Petition Closed

El 1 de febrero de 2012, el estudiante de la Universidad de Puerto Rico (UPR) Waldemiro Vélez Soto fue notificado de su expulsión definitiva de dicho Sistema mediante un documento que sumaba 199 páginas. En el proceso por el cual se determinó su expulsión, no se respetó el debido proceso de peritaje, ni se probó que se haya visto violado algún precepto de dicho reglamento que justificara la expulsión.

Por otra parte, Rafael Ojeda Ramírez, también estudiante de la UPR, fue notificado de su expulsión mediante un proceso igualmente antidemocrático.

El Presidente de la UPR, quien contó con recomendaciones tanto de oficiales examinadores electos para evaluar este tipo de casos, como de la Junta de Disciplina, decidió hacer caso omiso de dichas recomendaciones y los expulsó a ambos en un acto de abuso de poder, dictadura y persecusión contra los mejores intereses profesionales de estos jóvenes y de la Universidad.

Ambos han sido representantes de la comunidad universitaria en sus luchas democráticas, y tienen derecho a recibir una educación universitaria de calidad en un ambiente que asegure que sus derechos constitucionales son inviolables.

Exigimos al Gobierno de Puerto Rico y a la Administración de la Universidad de Puerto Rico que los devuelvan a sus estudios y a sus salones de clases, donde ellos pertenecen, ahora.

Letter to
Presidente de la Universidad de Puerto Rico Dr. Miguel Muñoz
I just signed the following petition addressed to: Miguel Muñoz, Presidente de la Universidad de Puerto Rico.

----------------
Devuelvan a Rafael y a Waldemiro a sus salones de clases

El 1 de febrero de 2012, el estudiante de la Universidad de Puerto Rico (UPR) Waldemiro Vélez Soto fue notificado de su expulsión definitiva de dicho Sistema mediante un documento que sumaba 199 páginas. En el proceso por el cual se determinó su expulsión, no se respetó el debido proceso de peritaje, ni se probó que se haya visto violado algún precepto de dicho reglamento que justificara la expulsión.

Por otra parte, Rafael Ojeda Ramírez, también estudiante de la UPR, fue notificado de su expulsión mediante un proceso igualmente antidemocrático y anticonstitucional.

El Presidente de la UPR, quien contó con recomendaciones tanto de oficiales examinadores electos para evaluar este tipo de casos, como de la Junta de Disciplina, decidió hacer caso omiso de dichas recomendaciones y, en su carácter personal, expulsar a ambos estudiantes, en un acto de abuso de poder, absolutamente dictatorial y persecusionista contra los intereses de estos jóvenes y la comunidad universitaria en general.

Ambos han sido representantes de la clase universitaria en sus luchas democráticas, y tienen derecho a recibir una educación universitaria de calidad en un ambiente que asegure que sus derechos constitucionales son inviolables.

Exigimos al Gobierno de Puerto Rico y a la Administración de la Universidad de Puerto Rico que los devuelvan a sus estudios y a sus salones de clases, donde ellos pertenecen.
----------------

Sincerely,