Llamamos a respetar los DDHH en debate de la 'poderosa vulva' y apoyo al PDH en Guatemala

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!


UN MENSAJE DOMINICAL

Las personas abajo firmantes hacemos un llamado a todas las guatemaltecas y guatemaltecos, a los y las diputadas, así como a pastores y sacerdotes de diversos credos a retomar una discusión civilizada en torno a la manifestación de la ‘poderosa vulva’.  Queremos afirmar los siguientes principios que para nosotras  guían cualquier actuación de promoción y defensa de los derechos humanos y libertades fundamentales:

1.     Los derechos humanos son interdependientes e integrales.  La defensa de la libertad de culto o de los derechos sexuales y reproductivos debe reconocer la libertad de expresión y manifestación de aquel que no está de acuerdo con tu postura o la de tu grupo.

2.     La libertad de culto reconocida en nuestra Constitución está limitada por la definición de Guatemala como un estado laico, lo que implica que ningún funcionario público puede imponer su confesión religiosa a su actuación.

3.     La libertad de expresión tiene limitaciones y estas son la calumnia y difamación y el discurso del odio contra una persona o un grupo de personas por su pertenencia étnica, género, religión y/o ideas. 

4.     En el ejercicio de la manifestación pública un grupo de personas o una persona expresa sus ideas, creencias y/o peticiones ante la sociedad y/o los gobernantes.  Es así como las hermandades sacan procesiones en semana santa; las iglesias evangélicas colocan bocinas para que se escuche su culto más allá de sus paredes; los estudiantes de la Universidad de San Carlos de Guatemala sacan una parodia de las procesiones católicas el viernes de dolores mofándose de autoridades, funcionarios, figuras públicos y miembros de la Iglesia Católica; las organizaciones LGBTIQ organizan las marchas del orgullo gay; las mujeres hacen manifestaciones transgresoras el 8 de marzo y llenamos la Plaza en el 2015 para exigir que los corruptos renunciaran.

5.     La expresión pública de la opinión a favor o en contra de ideas, propuestas y acciones de defensa se rige bajo el principio de respeto a la libertad de la otra persona de externar lo que piensa de la forma que ella considere conveniente.

Siendo estos nuestros principios de acción hemos observado con mucha preocupación la forma en que la manifestación de la ‘poderosa vulva’ y la ofensa provocada por la transgresión a algunas personas religiosas y la institucionalidad de diversos cultos.   Ante ello planteamos:

  • La manifestación de la ‘poderosa vulva’ no fue un llamado a agredir a las personas dentro de las iglesias o en la profesión de su fe.  Fue un llamado para discutir el derecho a la educación sexual y reproductiva que está establecida en Ley y que ha sido bloqueada por las diversas iglesias.
  • El Procurador de Derechos Humanos representa la institucionalidad de derechos humanos y tiene un mandato de aplicación de su vigilancia y promoción de los mismos desde la integralidad, interdependencia y universalidad.  Su presencia en la plaza respondió a su deseo de solidarizarse con las familias de las niñas quemadas el 8 de marzo del 2017 y ante el llamado de las manifestantes reiteró su mensaje hacia las niñas y al respeto a los derechos humanos.  Esa era su obligación.  Y si las manifestantes hubieren pedido su protección ante posibles agresiones, así como lo hacen manifestantes en todo el país, fiscales y jueces cuando hacen desalojos y alcaldes cuando tienen problemas con la población, hubiese estado obligado a actuar.
  • La defensa realizada por las manifestantes, la defensa de las personas al derecho de las manifestantes a expresarse, la defensa al Procurador de Derechos Humanos ante la manipulación de la discusión para desaforarlo y/o la expresión de repudio ante la manifestación de la ‘poderosa vulva’ debe respetarse.  Es inaceptable que al expresar opinión se calumnie a las personas llamándolas abortistas, feminazis, guerrilleras, vividoras, comunistas, ateas, brujas, corruptas, etc.  Lamentablemente, ese tipo de estigmas traen consecuencias directas en el goce de la libertad y seguridad de las personas señaladas.
  • Judicializar el disenso no es la salida al conflicto, hace al sistema gastar recursos innecesariamente e impide que como sociedad avancemos en el goce de derechos.  En el caso actual, las faltas –no delitos- de los que se señala a las organizadoras de la manifestación, a personas que aparecen en fotos, a organizaciones señaladas sin justificación y al Procurador de Derechos Humanos son del Código Penal de 1973 y son incompatibles con la Constitución Política de la República de Guatemala. 
  • Rechazamos la acción del #PactodeCorruptos de utilizar la expresión contraria a la manifestación de la ‘poderosa vulva’ por parte de líderes de los diversos cultos y de personas en lo general para impulsar su venganza contra Jordán Rodas Andrade por su rol en la lucha contra la corrupción y la impunidad.

Reiteramos que firmamos este pronunciamiento personas de distintas confesiones religiosas y espirituales, así como ateas; somos de diversa posición ideológica y algunos no la tienen; algunas son feministas otros no; algunas se ofendieron con la manifestación y otras la apoyaron y así podemos señalar nuestras diferencias; pero a todas las personas nos une una convicción por los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Guatemala, 18 de marzo de 2018 



Hoy: Claudia Virginia cuenta con tu ayuda

Claudia Virginia Samayoa Pineda necesita tu ayuda con esta petición «@PDHgt: Llamamos a respetar los DDHH en debate de la 'poderosa vulva' y apoyo al PDH en Guatemala». Súmate a Claudia Virginia y 3,685 persona que han firmado hoy.