Petition Closed
Petitioning Jesús María Pérez

Pide a BANKIA que devuelva a José y Toñi sus avales


José y Toñi son un matrimonio de 52 y 47 años respectivamente con una niña de 13 años y un niño de 9. José tuvo un accidente laboral el 14 de Febrero de 1999 por el que sufrió una fractura craneoencefálica y la pérdida de su ojo derecho. A raiz de esto a Jose le dieron una indemnización de ese accidente y una pensión pequeña por incapacidad para su puesto de trabajo que compagina con un trabajo de sueldo modesto. José y Toñi decidieron aprovechar dicha indemnización para dar la entrada de un piso. En 2003 ingresan de la cuenta de Caja Castilla-La Mancha a la Caja de ahorros de Valencia, Castellón y Alicante Banjaca, ahora Bankia, un importe de 48.080'97€ por una deuda garantizada con aval bancario para la compra de su piso (esto es, Bankia, avalaba al constructor) Dos años después, el constructor vende la misma vivienda a otro matrimonio y José y Toñi acceden a cambiar la vivienda por otra en el mismo bloque. En el año 2005 realizan otro pago por 30.000€ mediante transferencia bancaria entregando a la constructora el correspondiente aval bancario; suscrito por la caja en 2006. Se realiza un tercer pago a la constructora por importe de 12.000€ en 2007. Todo esto, según lo firmado, garantizaba a José y Toñi que treinta días después de la fecha de finalización de obra se les entregarían las escrituras del inmueble que nunca llegaron a pesar de haberse solicitado hasta en 3 ocasiones, en 2008 al gerente de la promotora mediante certificado remitido por la Unión de Consumidores y mediante CCOO y en 2009 vía notarial. El problema es que los bienes del constructor han sido embargado (a pesar de seguir teniendo la empresa constructora en el Registro Mercantil) entre ellos, el piso de José y Toñi donde llevan viviendo desde 2008 y pagando sus facturas. El constructor nunca llegó a darles las escrituras del piso por lo que están en un limbo. A raiz de todos estos problemas finalmente José y Toñi decidieron renunciar a la casa y pidieron al banco que les devolviese el dinero que se le había entregado para este concepto. José y Toñi ya han ganado una sentencia firme que obliga al constructor a escriturar su piso pero siguen sin saber nada. En Noviembre de 2011 mediante acta notarial se solicita a Bankia la reintegración de las cantidades entregadas y que dicha caja avaló (48.080'97 + 30.000) y la entidad responde mediante burofax que no atendería a la solicitud de ejecución de avales. Han sido numerosos los intentos de negociación con el banco aunque siempre sin resultado. El 29 de Enero denuncian al banco por requerimiento notarial para pedirle los avales. Ahora, tras 4 años viviendo en la que creían sería su casa y tras haber pagado 90.080,97€ (al constructor y en concepto de avales) se les notifica que tendrán que abandonar su vivienda. Ellxs solo reclaman lo que es suyo, que se les devuelva su dinero para que puedan volver a empezar. Según la abogada de José y Toñi y de uno de los abogadxs de stop desahucios Albacete sabemos que José y Toñi están amparados por la ley pero también sabemos que si el banco quiere este proceso puede alargarse durante años a base de recursos. Por ello os animamos a todxs a firmar para pedirle al director de la sucursal que, ya que les deja en la calle al menos devuelva los avales a José y a Toñi.
Letter to
Jesús María Pérez
A la atención de Jesús María Pérez

Ante las informaciones difundidas en Internet y en los medios de comunicación sobre la situación que atraviensan José Mata Mata y Antonia Sánchez Martinez como consecuencia de la estafa de Promociones contratas Martinez Gálvez SL y que su entidad avaló recibiendo por tal concepto una suma de 78.080'97€ de José y Toñi, quiero mostrarle mi profundo malestar por el trato que están recibiendo.

Este y otros casos vinculados a su entidad, ahora bankia, serán muy tenidos en cuenta por mi parte a la hora de mantener o abrir una cuenta con su entidad, por ello le reclamo que sea justo y devuelva los avales bancarios con los que respondieron para la compra de la vivienda de la que ahora les han notificado han de abandonar.


Atentamente