Petition Closed
1,253
Supporters
Había una vez en Navarra una web que asumió el compromiso de aventar los trapos sucios de esta democracia tan sui generis. Era un altavoz para denunciar las torturas, la guerra sucia, los abusos policiales, la dispersión. Y era también un foco de luz sobre este lodazal en el que navegan nuestros derechos civiles y políticos: ilegalizaciones, pucherazos electorales, prohibiciones de actos, cierre de medios de comunicación, multas, agresiones, vetos, censuras… Tras varias campañas de criminalización, el 18 de enero de 2011 cuatro personas fueron detenidas e incomunicadas por la Policía Nacional acusadas de gestionar esta web, y uno de ellos, Miguel Angel Llamas "Pitu", fue encarcelado y dispersado. Para redondear el atropello, el juez Grande-Marlaska emitió un auto decretando el “bloqueo preventivo” de la web por espacio de cuatro meses, además de la clausura de los canales de video en Youtube, el perfil de Facebook, la cuenta de Yahoo… De hecho, Apurtu.org desapareció de la red, y las semanas siguientes fueron cayendo el resto de las fichas de la censura. Fue otro cierre “preventivo” de un medio de comunicación, otro altavoz apagado por el griterío ultra de que “todo es ETA”, otro sabotaje al derecho que tenemos todos y todas a informar y ser informadas en un ámbito de libertad de expresión, donde el delito no sea denunciar las torturas sino torturar. Desde entonces, Pitu sigue encarcelado, dispersado y sin derechos, y eso que ni siquiera ha sido juzgado. Por eso, desde Ateak Ireki os animamos a gritar por la libertad de expresión y por la libertad de Pitu.
Letter to
Pituren familiari eta lagunei babesa eman nahi diegu, haiekin gaude eta ez daude bakarrik. Elkartasunak ez du inposiziorik onartzen, ezin da kriminalizatu.
Pituren lana eskertu eta aintzatetsi nahi dugu, besteek, euren hedabide handien bitartez, ezkutatu nahi zutena agerian uzteagatik.
Apurtu.org leiho ireki bat zen, aire fresko eta librea sartzen uzten zuena, garaian garaiko gobernuaren gehiegikeriak salatzen zituena, errealitateari muzin egin nahi ziotenen kontzientzia astintzen zuena, eta errepresioaren estrategak sumintzen zituena; blokeo informatiboa hautsi zuen, eta begi bistan uzten zuen giza eskubideak eta eskubide zibil eta politikoak murrizteko inpunitatea. Kamera lepoan beti, jazarpen polizialari aurre egiten hedabide ofizialetan sekula ere agertzen ez ziren irudiak eskaintzeko prest. Halakoxea zen Pitu, eta haren delitua, berriz, ezagutzera ematea botereak ezkutatu nahi duen informazioa. Gizartearen onerako, Pitu asko behar ditugu, baina orain, bera eta beste guztiak kalean behar ditugu.