PPK, promulgue la ley que mejora la calidad de la leche en el Perú

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 200!


Antecedentes: 

En 1991 el gobierno peruano, alarmado por los problemas de salud y sociales que ocasionaba la mezcla de la leche en polvo con leche fresca en la elaboración de productos lácteos, decide prohibir esta práctica en la industria.

En el año 2008, durante el gobierno del presidente Alan García, Jorge del Castillo (primer ministro) y Mercedes Araoz (ministra de comercio exterior) firman un decreto legislativo permitiendo esta práctica nuevamente en la industria.

Algunos meses antes, el gobierno aprista decide, además, eliminar totalmente a 0 los aranceles a la leche en polvo importada, en claro beneficio a la industria.

A pesar de los beneficios entregados a la industria (reducción de costos de producción), la leche evaporada subió sus precios en 15% en el período entre diciembre de 2007 y diciembre de 2009, sin que se registrara ningún alza en el precio de leche fresca.

El Problema:

El mezclar leche fresca y leche en polvo deriva en los siguientes inconvenientes:

1. Degradación de los componentes nutricionales de la leche: 

Toda leche industrial pasa por diferentes golpes térmicos para coadyuvar a su preservación. Es así que la leche en polvo sufre tres golpes térmicos durante el proceso de mezclarse con la leche fresca para terminar siendo leche evaporada:

- Un primer calentamiento prolongado para convertirse en polvo.

- Un segundo calentamiento luego de ser mezclada con agua para ser pre pasteurizada y después mezclada con la leche fresca evaporada.

- Un tercer calentamiento luego de ser enlatada.

Según especialistas, la leche, después de pasar por este proceso, pierde en gran medida su valor proteico y vitamínico. Según la industria, actualmente se usa un 25% de leche en polvo en los tarros de leche evaporada, lo cual significa que los niños consumen una parte importante de su leche con insumos degradados.

2. Uso de Carragenina:

La leche en polvo necesita, para mantener su consistencia y no asentarse en el tarro de leche evaporada, un componente llamado Carragenina, el cual está prohibido por la Unión Europea en el uso de productos que se consuman directamente por bebés. No obstante, en el Perú se permite la utilización de carragenina en productos para bebés, incluso desde los 0 a 3 meses.

La Carragenina es un subproducto de un alga marina que se usa para que los alimentos procesados puedan tener consistencia cremosa. Estudios hechos por investigadores de la Universidad de Illinois en animales y células humanas han demostrado que el consumo de Carragenina produce cáncer, inflamaciones estomacales y de colon, sangrados de estómago y colon, además de ralentizar el crecimiento de animales en edad de crecimiento. La Carragenina se usa, básicamente, para hacer que un producto, que está hecho de ingredientes baratos, parezca de mayor calidad debido a su efecto emulsificador. La Carragenina, al ser ingerida, el cuerpo lo considera como un invasor, y por ello crea una respuesta inflamatoria

La leche evaporada que se vende en el Perú lleva un 25% de leche en polvo. Mayor cantidad de leche en polvo significa mayor uso de Carragenina para mantener su consistencia y cremosidad.

3. Uso de leche en polvo al borde de su vencimiento:

La industria usa leche en polvo que está a pocos meses de vencer y, tras su paso por procesos industriales y químicos, se le da una nueva vida de entre seis meses y un año más.

La descomposición de la leche en polvo comienza en la grasa de la misma, es por eso que la industria antes de mezclar la leche en polvo con la leche fresca inicia un proceso de desgrasado de la leche en polvo para luego introducirle un nuevo componente graso: grasas vegetales hidrogenadas, conocidas como las peligrosas grasas TRANS.

Luego del proceso de mezclado, y para rectificar el sabor de la leche, se usan saborizantes y, en algunos casos (como en la leche para niños), maltodextrinas (azúcares de maíz). También se conoce del uso de saborizantes de vainilla, que terminan generando dependencia al sabor de una leche específica.  

4. El permitir el uso de mezclas, ha promovido que la industria ofrezca productos adulterados que simulan ser leche.

Los peruanos y, principalmente la población más vulnerable, nuestros niños, motivados por los atractivos precios de las mezclas lácteas terminan consumiendo productos adulterados con muy bajo contenido proteico y vitamínico pensando que consumen leche de calidad.   

Si los pobladores consumieran leche en polvo mezclada en sus propias casas, estos tendrían niveles mucho más altos de nutrición (proteínas y vitaminas) que las mezclas lácteas vendidas por la industria.

Los Mitos Sembrados por la Industria:

Desde que se hiciera pública la información de la adulteración de la leche, la industria láctea ha venido llevando a cabo una campaña millonaria de desinformación y miedo a Nivel Nacional, con editoriales diarios de varios periódicos muy influyentes. A esta campaña se han plegado varios columnistas y  comunicadores que han fungido de influenciadores en la opinión pública. La industria y sus mercenarios han reducido su mensaje de defensa a tres puntos:

 1.- Este es un problema de libertad de los consumidores a elegir y de etiquetado por parte de la industria: Nuestra población está muy acostumbrada a comprar la Leche “evaporada” o “Leche de Tarro” (80% de participación de la oferta nacional de leche, según la SNI), y poco les preocupa verificar el contenido de la etiqueta. Tal es el caso, que los peruanos consumían “Pura Vida”, un producto de bajísima calidad, a pesar de que la etiqueta enumeraba todos los componentes en la lata. Hacer un cambio en la etiqueta del producto significará que todo seguirá igual, y que no mejorará la variedad en la oferta de productos, obligándonos a todos a seguir consumiendo lo mismo.

Además, este no es un problema de libertad económica ya que nuestros consumidores actualmente no están en libertad de optar por una leche evaporada que no contenga leche en polvo con carragenina, puesto que no existe este tipo de producto en el mercado. Además, el consumidor más pobre podrá optar siempre por la leche en polvo, que es más alimenticia con la que la industria lo intenta engañar. La industria podrá seguir usando polvo y haciendo mezclas, pero tras la aprobación de la ley no podrá llamarla leche evaporada. Serán entonces los consumidores lo que decidan.

2.- Se generará escasez y los precios subirán: Los productos lácteos que se comercializan en el Perú son: Leche Pasteurizada, Leche UHT, Leche Evaporada, Leche en polvo,  Queso, Mantequilla, Yogurt y Manjar Blanco. De estos productos, más del 50% del consumo nacional es de Leche Evaporada, seguido por el Yogurt, las leches pasteurizadas y UHT principalmente. Por otro lado, el abastecimiento de Leche en el Perú está compuesto de dos fuentes: la primera es la leche fresca nacional que, de acuerdo a las cifras oficiales del MINAGRI del año 2016, su producción  alcanzó un total de 1’960,000 TM anuales, lo que significa una producción diaria de 5.37 millones de kilos de leche fresca. La segunda fuente de abastecimiento son los diversos insumos en polvo que importa la industria, importaciones que significaron 666 mil TM en el año 2016, lo que equivale a 1.83 millones de kilos de leche fluida al día, según cifras oficiales de aduanas. Esto nos da un gran total de 2’626,000 TM anuales en Perú.

También debemos tomar en cuenta que, de acuerdo a la información estadística del MINAGRI, durante el año 2016 la industria láctea demandó 963 mil TM de Leche Fresca, lo que sumado a las 666 mil TM de leche fluida proveniente de insumos en polvo, resulta en una demanda industrial de leche de 1’629,000 TM al año. Esta demanda resulta siendo el 83% de lo que produce el Perú en leche fresca, es decir, la industria demanda menos leche fresca de lo que se produce en el Perú.

La industria induce al error al indicar que por el desabastecimiento los precios subirán. Lo que sí habrá en el corto plazo es una menor demanda de Leche Evaporada y una recomposición de las preferencias del consumidor trasladándose de la Leche Evaporada a Leche Pasteurizadas, UHT y en polvo debido a que ha tomado conciencia de la mala práctica industrial en la fabricación de la Leche Evaporada. 

Por otro lado, los precios del mercado sufren modificaciones por causas de shocks de oferta o demanda en la mayoría de productos. Dado que la estabilidad en el abastecimiento de materia prima para la industria, tanto de producto fresco como de los insumos en polvo, que podrán seguir siendo usados, no debería haber shock de oferta alguno.

 Debe tenerse en cuenta, además, que es improbable que se eleven drásticamente los precios del insumo fresco debido a que la industria, por su posición de dominio en el mercado, es juez y parte en la colocación de los precios a los productores y fija unilateralmente los precios. Debe tenerse en cuenta que, tras la dación del decreto legislativo que permitió la mezcla de leche y la baja de arancel al insumo en polvo, la leche se elevó por decisión de la industria en 15%, entre diciembre 2007 y diciembre 2009, sin que se registrara alza alguna de los insumos básicos en el mismo período. Debe considerarse además, que el peso relativo del valor de la leche fresca en el costo de la leche evaporada es de tan solo 28% por lo que un alza de 25% (que es imposible) en el precio del insumo fresco terminaría repercutiendo en tan solo un incremento de 7% del valor de la lata. 

Respecto de estos pesos relativos, un informe del think tank especializado Internacional Farm Comparizon Network (IFCN) la participación entre el peso de la industria y el productor en el precio al consumidor debe ser de 50% para cada uno en promedio de los países analizados.

Por otra parte queremos mostrar que la brecha entre lo que recibe el productor y lo que recibe la industria le da a ésta ultima un alto grado de discrecionalidad para incrementar, de darse el caso, el precio al productor sin que afecte el precio final al consumidor.

3.- Atenta en contra de los tratados de libre comercio y la libertad de comercio internacional

 La ley no restringe, en absoluto, la importación de leche en polvo en el país. Según distintos juristas consultados, este proyecto no genera barreras arancelarias, pararancelarias (técnicas) ni medidas fitosanitarias que atenten en contra de los tratados de libre comercio, ni el libre comercio internacional de leche en polvo. El proyecto se limita a tocar el tema de la calidad de la leche en el país. Los industriales podrán seguir usando la leche en polvo para hacer toda clase de mezclas lácteas y productos como helados, spreads, sustitutos de quesos y mantequillas, y otros derivados lácteos.

 La leche en polvo se seguirá usando en el país y seguramente se generará un nuevo mercado, más competitivo en el que la leche en polvo podrá ser usada directamente por las familias y su mezcla no será perjudicial para los consumidores nacionales. Por si esto no fuera poco, Colombia, que también tiene un tratado de libre comercio con los EEUU tiene normas muy rígidas respecto del uso de la leche en polvo en la leche evaporada.



Hoy: María Angélica cuenta con tu ayuda

María Angélica Vilcabana necesita tu ayuda con esta petición «PPK: PPK, promulgue la ley que mejora la calidad de la leche en el Perú». Únete a María Angélica y 151 personas que ya han firmado.