El Gobierno de Portugal debe manifestarse urgentemente sobre Venezuela

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


 Nosotros, los abajo firmantes, portugueses, luso-descendientes  y  venezolanos en Venezuela y en el mundo solicitamos al Señor Presidente y al Señor Primer Ministro de la República de Portugal, un pronunciamiento de rechazo ante la grave situación que se vive en Venezuela, producto de la violación del Orden Constitucional por parte del Presidente de la República Bolivariana de  Venezuela, Sr. Nicolás Maduro Moros,  y que junto a un golpe de Estado dado desde el Tribunal Supremo de Justicia contra el Poder Legislativo, Poder que él mismo controla, el día 28 de marzo 2017, ha despojado a este poder de sus atribuciones. Acto condenado hasta por la propia Fiscal General de la República de Venezuela, quien lo calificó como “Ruptura del Orden Constitucional” y “el desconocimiento del modelo de Estado consagrado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”, así  mismo, como el rechazo por el Secretario General de la OEA y por la gran mayoría de la comunidad internacional.

Despojar de sus funciones a la Asamblea Nacional no solo elimina el principio fundamental de la división de Poderes, sino  que con esta sentencia del Poder Judicial se le entrega al Presidente de la República, poderes que parecen encaminados no solo a Concentrar toda la Autoridad en torno a un Solo Hombre, sino a juzgar y encarcelar a miembros de la oposición y a enjuiciarlos por tribunales militares. La  anulación de las competencias de la Asamblea Nacional y el traspaso de estas al Tribunal Supremo de Justicia, así como la asunción de Poderes Extraordinarios en materia penal, militar, económica, social, política y civil por parte del Presidente Nicolás Maduro no están previstas en la Constitución de Venezuela vigente. No hay ningún tipo de fundamento legal que permita que la Justicia intervenga al Poder Legislativo de esa manera, ni que se les retire la inmunidad a los diputados.

Otro hecho que AGRAVA aún más la situación de deterioro democrático en Venezuela ha sido la convocatoria, el día 23 de mayo de 2017, por parte del Presidente de Venezuela, a una Asamblea Nacional Constituyente,  y la presentación al Consejo Nacional Electoral -CNE- el decreto con la propuesta de las bases electorales de carácter sectorial o corporativo, de representación indirecta para elegir los corredactores de una nueva Carta Magna. Esto transgrede claramente el artículo 347 de la Constitución vigente porque el Presidente tiene en el artículo 348 prerrogativa de tomar la iniciativa, mas NO tiene el Poder Constituyente Originario de realizar la convocatoria que es prerrogativa exclusiva del Pueblo de Venezuela, en manifestación de su soberanía, así como viola el artículo 5 de la misma Constitución mediante el cual se establece que la soberanía  reside intransferiblemente en pueblo. En consecuencia, esa convocatoria viola el texto constitucional y constituye una continuidad de la ruptura del Orden Constitucional en Venezuela. Esta convocatoria también fue rechazada por la Fiscal General, quien manifestó  que “para resolver la crisis indudable y sin precedentes que atraviesa el país no es necesario, pertinente ni conveniente llevar a cabo una transformación del Estado en los términos que podría suponer una nueva constitución…”

Venezuela vive la peor crisis social, política, económica y humanitaria sin precedentes, devenida en una dictadura, que se ha generado  en los últimos 200 años. Nosotros, como todos venezolanos y los portugueses, que vivimos en este país, estamos padeciendo las mayores calamidades que un ser humano pueda soportar y superar, aún peor que la vivida por Portugal en los años de la dictadura de Salazar, años aquellos en que nuestros abuelos, padres o nosotros mismos fuimos forzados voluntariamente a emigrar a este maravilloso país en búsqueda de mejores oportunidades. Son verdaderas tragedias las que vivimos los ciudadanos de esta tierra, donde se violan flagrantemente los Principios Fundamentales de la Carta Magna, como los Derechos Humanos, los Derechos Civiles encuadrados en los Derechos Fundamentales como  es el respeto a la vida,  a la libertad de expresión, los Derechos Sociales, es decir no se garantiza el Derecho a la Salud ni a la alimentación, siendo normal ver todos los días en las calles personas buscando comida en las bolsas de basuras. A esto le agrega el alto índice de criminalidad reinante en todo el país, donde estamos prácticamente obligados a permanecer dentro de nuestros hogares por temor a ser agredidos, secuestrados o mismo muertos por la delincuencia.

Como consecuencia de todas estas graves violaciones al Estado de Derecho, rechazadas por una gran mayoría de  los ciudadanos, (más del 79%),  hemos salido  a marchar pacíficamente contra las acciones del gobierno. Son más de 55 días continuos en que miles y millones de ciudadanos se hacen  presente día a día en ciudades y pueblos de Venezuela pidiendo que se respeten nuestros derechos. Como respuesta, el gobierno del Presidente Maduro nos reprime  a sangre y fuego en estas marchas pacíficas, con un saldo de más de 66 muertos a la fecha, la mayoría jóvenes estudiantes, miles de heridos y detenidos, presos políticos, graves denuncias por torturas de presos, desapariciones forzosas y enjuiciamiento de civiles por tribunales militares. Situación esta que es muy bien conocida no solo por las autoridades portuguesas, también a nivel mundial.

Nosotros, como todos los portugueses y venezolanos que vivimos en esta tierra, estamos padeciendo las mayores calamidades que un ser humano pueda soportar y superar, aún peor que la vivida por Portugal en los años de la dictadura de Salazar, años aquellos en que nuestros abuelos, padres o nosotros mismos fuimos forzados voluntariamente a emigrar a este maravilloso país -Que es VENEZUELA- en búsqueda de mejores oportunidades. Aquí se nos abrieron las puertas, formamos nuestras familias y construimos un futuro a base de un trabajo honesto.

Venezuela vive una crisis social, política y económica sin precedentes. Son verdaderas tragedias las que vivimos los ciudadanos de esta tierra donde no respetan y se violan flagrantemente los Principios Fundamentales de la Carta Magna, así como los Derechos Humanos, los Derechos Civiles encuadrados en los Derechos Fundamentales como  es el respeto a la vida; a la libertad de expresión; los Derechos Políticos como son el referéndum revocatorio; el derecho a votar; los Derechos Sociales.

Señor Presidente, Señor Primer Ministro, es hora de ACTUAR. Es momento de levantar su voz para denunciar el abuso de poder por parte del Gobierno de Venezuela y exigir el respeto a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la apertura de un canal humanitario internacional que nos permita recibir alimentos y medicinas, respeto a las competencias constitucionales de la Asamblea Nacional, liberación de los presos políticos y elecciones generales. El apoyo de Portugal es fundamental en estos momentos tan difíciles que vivimos, millones de venezolanos  y, en especial, la colonia de luso-venezolanos y luso-descendientes en Venezuela se lo agradecemos.

 



Hoy: SOS cuenta con tu ayuda

SOS Venezuela necesita tu ayuda con esta petición «Presidente Marcelo Rebelo de Sousa y Primer Ministro António Costa: Portugal debe manifestarse urgentemente sobre la crisis en Venezuela.». Únete a SOS y 56 personas que ya han firmado.