Petición cerrada

Lo que el pueblo venezolano le pide al Papa Francisco

Esta petición ha conseguido 143 firmas


Carta Pública de los venezolanos al Papa Francisco

Nosotros, los venezolanos abajo firmantes, hemos visto la necesidad imperiosa de dirigirnos a usted mediante esta carta pública para expresarle nuestra sorpresa ante sus declaraciones, en las cuales afirma que está en proceso un nuevo intento de “diálogo” entre el gobierno y la oposición, el cual estaría siendo de nuevo apoyado y propiciado por usted.

Son muchas las razones que tenemos para pedirle, para rogarle Su Santidad que no contribuya usted a que se prolongue por más tiempo la agonía que vivimos, como consecuencia de los intereses egoístas de un grupo que sin importarle el dolor, el hambre, el miedo y desesperanza que nos acompaña cada día, quiere mantenerse en el poder a toda costa. El apoyo que necesitamos de usted es su oración constante y fervorosa para pedir a nuestro Señor que interceda por nosotros que hemos sido víctima de un régimen que ya no puede esconderse bajo la etiqueta de democrático. Régimen que ya la comunidad internacional reconoce como dictatorial, un régimen que ha asesinado a decenas de venezolanos en las últimas dos semanas por protestar pacíficamente y exigir las libertades que le han sido arrebatadas.

Entendemos y agradecemos profundamente su preocupación constante por nuestro país, su guía espiritual siempre será necesaria y de gran ayuda para nosotros, pero pensamos que sus declaraciones solo muestran una visión política de lo que aquí ocurre y esto quizás suceda por desconocimiento de nuestra realidad completa. No se trata simplemente de dos bandos con ideas contrarias que necesitan un diálogo, no. Se trata de una mayoría contundente de venezolanos que reclamamos derechos básicos fundamentales arrebatados por un gobierno que además nos está reprimiendo. ¿Sabía usted Su Santidad que en Venezuela muchos de nosotros, incluso ancianos y niños, pasamos hambre a diario por no conseguir los alimentos básicos y muchos compatriotas han tenido que recurrir a la basura para encontrar migajas?; ¿sabía usted que vivimos sumidos en el miedo de salir a las calles por la impunidad que reina ante una delincuencia que roba, secuestra y asesina y que ante ello el gobierno se mantiene al margen, sin actuar, propiciando no solo la impunidad, sino la más cómplice permisividad, llegando incluso a promover la existencia de grupos paramilitares armados, mal llamados “colectivos”, los cuales roban y matan sin que sean detenidos ni investigados y que al contrario, ya han sido identificados como aliados del régimen? Sí, estos grupos cumplen en las protestas el rol de atemorizarnos. Esto es fomentado sistemáticamente por el gobierno para controlar mediante el hambre y el miedo, lo cual es un conocido método empleado por regímenes totalitarios.

Es su mirada compasiva hacia quienes estamos reclamando cambio y justicia lo que necesitamos Papa Francisco. Propiciar mediaciones ajenas a nuestro dolor venidas de personajes políticos externos que han demostrado estar más del lado del gobierno que del nuestro, no ayuda a lograr esos objetivos. Su Santidad comprenda ya no podemos callar más, ya no podemos sentarnos a “dialogar” sobre soluciones que el gobierno no está dispuesto a aceptar. No permita que sea de nuevo utilizada la majestad de su investidura para prolongar nuestra agonía. Al contrario, póngase usted de nuestro lado y pídale a Nicolás Maduro que reconozca que Venezuela clama por un cambio, que entienda que su modelo político, económico y social es un modelo fracasado que solo ha traído ruina y dolor, que acepte que se equivocaron, pero sobretodo que comprenda que debe dar paso a la transición que nos llevará a cambiar esta dramática situación que hoy nos agobia.

A usted lo hemos conocido cómo un líder espiritual, que ha sido un referente de cambios significativos y reiteradamente aliado de causas que desde siglos requerían una mirada compasiva más que doctrinal. Hoy esperamos que también tenga esa mirada compasiva hacia nosotros, para que comprenda nuestra extrema necesidad de cambiar esta situación y que pueda ver con claridad que nuestro reclamo no pertenece ni al gobierno, ni a la oposición, nos pertenece al pueblo, a nosotros que estamos en la calle exigiendo sin demora la solución al hambre, al miedo, a la desesperanza que hoy nos agobia. Nosotros no somos “oposición” Su Santidad, somos pueblo en la calle reclamando justicia, reclamando comida, exigiendo seguridad, buscando libertad, y como todo grupo social tenemos líderes que han asumido con valentía nuestra representación. No es sembrando dudas sobre ellos que usted nos puede ayudar. Comprenda que no son ellos, somos nosotros en masa los que pedimos desesperadamente un cambio urgente. No necesitamos más palabras, ni más promesas salidas de un supuesto “diálogo” que sabemos no serán cumplidas.

Lo que vivimos en este momento Su Santidad va más allá de simples etiquetas atribuidas a dos bandos, es momento de no contribuir a este simple reduccionismo, sino de trabajar por la reunificación para salir de esta grave crisis. Cualquier comentario que debilite los esfuerzos de cambio contribuye más a prolongar esta agonía y no a su solución. Durante muchos años el régimen ha propiciado la división y el odio entre hermanos. Ese es uno de los más graves impactos sociales de estos últimos 18 años. Por ello aspiramos que quienes comentan desde afuera lo que aquí está ocurriendo hagan legítimos aportes a la unidad, a la reunificación del país.

Es por eso Su Santidad que hoy lo invitamos a mantenerse al margen de nuestro conflicto por tres razones fundamentales: la primera porque su primer intento fracasó y fue así porque el gobierno de Nicolás Maduro no mostró la voluntad necesaria para cumplir con las condiciones del diálogo; la segunda porque ninguno de los expresidentes que intervienen como mediadores garantizan una intermediación objetiva y equilibrada; la tercera porque quienes estamos en las calles con fuerza, valor y determinación, merecemos el respeto de todos, incluso el suyo. Comprenda que su intervención en este momento para buscar “diálogo”, sumiría al país en un nuevo compás de espera hacia un resultado que ya sabemos no es el que el pueblo venezolano está necesitando.

Siendo usted Su Santidad un pacifista la mejor opción para ayudarnos a alcanzar esa paz anhelada es evitar debilitar la protesta y darle un segundo aire al gobierno de Nicolás Maduro, porque la paz duradera en Venezuela pasa necesariamente por su salida del gobierno y la restauración de los valores democráticos que nos han ido quitando por casi dos décadas. Es paz lo que queremos y por ella clamamos en las calles, pero esa paz Su Santidad solo la alcanzaremos si logramos que el gobierno ceda ante los cuatro puntos que motivan nuestra protesta legítima:

  • ·     Elecciones generales dirigidas por un Consejo Nacional Electoral autónomo, con nuevas autoridades que garanticen la neutralidad necesaria y bajo un Registro Electoral depurado. Quizás usted no sepa Su Santidad que en el Registro Electoral actual dirigido por un CNE servil hacia la dictadura, votan hasta los muertos y miles, quizás millones de extranjeros cedulados por el gobierno a cambio de votos.
  • ·    Libertad para los presos políticos: ¿sabe usted Su Santidad que en Venezuela existen cientos de presos políticos y que cada día de protesta esa cifra aumenta, que muchos de ellos han sido sometidos a la crueldad de la tortura? Lo invitamos a informarse leyendo el “Reporte sobre la represión del Estado venezolano” en la página de una respetable institución como lo es el Foro Penal Venezolano: https://foropenal.com/informes-todos
  •        Apertura de un canal humanitario: ¿sabía usted Su Santidad que Nicolás Maduro ha impedido la entrada al país de los suministros que con urgencia se requieren en alimentos, medicinas, materiales hospitalarios e insumos básicos? A diario padecemos la carencia de estos rubros fundamentales para la vida, la alimentación y la salud; todo como consecuencia de un aparato productivo paralizado por las erradas políticas económicas que han quebrado a Venezuela en todo sentido.
  •         Que se reconozca a la Asamblea Nacional como organismo independiente y se le restituyan sus facultades constitucionales. Usted debe saber que una de las características fundamentales de una democracia es el necesario equilibrio de poderes. En Venezuela eso no existe.

 No queremos finalizar esta petición sin reiterarle lo que sí esperamos: hágale entender a Nicolás Maduro y al gobierno que representa, que debe oírnos, que detenga la represión, que continuaremos en las calles hasta que se cumplan nuestras exigencias para garantizar la transición hacia la democracia y la libertad. Venezuela será libre Su Santidad, de eso no tenemos dudas, esa libertad la conseguiremos nosotros los venezolanos, y cuando eso suceda también esperamos contar con su mensaje, su voz y sus oraciones para acompañarnos en la tolerancia y reconciliación necesarias.

Gracias por escucharnos y con fe y esperanza esperamos nos comprenda y nos de su bendición.

 



Hoy: Esperanza cuenta con tu ayuda

Esperanza Martinez necesita tu ayuda con esta petición «@Pontifex_es : Lo que el pueblo venezolano le pide al Papa Francisco». Únete a Esperanza y 142 personas que ya han firmado.