Que seriamente se penalice la quema de monigotes y pirotecnia en Ecuador

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,500!


Las "celebraciones" de fin de año en Guayaquil y zonas aledañas dejaron una bebé con quemaduras de tercer grado y que tendrá que ser sometida a varias cirugías en su manito con sólo 10 meses de edad.

Otro niño de 6 años jugaba con unas luces de bengala con un vecino, en la ciudadela Caracol, en el norte, al prenderla con ayuda de otro niño, el artefacto no disparó las luces, por lo que la volteó para ver y salió con fuerzas las chispas lo que lastimó su cara y ojos. Le hicieron una limpieza profunda en los ojos, le sacaron la pólvora, le revisaron y la oftalmóloga le dijo que si no se recupera la cornea podría perder la visión.

Mientras que otro niño de 10 años fue lastimado su rostro con las luces del volcán. Su padre contó que las chispas salieron del lado contrario y por más que intentó cubrirse lo lastimaron. El hecho fue en la cooperativa Juan Montalvo.

A su vez, en el hospital de los Ceibos, un hombre y cinco niños fueron intervenidos. William, de 39 años, sufrió quemaduras en el brazo y rostro en la quema del monigote. “Destapó el frasco de gasolina cerca de los años viejos que ya estaban quemándose y, de manera instantánea, él tenía fuego. Tuvo que rodar en el piso y ser trasladado a emergencias”declaró su esposa.

Estos casos entre 70 personas quemadas en total sólo en nuestra zona, no quiero imaginar el resto de Ecuador... La quema de monigotes pasó de ser una tradición familiar y bonita de fin de año a ser tragedia y terror para personas, animales, y medio ambiente. Queremos celebrar el año que llega de manera sana y con tranquilidad con nuestras familias y amigos. Es por esto que exigimos fuertes penalidades y/o prisión para quienes compren y las utilicen. Si no hay quién compre, no hay quién venda.