Petición para que concluya ya el ciclo escolar

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 7,500!

Nuestra Clase
Nuestra Clase firmó esta petición

Agrupación Nuestra Clase, Educación Especial Hoy y docentes de distintos niveles nos pronunciamos:

- La pandemia de Covid-19 ha evidenciado las condiciones precarias de la salud y la educación públicas producto de décadas de neoliberalismo, así como la desigualdad social y la marginación padecidas por millones, agravadas por la actual crisis sanitaria y económica.

- Despidos, reducciones salariales, falta de condiciones sanitarias para trabajar en los sectores esenciales, obligación de trabajar en sectores que no lo son, la necesidad de salir a ganarse el sustento para quienes viven al día con el riesgo de contagio, son las condiciones que enfrentan las familias de nuestros alumnos y alumnas, que les generan incertidumbre, angustia y estrés.

- En ese marco, el titular de la SEP, Esteban Moctezuma, sin tomar en cuenta la opinión ni las condiciones de cada comunidad, anunció la continuidad del ciclo escolar mediante el programa “Aprende en casa”. Al estar enfocada en los contenidos preestablecidos de los programas de estudio, esta iniciativa no proporciona herramientas para entender la realidad que hoy se vive y cómo afrontarla, o contenidos estimulantes que hagan más llevadera la situación. Lejos de eso, se convierte en una presión más para las familias y fomenta la inequidad, principalmente para los 2.5 millones de estudiantes que no cuentan con luz, TV o Internet, destacándose además la exclusión de niñas, niños y adolescentes que requieren educación especial.

- Para las maestras y maestros, que también tenemos familia, la educación a distancia ha significado someternos a un constante hostigamiento laboral, con exigencias cualquier día de la semana y a cualquier hora, violándose nuestra privacidad y nuestros derechos laborales. En muchos casos, además, carecemos de los recursos para llevar adelante esta tarea.

- El Secretario de Educación anunció el regreso a clases para el 1° de junio, pocos días después de alcanzarse -según las estimaciones del propio gobierno- el mayor número de contagios en nuestro país por la pandemia, lo que pondría en riesgo la salud de la comunidad escolar, considerando las condiciones insalubres, precarias y de hacinamiento que hay en muchas escuelas.

Por lo anterior, exigimos:

- Que se concluya ya administrativamente el ciclo escolar, se evalúe con lo que se cuenta y se permita acceder a los alumnos al siguiente grado. Que se sigan ofreciendo alternativas de educación y cultura a distancia, no obligatorias. Cuando haya condiciones seguras para volver a las aulas, se podrán determinar colectiva y democráticamente por las comunidades escolares las estrategias más apropiadas para recuperar los contenidos que hagan falta. 

- En educación superior y media superior es necesario suspender el semestre/cuatrimestre, para retomarlo cuando haya condiciones, ya que además de que no todos los alumnos cuentan con las posibilidades económicas y tecnológicas para estudiar en línea, hay materias fundamentales para cada carrera que requieren de la práctica presencial para el desarrollo de habilidades y destrezas imposibles de adquirir a distancia. En el tiempo que dure la contingencia se pueden seguir realizando lecturas y actividades no obligatorias.

- Mientras tanto, deben respetarse los horarios de trabajo de las y los docentes y cesar el hostigamiento laboral por parte de directivos e inspectores. Es necesario que se garantice el salario completo y las prestaciones de maestras, maestros y trabajadores de escuelas privadas. 

- Que se prohíban los despidos y rebajas salariales; que se den licencias con goce de sueldo al 100% para todas las trabajadoras y trabajadores de sectores no esenciales; que haya condiciones de seguridad sanitaria en los sectores esenciales y guarderías seguras para las hijas e hijos de quienes lo necesiten; subsidios equivalentes al costo de la canasta básica como mínimo para que todas las personas que viven al día puedan acatar la cuarentena.

- Que aumente sustancialmente el presupuesto para salud y educación, con recursos provenientes del no pago de la deuda pública e impuestos progresivos a las grandes fortunas. Que se construyan más salones y escuelas para acabar con el hacinamiento y se contraten orientadores, psicólogos, médicos y maestros suficientes para todas. Infraestructura escolar digna en todo el país. Que se cuente con agua permanentemente y con los recursos sanitarios necesarios. Las comisiones de Seguridad e Higiene, integradas por maestras, maestros, madres y padres en cada escuela, deben  exigir a las autoridades que se cumpla con estas condiciones.

- Que el SNTE y los demás sindicatos pongan todos sus recursos al servicio de defender y proteger al pueblo trabajador de la pandemia y la crisis económica y le exijan al gobierno demandas como las anteriores. Son las bases de las organizaciones obreras y populares, no los “líderes” corruptos, las que deben tomar democráticamente sus decisiones, con independencia del gobierno y de las instituciones del régimen político.

Las maestras y maestros de base de todo el país, así como las organizaciones del magisterio que se reivindican democráticas, debemos unirnos con las madres y padres de familia, así como con otras organizaciones obreras y populares, para reclamar nuestras demandas en común e impedir que esta crisis la pague el pueblo trabajador.

Llamamos a rodear de solidaridad las luchas obreras y populares en curso, como la huelga del SUTNOTIMEX; el movimiento de los docentes precarios despedidos de la UACM; la huelga del STUACH, el movimiento de los estudiantes de la Escuela de Derecho Ponciano Arriaga; las protestas de las trabajadoras y trabajadores del sector salud; así como los paros y protestas de los trabajadores de diversas empresas, que exigen protección sanitaria y derechos laborales.

¡Suma tu firma!