El Ib-Salut no da respuesta a las necesidades de los niños con trastornos de conducta

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Margarita Coll, una madre de Es Migjorn Gran, en Menorca, ha querido hacer público su caso y denunciar «el desamparo institucional» que, a su juicio, padecen las familias con un niño diagnosticado con cualquier tipo de trastorno de conducta por parte del servicio de salud público en las Illes Balears.

En el caso particular de su hijo Pau, de 17 años, tiene diagnosticado TEA (Trastorno del Espectro Autista)  desde los 7 y, en octubre del año pasado, después de varios ingresos en psiquiatría del Hospital Mateu Orfila y también en Son Espases, entró en el centro ITA Argentona de Barcelona, donde recibía el tratamiento adecuado pero a un precio (3.900 euros mensuales) que es imposible de costear para esta madre, viuda y con otra hija de 13 años.


La Conselleria Balear de Salud no tiene recursos residenciales actualmente para este tipo de trastornos de conducta, «no están en la cartera de servicios», asegura Oriol Lafau, coordinador autonómico de salud mental, quien remite a los Servicios Sociales.


Es decir, no existe un centro en las Illes Balears que pueda dar el tratamiento adecuado a estos pacientes así que los facultativos del Ib-Salut recomiendan a las familias el ingreso en centros de fuera de la comunidad para los cuales no se ha establecido ningún tipo de concierto, al contrario de lo que sucede en el resto de comunidades españolas que si lo proporcionan a través del servicio de salud público.