Pongan en marcha medidas para proteger a los menores maltratados durante la cuarentena

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


Según los datos ofrecidos a principios de abril por la Fundación ANAR, fueron detectados 176 casos de maltrato grave contra niños, niñas y adolescentes desde el 23 hasta el 30 de marzo de 2020, triplicando las cifras que ya existían antes del inicio de la cuarentena.

Por otra parte, las estadísticas de varias ONG que luchan contra las distintas formas de violencia infantil (Save the Children, Viki Bernadet, El Mundo de los ASI...), señalan que alrededor de un 25% de los menores sufre maltrato en sus hogares, mientras que 1 de cada 5 padecen abusos sexuales, los cuales, cerca del 80% de los casos, tienen como agresor a alguien muy cercano para la víctima.

El hecho de que, como consecuencia del COVID-19, el Gobierno haya tenido que decretar el Estado de alarma y, por tanto, el confinamiento de toda la población durante las últimas semanas, lleva aparejado que los menores que sufren maltrato -del tipo que sea: físico, emocional, psicológico, sexual...- se vean obligados a convivir mucho más que antes con sus agresores, lo que provoca un aumento de la violencia que ya antes recibían al verse obligados/as a pasar 24 horas diarias con quien les abusa, agrede o menosprecia. Dada la escasez de datos y la falta de denuncias, es complicado saber el alcance real del problema, pero sin duda es preocupante, y sobre todo doloroso para los menores que lo sufren.

Por esa razón pido al Gobierno que, así como ha tomado medidas para reforzar la protección a las víctimas de violencia de género durante la cuarentena, tenga en cuenta también la necesidad de proteger a la infancia y adolescencia y ponga en marcha recursos como podrían ser, por ejemplo, reforzar el número de teléfono específico para los menores que padecen violencia (es muy importante que las víctimas sepan qué recursos tienen a su alcance, pero también que confíen en que merecen ser ayudadas y que lo serán si dan el paso de pedirla) con profesionales de la psicología y demás personal específico, así como poner en marcha campañas de sensibilización sobre la importancia de denunciar este tipo de situaciones y de empatía hacia quienes las padecen, o aumentar las subvenciones a las asociaciones que están ofreciendo apoyo online a los menores maltratados.

Sin duda, ahora mismo es primordial evitar que Sanidad colapse y que el Coronavirus se expanda, pero no debemos olvidar que estos menores maltratados están siendo víctimas colaterales del COVID-19, y que a la situación de confinamiento, incertidumbre y miedo que puedan estar viviendo a causa de la pandemia se le suma el calvario de tener que convivir con su(s) agresor(es) más tiempo del que estaban acostumbradas, con todas las consecuencias nefastas que ello puede acarrear, desde secuelas secuelas físicas leves pasando por otras también físicas y psicológicas mucho más graves e incluso irreversibles.