PETICIÓN EXIGIENDO: Diálogo Nacional con Medición Transparente, Democrática y TELEVISADA

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!


Los siguientes puntos de la presente petición en línea buscan reflejar las expresiones de la ciudadanía elevadas en las múltiples manifestaciones, plantones y expresiones públicas en medios sociales, con el objetivo de resumir y canalizar el sentir de la población, dada la sensación que nuestras inquietudes no se están reflejando en el Diálogo Nacional. Siendo que la mayoría no cuenta con un canal de comunicación directo con todos los integrantes de la mesa de Diálogo, la petición busca ratificar este sentir a través de la suscripción a la misma. En vistas de las instancias de persecución que han sufrido muchas personas por expresar su opinión, se deja a decisión de cada uno firmar con su nombre o mantener su anonimato por protección.

-------

A raíz de la decisión de la Conferencia Episcopal, quien funge como Comisión de Mediación y Testigo del Diálogo Nacional en Nicaragua, de no transmitir en vivo y en su integridad la segunda sesión de diálogo el día 18 de mayo 2018 y el posterior comunicado del día 19 de mayo que todas las futuras sesiones tampoco serán transmitidas (limitándose a resúmenes y comunicados finales con acuerdos, sin mostrar las deliberaciones), la ciudadanía de Nicaragua comunica a la CEN y demás integrantes del Diálogo, una serie de siguientes consideraciones y exigencias.

Consideraciones:

·       Considerando que el tema central del Diálogo Nacional es la democratización de Nicaragua, el proceso de discusión para alcanzar ese objetivo debe necesariamente también ser democrático. El mismo debe ser transparente, abierto y ser sujeto de la fiscalización ciudadana, o contradice en sus métodos el objetivo que quiere alcanzar.

·       Considerando que la historia de Nicaragua ha sido marcada por pactos secretos y negociaciones amañadas para servir el interés de unos pocos, así como la capacidad del régimen actual en comprar y chantajear voluntades, cualquier Diálogo realizado a puertas cerradas y no transmitidos en su integralidad, no gozará de ningún tipo de confianza y legitimidad ante la ciudadanía.

·       Considerando que la demanda principal e irrenunciable expresada por la ciudadanía nicaragüense no es una democratización abstracta y a mediano plazo – como hemos visto que se han limitado a decir algunos integrantes del Diálogo, dejándolo abierto a interpretación–, sino que la renuncia inmediata del poder del Presidente y Vicepresidenta como requisito primordial para que se pueda dar un verdadero proceso sistémico de democratización y garantizar justicia para las víctimas y culpables. Por lo tanto, la transparencia en el proceso de diálogo es condición obligatoria para fiscalizar y asegurar que no existan intentos de desviar las negociaciones, limitándola a concesiones en reformas de leyes e instituciones para las próximas elecciones 2021, dejando que la actual administración termine su mandato, como es la apuesta del gobierno y algunas facciones del sector privado. Reiteramos que su permanencia en el poder no es negociable ni aceptable para la ciudadanía.  

·       Considerando que los líderes estudiantiles y demás miembros de sociedad civil están representando a las demandas de la ciudadanía dada la confianza con la que gozan para ser nuestra voz, siempre y cuando estos mantengan la agenda centrada en nuestras demandas y no sean partícipes de un proceso que viole las condiciones básicas de transparencia y participación.

·       Considerando que el rol de un mediador no es tomar decisiones unilaterales o bilaterales, sino apoyar a los participantes a consensuar las reglas del juego, así como facilitar las discusiones y acuerdos, notamos con suma preocupación las diversas decisiones no consultadas de la Comisión de Mediación y Testigo, como:

  • convocar al Diálogo sin haberse cumplido las condiciones previas y sin haber consultado a las partes su acuerdo, dada la sorpresa y negación inicial que causó en el movimiento estudiantil;
  • no compartir previamente la agenda de cada reunión con todos los integrantes de la mesa (como han expresado algunos de los participantes) ni con la población. La agenda solo puede ser formada por los integrantes y por las demandas de la ciudadanía, no puede ser definida de otra manera;
  • no garantizar la participación de los diferentes liderazgos reconocidos y otros sectores, dejando que el gobierno vetara la participación la Sra. Francisca Ramírez y el Sr. Enrique Medina, y que tampoco exista claridad sobre la participación de los familiares de las víctimas y de la voz de las Regiones Autónomas del Atlántico, históricamente ignoradas de los procesos. El rol del mediador es garantizar la participación amplia, no permitir que el opresor continúe marginalizando a quien oprime, y asegurar que el gobierno únicamente decida sobre su propia delegación, no sobre quien la ciudadanía ha seleccionado para que lo represente;
  • decidir unilateralmente no transmitir el Diálogo por completo y al vivo, como fue demandado y prometido, sin mayores explicaciones;

 

Dada esas consideraciones, queremos comunicar las exigencias de la ciudadanía nicaragüense:

1.       Se EXIGE que el diálogo sea televisado al vivo y en su integralidad, para asegurar que las principales demandas de la población se aborden sin manipulación por parte de ningún sector, que no se hagan concesiones con las cuales no está de acuerdo el pueblo, y no se editen acuerdos adicionales al margen de los intereses de la ciudadanía.

2.       Se EXIGE que no se desvíe el diálogo de su principal objetivo – negociar la salida pacífica del poder del Presidente y Vicepresidenta –, como requisito previo y necesario para emprender un proceso de democratización profundo en el país, así como asegurar una verdadera justicia para los crímenes sucedidos en el país durante Abril y Mayo de 2018, lo que solo se podrá lograr con un gobierno de transición que garantice la no manipulación de los procesos de reforma electoral, llamado a elecciones anticipadas, destitución de autoridades involucradas en las muertes, así como investigaciones y procesos judiciales justos a través de toda la cadena de justicia.

3.       Se EXIGE que los integrantes en el Diálogo representando a la ciudadanía se retiren de la mesa si las condiciones anteriores no se cumplen, para que continúen gozando del apoyo y legitimidad del pueblo.

4.       Se EXIGE que la Comisión de Mediación consulte previamente las decisiones relacionadas con el impedimento a la participación de cualquier representante no gubernamental, así como publicar la agenda y el listado de instituciones y actores que actualmente están participando.

5.       Se INSTA a los participantes a presentarse de manera puntual en señal de respeto al proceso y la gravedad del momento histórico que vive nuestro país, así como presentar garantías que los delegados del gobierno tienen potestad de tomar decisiones ante la ausencia del mandatario en el Diálogo.

6.       Se DEMANDA enérgicamente que se invite a la Organización de las Naciones Unidas, así como otros posibles organismos internacionales neutros y que gocen de la confianza de la población, para que se integren a la Comisión de Mediación y Testigo, acompañando a la CEN en la labor de mediación, aportando metodologías y técnicas de facilitación, así como siendo garante imparcial externo de este Diálogo.

7.       Se SOLICITA que los representantes de la ciudadanía (sector estudiantil, campesinado, empresarios y demás representantes de sociedad civil) presenten a la población a través de un comunicado conjunto o conferencia de prensa, cuáles son las estrategias de presión que han acordado activar, caso el gobierno no cumpla con los acuerdos alcanzados en el Diálogo, para conocer el compromiso unificado e individual de cada sector (sea movilizaciones, tranques, paro nacional, etc.), así como proporcionar menos incertidumbre y permitir a la población prepararse ante los diferentes escenarios.

 

Estas son las demandas de las y los nicaragüenses para que continuemos dándole la confianza a nuestros representantes en la mesa, para que aceptemos la legitimidad del Diálogo Nacional, y para que reconozcamos y acatemos los acuerdos que allí se tomen.

Retomando las palabras de Monseñor Abelardo Mata, estas no son peticiones, son exigencias de la ciudadanía. Son las exigencias que demandan nuestros muertos, nuestros heridos, nuestros secuestrados, nuestros desaparecidos, nuestros detenidos y nuestro futuro como Nación libre, justa y democrática.

Son las EXIGENCIAS que demanda NICARAGUA.



Hoy: Una Ciudadana cuenta con tu ayuda

Una Ciudadana Preocupada necesita tu ayuda con esta petición «PETICIÓN EXIGIENDO: Diálogo Nacional con Medición Transparente, Democrática y TELEVISADA». Súmate a Una Ciudadana y 2,687 persona que han firmado hoy.