Que las empresas y los bancos hagan su aporte y el Estado refuerce medidas de urgencia

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 500!



Por favor, te pido que leas atentamente esta petición.

La pandemia en nuestro país ha agravado una profunda crisis social y económica que nuestro pueblo viene sufriendo desde hace algunos años. El hambre, la desnutrición y los altos niveles de desempleo son algunas de las consecuencias de las políticas llevadas a cabo por el Estado en los últimos 4 años.

El Gobierno actual de Alberto Fernández ha tomado cartas en el asunto para hacer frente a la pandemia y ha dispuesto medidas restrictivas necesarias en este estado de emergencia y excepción. Esas medidas han sido tomadas junto con un paquete de políticas económicas que favorecen a los sectores más vulnerables.

No obstante, sabemos muy bien que no todo el mundo puede cumplir y sobrellevar con la misma facilidad y tranquilidad el quédate en casa. Desde que se inició la cuarentena, se han producido MILES de despedidos y algunas empresas han cesanteado a sus empleados/as sin goce de sueldo, a lo cual hay que agregar el cierre de negocios, pequeñas empresas en muchas ciudades y la falta de changas que la gente hacía, lo cual pega en diversos sectores de la población, pero más fuerte en la periferia que en las ciudades. 

Además, la política de control de precios está haciendo agua y el Estado no puede controlar y conocer los atropellos que en todos lados se están cometiendo. Hay farmacias que ocultan el stock de alcohol en gel.

Las condiciones de vivienda en muchos barrios populares, sobre todo en las villas, y en otras zonas periféricas tornan imposible el distanciamiento social prescrito y dificultan seriamente el acceso a la higiene recomendada. Los traslados y el esfuerzo que implica los mismos no son iguales para todos. Los bolsones de comida que el Estado está repartiendo no siempre llegan a todos los hogares y tampoco es suficiente los bolsones que destinan a las escuelas.

Mientras los bancos y las grandes empresas en nuestro país han venido ganando millones en los últimos años, el resto del pueblo atraviesa la cuarentena como puede en situaciones disímiles y dificultosas. Hace algunos algunos días fuimos testigos con indignación de las larguísimas colas (y el amontonamiento) que los jubilados tuvieron que padecer para ir a retirar su dinero a las sucursales de los bancos que los hicieron esperar, poniendo en riesgo su salud.

Por eso, en las actuales condiciones de vulnerabilidad socioeconómica y de emergencia sanitaria, es indispensable reforzar una serie de políticas y tomar medidas más severas para el abastecimiento sistemático, regular y directo de alimentos esenciales y también de artículos de limpieza e higiene para las personas y barrios que más lo necesitan en todo el país. También es preciso el aumento del ingreso de emergencia! 

Por eso es necesaria una red de distribución sistemática de alimentos esenciales y artículos de limpieza e higiene necesarios para suministrarlos directamente tanto a las familias de aquellos barrios más populosos y en situación de pobreza y condiciones habitacionales y de vecindad precarias –que tornan dificultoso e imposible llevar adelante la cuarentena manteniendo el distanciamiento físico– como a los hogares de jubilados.

Pero para eso el Estado tiene que OBLIGAR a las empresas productoras de alimentos, a los grandes supermercados y a los bancos a que HAGAN SU APORTE en esta situación crítica en vez de seguir ganando a costa de la gente.

Por eso, os pido que se tomen las siguientes medidas para impedir que se agrave la crisis:

- Que tanto a las medianas y grandes productoras de alimentos como a las grandes cadenas de supermercados (Coto, Carrefour…) el Estado LAS OBLIGUE A DONAR REGULARMENTE una parte importante de su producción -manteniendo la supervisión de que no haya desabastecimiento en los mercados- para hacer efectiva una red sistemática de distribución de alimentos y artículos de limpieza e higiene en todo el territorio nacional para todos los barrios y zonas que lo necesitan

- Las empresas y cadenas de productos de artículos de limpieza e higiene (como Farmacity) y las fábricas que están produciendo alcohol en gel (junto con las FF.AA.) tienen que donar también su parte a las cajas de sustento que integren la red de distribución.

- Que las cajas de sustento estén integradas por todos los alimentos necesarios y nutritivos. Es necesario además el suministro de bidones de agua para todas las zonas y barriadas que tienen problemas de agua potable, para lo cual también las empresas que venden agua han de tener que hacer su donación. Las comunidades de numerosos pueblos originarios, como los wichís, carecen de agua potable.

- Junto con la caja de alimentos debe entregarse por separado una caja con todos los artículos de limpieza e higiene necesarios (jabón, lavandina, desinfectantes y alcohol en gel).

- Que la distribución sea semanal y llegue a cada hogar.

- Que se tengan en cuenta las villas de emergencia de CABA y Provincia de Buenos Aires, así como las zonas más carenciadas del Conurbano bonaerense, así como los pueblos y zonas más carenciadas de todas las provincias que también se han visto afectadas en sus economías regionales.

- En cada provincia, ciudad y región las fábricas productoras de alimentos y las grandes cadenas de supermercado TIENEN QUE HACER SU DONACIÓN merced a la actuación del gobierno provincial y/o municipal, pues de lo contrario recibirán una sanción.

- Que los Ministerios de Salud, Desarrollo Social, Desarrollo Productivo y Defensa actúen conjuntamente en coordinación con los movimientos sociales y los actores voluntarios en los barrios para llevar adelante esta tarea. Uno de los eslabones o actores de colaboración tienen que ser las FF.AA. y la Gendarmería para recoger y llevar las cajas de sustento a los barrios y zonas más carenciadas en colaboración con otros actores, como los curas villeros y los movimientos sociales que actúan directamente con las familias en los barrios más populosos.

- Que todos los alimentos y artículos de limpieza e higiene de necesidad sean supervisados antes de conformar las cajas de sustento y que se mantenga un estricto cuidado de higiene en el traslado de estos productos a través de todos los actores que llevarán adelante esta tarea.

- Que la red de distribución funcione durante todo el tiempo que dure el estado de emergencia por la pandemia o se extienda a lo largo de todo el año.

Sin el aporte obligatorio de las empresas productoras de alimentos y de artículos de limpieza e higiene, así como de los grandes supermercados, a los sectores vulnerables y a los jubilados se les va a hacer muy difícil atravesar esta situación sin someterse a condiciones riesgosas o padeciendo los atropellos que los comercios cometen.

 

Por otra parte, os pido también que:

- Que el Ingreso Familiar de Emergencia se convierta en un Ingreso Universal de Emergencia superior a los 30.000 pesos y que se extienda también para aquellas trabajadores y trabajadores que han sido despedidos y cesanteados sin goce de sueldo, hasta tanto perciban un ingreso permanente en blanco.

- Que todo el universo de monotributistas, incluyendo lxs extranjerxs residentes y mayores de 65 años, reciba un Ingreso Universal de Emergencia equivalente a 30.000 pesos y que dure todo lo que dure el estado y las medidas de emergencia.

 

Pero para ello es preciso que:

- Que a todos los bancos privados en el país el Estado les haga una quita significativa para cubrir y aumentar los créditos y el ingreso universal de emergencia.

- Que lo recaudado de todas las multas hechas a personas y comercios que violen la cuarentena y los controles de precios se destine para cubrir y aumentar el Ingreso Universal de Emergencia a través del Ministerio de Desarrollo Social.

- Que todos los bancos pospongan el pago de las tarjetas para todos sus clientes mientras dure la emergencia sanitaria y social.


El Estado tiene la obligación de garantizar la alimentación y la higiene para todos los sectores más necesitados sin rodeos, y para ello hay que convencerse de que todos tienen que hacer su aporte, y más aún en esta situación aquellos sectores que más han ganado en los últimos años mientras millones de argentinos atraviesa con dificultad la crisis actual.