NO A LA DEROGACIÓN DEL DECRETO REGLAMENTARIO 603/13 DE LA LEY 26.657

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 200!


Por el retroceso gravísimo que implica, El Colegio de Psicólogos Distrito II Trenque Lauquen, de la Pcia. De Buenos Aires y los abajo firmantes peticionamos que no prospere la iniciativa del Ministerio de Salud de la Nación de derogar el Decreto reglamentario 603/13 de la Ley Nacional de Salud Mental y la aprobación de otro mediante el expediente del Ministerio de Salud nº 120020000024933166, el cual será tachado de inconstitucional ya que contradice las leyes establecidas en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas. Por su parte al Ministro de Salud de la Nación Adolfo Rubinstein, pretende mediante el uso del decreto como vía para hacerlo, evitar el Congreso, que es el ámbito en el que se deben dar estos debates, adherimos a la petición que hace el CELS en cuanto a que cumpla con la Convención sobre Derechos de las Personas con Discapacidad y asegure la participación de las organizaciones de usuarios/as de servicios de salud mental y de personas con discapacidad en forma previa a la aprobación de los actos administrativos que las afecten.

Más aún queremos manifestamos con nuestro rechazo a este proyecto de decreto reglamentario, que modifica sustancialmente los principales artículos de la Ley Nacional de Salud Mental N⁰ 26.657 vigente desde el 13 de Noviembre de 2010. Es dable destacar que la Ley 26.657, ha sido un gran logro en materia de Derechos Humanos fundamentales para nuestro país y valorada como ley modelo por los organismos internacionales de protección de derechos humanos.  Asimismo, el repudiado proyecto modifica por completo la mencionada Ley. Los cambios que  más preocupantes se pretenden modificar son:

1. Modifica la concepción de la salud mental como un proceso multideterminado por componentes históricos, socioeconómicos, culturales, biológicos y psicológicos, y reinstala el modelo médico hegemónico de perspectiva biologicista que resultó insuficiente para un tratamiento integral de los padecimientos mentales.

2. Prioriza y propone  un modelo de intervención contrario al modelo social de discapacidad y pretende anular todos los procesos de construcción participativa sostenidos durante años en franca oposición con los  Derechos y directrices emanados de nuestra Constitución Nacional y del espíritu de las normas internacionales, por cuanto 

3. Reinstala el manicomio bajo el nombre de “hospitales especializados en psiquiatría y salud mental” y admite el aislamiento pleno de personas a quienes vuelve a considerar “enfermos” como un tratamiento regido por el “arte médico”. 

4. De igual modo, habilita tratamientos en comunidades cerradas para las personas con consumo de drogas. En la misma línea, a la hora de determinar una internación compulsiva, sustituye el requisito de inminencia del daño para sí o para terceros y reinstala el concepto de “peligrosidad” ya que permite una evaluación basada en riesgos potenciales.

5. Quita de la competencia del Ministerio Público de la Defensa la designación de la máxima autoridad del Órgano de Revisión de la Ley y se la adjudica al Ministerio de Salud de la Nación. De esta forma la Autoridad de Aplicación de la ley será quien designe al responsable de ejercer las funciones de control sobre sí misma. A su vez, impone una nueva conformación plenaria que desequilibra la pluralidad de sectores y favorece mayorías médico hegemónicas.

6. Reafirma la lógica del modelo tutelar de sustitución de la voluntad, al reconocer expresamente que una persona puede ser declarada completamente incapaz en franca contradicción con las disposiciones del reciente Código Civil y Comercial de la Nación y normas de superior jerarquía.

7. Lesiona y desnaturaliza el derecho a una defensa técnica de las personas usuarias, impulsando a desoír la voz y los intereses de la persona con padecimiento mental. En este sentido establece que los abogados defensores deben ponderar la opinión del equipo tratante, por encima de la persona usuaria de los servicios de Salud Mental, con el fundamento de no inmiscuirse en el esquema terapéutico. 

8. Desestima la posibilidad de ocupar cargos directivos en instituciones públicas a aquellos profesionales “no médicos”, excluyendo así los aportes de disciplinas imprescindibles para la rehabilitación del padecimiento mental, minimizando y excluyendo  así, los aportes de disciplinas imprescindibles para la rehabilitación del padecimiento mental, como: son la terapia ocupacional, la musicoterapia, la enfermería, la psicología, los acompañamientos terapéuticos y el trabajo social, entre otros.

Considerando que el cuestionado decreto reglamentario es un retroceso gravísimo en el respeto por los derechos humanos de los usuarios y de la población en general y afecta gravemente otras cuestiones vinculadas a la efectiva intervención en los diferentes niveles de atención de la Salud Mental de suma importancia, es que, las autoridades del Colegio de Psicólogos distrito II Trenque Lauquen, convocamos a todas aquellas personas e instituciones involucradas en proteger y bregar por los derechos de las personas más vulnerables y la Salud Mental de la comunidad toda, a firmar esta petición.



Hoy: Colegio de Psicólogos Distrito II Trenque Lauquen cuenta con tu ayuda

Colegio de Psicólogos Distrito II Trenque Lauquen necesita tu ayuda con esta petición «Presidente de la Nación Argentina Mauricio Macri y Ministro de Salud de la Nación Adolfo Rubinstein: NO A LA DEROGACIÓN DEL DECRETO REGLAMENTARIO 603/13 DE LA LEY 26.657». Únete a Colegio de Psicólogos Distrito II Trenque Lauquen y 145 personas que ya han firmado.