitats naturales, pues se encuentran entre las especies más inteligentes del planeta: autoconscientes, supersociales, con un cerebro de una complejidad y unas dimensiones notables para su tamaño corporal. Poseen amplias habilidades de comunicación y manejan firmas acústicas (silbidos distintivos) equivalentes a nombres propios. Son capaces de reconocerse en un espejo y entienden conceptos abstractos, además de haber demostrado una comprensión de nociones gramaticales y sintácticas.

“En apenas unas semanas se convirtieron en expertos en la caza e ingestión de peces vivos, y aprendieron incluso a dejar las espinas, como hacen sus congéneres en estado salvaje. «Al principio soltar a Jedol me parecía de locos, porque estaba bien adaptado a la piscina y habituado a comer pescado, y porque cuatro años de cautiverio son muchos años. Dudaba que pudiese reaprender a cazar. Pero en cuanto los pasamos al corral marino, descubrí la enorme rapidez con la que aprenden los delfines.»"

¿Quién ayuda a la causa?

El informe por la cámara de diputados publicado el 24 de abril del 2017, menciona que se aprobó un dictámen que reforma el cuarto párrafo del artículo 60 Bis de la Ley General de Vida Silvestre, para prohibir la utilización de mamíferos marinos de cualquier especie, como ballenas, delfines y manatíes, en espectáculos fijos o itinerantes.

Sin embargo dicho artículo, actualizado el 19 de enero del 2018, únicamente menciona los itinerantes;

Queda prohibida la utilización de ejemplares de mamíferos marinos en espectáculos itinerantes. Párrafo adicionado DOF 26-01-2015”

¿Entonces cuál es el estatus real?

De igual manera se menciona en el Artículo 60 Bis que “Ningún ejemplar de mamífero marino, cualquiera que sea la especie podrá ser sujeto de aprovechamiento extractivo, ya sea de subsistencia o comercial, con excepción de la captura que tenga por objeto la investigación científica y la educación superior de instituciones acreditadas.” - cómo la AMHMAR, Asociación Mexicana de Habitats para la Interacción y Protección de Mamíferos, A.C., que colabora y con empresas como Delphinus - misma empresa que continúa con dichos espectáculos y recurrente explotación. 

Otros párrafos que se deben resaltar de esta ley; 
- En los artículos transitorios se establece que los ejemplares de mamíferos marinos que ya están en cautiverio podrán seguir en esa condición, “para que cumplan todos y cada uno de los fines para los que recibieron la autorización correspondiente, siempre y cuando se garantice su integridad física y su salud

- En el artículo Transitorio Cuarto se estipula que la SEMARNAT contará con un plazo de seis meses para adecuar la normatividad correspondiente para cumplir con el decreto y hacer más estrictas las obligaciones contenidas, a fin de garantizar mejores condiciones de vida a los mamíferos marinos que se encuentren en cautiverio.

- La verificación del cumplimiento de la prohibición de la reproducción, captura, importación, exportación, obtención e introducción de nuevos ejemplares de mamíferos marinos, estará a cargo de la PROFEPA, que podrá ejecutar sus atribuciones sancionadoras correspondientes. 

“Quedan excluidos de la prohibición los ejemplares de mamíferos marinos que pertenezcan al gobierno federal, a los gobiernos estatales o las instituciones de educación superior acreditadas, siempre y cuando se tenga por objeto la investigación científica, tratamientos terapéuticos y las actividades educativas; en ninguno de estos casos se permitirá su uso en espectáculos, ya sea con o sin fines de lucro” aclara esta iniciativa. 

....

A la SEMARNAT, la PROFEPA, el IFAW, el CEMDA, el INECC, la AMHMAR, Delphinus, Dolphin Discovery, Dolphinaris, el Acuario Interactivo (y todas aquellas empresas que permiten que este negocio continúe),

Les pedimos su apoyo no solamente como mexicanos, sino como seres humanos que tenemos que co existir con todas las especies en este planeta. Un planeta que está pidiendo gritos de auxilio igualmente. Un planeta que está cansado de tanto daño.

Existen otras maneras de alimentar al turismo y generar empleos con actividades positivas y ecológicamente responsables.

Entendemos que la investigación y la educación es lo más importante en este tema, pero ¿por qué la necesidad de lucrar de esta manera con 15 o más delfinarios activos? en donde sigue existiendo el maltrato físico y psicológico.

Se deben reformar las leyes de protección a los mamíferos marinos en cautiverio, siendo congruentes y estrictas. Se debe reemplazar el modelo del negocio; con las piscinas artificiales y espectáculos circenses, creando santuarios marinos, museos con las puertas abiertas y programas de educación, conservación e investigación que realmente funcionen. Reinventar las actividades educativas y científicas sin la necesidad de exigir a los mamíferos un trabajo físico. Se debe prohibir la reproducción de mamíferos marinos en cautivero - que crean un ciclo con fines de lucro nuevamente. Se deben prohibir proyectos para la contrucción / apertura de más delfinarios en este país. 

Dejemos atrás los errores que se han cometido y empecemos a corregir el impacto que le hemos ocasionado al ecosistema.

Sean los líderes de una verdadera transformación para la real protección a la fauna marina, y lograr hacer de México un ejemplo mundial. 

Todos los días tenemos una segunda oportunidad para hacer las cosas correctamente. 

No esperemos a que pasen 50 años y que sea demasiado tarde. 



Hoy: Quintana cuenta con tu ayuda

Quintana Roo necesita tu ayuda con esta petición «¡Protejamos los delfines en Quintana Roo! Reformen Ley General de Vida Silvestre YA». Súmate a Quintana y 61,009 persona que han firmado hoy.