Aplicación de FONDEN para reconstrucción reciclando materiales y tierra después de sismo.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!


El sismo de 8.2 grados del 7 de septiembre de 2017, tuvo consecuencias devastadoras para los estados de Chiapas y Oaxaca, sumando más de un millón de damnificados. El presidente de México Enrique Peña Nieto ha realizado dos aseveraciones: Por un lado dijo: “según los reportes de ingenieros militares y del área de protección civil del estado, además de la fuerza del sismo, la caída de viviendas se debió sobre todo a que están hechas de adobe y tienen escasa cimentación”. Por otro, ha realizado un llamado a las empresas constructoras, ‘‘las que han realizado importantes proyectos de construcción en el país’’, a solidarizarse y contribuir a la reconstrucción como solución a la afectación de las viviendas.

Organizaciones civiles, sociales y profesionales con experiencia de más de 50 años en el ámbito de la vivienda popular en Latinoamérica, desmienten tales aseveraciones pues dañan y laceran siglos de conocimiento popular. Independientemente del material que se utilice, la resistencia ante un evento natural radica directamente en el comportamiento del sistema constructivo y no únicamente en las características del material. 1,145 escuelas afectadas son de concreto y aún así colapsaron ante el sismo.

Existen sistemas constructivos resistentes a sismos a partir de materiales locales y técnicas constructivas tradicionales adaptadas a las condiciones climáticas, geológicas y culturales de la región. Rechazamos el llamado que hacen Peña Nieto y todos aquellos que poco conocen de las culturas constructivas ancestrales, a las constructoras para la reconstrucción, ya que son casi dos décadas de ver repetidamente que los subsidios para las viviendas ejercidos por las empresas constructoras, en aras de reducir los costos, disminuyen proporcionalmente la calidad de los materiales y espacios, resultando en la construcción de viviendas inadaptadas a las condiciones climáticas y culturales de las diversas regiones del país.

Claros son los ejemplos de las viviendas construidas por el FONDEN y SEDATU a través de empresas privadas que utilizan los mismos modelos para la costa y la montaña de Guerrero, y a pocos años de su construcción, por su mala calidad, muestran serios problemas de filtraciones, incluso fallas estructurales. En la misma lógica mercantil de reducir los costos, las empresas no toman en cuenta la participación de la gente en el proceso constructivo. Entregan viviendas terminadas, con modelos que se repiten a lo largo del país ,inadecuadas a la cultura de las poblaciones y a las necesidades habitacionales, en un acto de discriminación para los más necesitados, que atenta contra su calidad de vida y     su seguridad.

Es por ello que nos oponemos a que una vez más se lucre con los recursos canalizados a vivienda post-desastre y peor aún, se niegue a la población sus capacidades de organización, de apoyo solidario y construcción con la tierra y con el reciclado de los materiales como ladrillos, tejas y vigas de madera preciosa, parte de las casas que resultaron dañadas. Las comunidades afectadas poseen conocimientos para producir su hábitat y tienen la disposición para organizarse y resolver sus problemas en colectividad, lo que les permite tomar conciencia de sus capacidades. Por esta razón, se necesita que las  acciones de recuperación y  reconstrucción estén canalizadas a través de organizaciones sociales locales que conocen sus capacidades y están al tanto de sus problemas.

¡FIDEICOMISO PARA VIVIENDAS DE AUTOCONSTRUCCIÓN CON RECUPERACIÓN DE MATERIALES Y USO DE TIERRA!



Hoy: Cristina cuenta con tu ayuda

Cristina Galante necesita tu ayuda con esta petición «Presidente de la República Enrique Peña Nieto: Aplicación de FONDEN para reconstrucción reciclando materiales y tierra después de sismo.». Súmate a Cristina y 2,974 persona que han firmado hoy.