10 compromisos políticos para combatir toda forma de violencia hacia los NNA en Costa Rica

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 200!


¿Porqué es necesario un Consenso Nacional por los niños, niñas y adolescentes por parte de todos los partidos políticos?

Costa Rica es reconocida mundialmente por contar con altos índices de desarrollo humano y por el compromiso con la democracia y con temas estratégicos como lo son la paz, el desarme, el cambio climático, la seguridad ciudadana, la educación en primera infancia y los derechos humanos entre otros. En los últimos veinte años ha experimentado un proceso de modernización económica y social acelerado, producto de la implementación del nuevo estilo de desarrollo basado en la competitividad.  Lo anterior, ha provocado cambios internos profundos, y algunos de ellos generando a otras problemáticas como el alto costo de vida, el aumento de la brecha de desigualdad social, el desorden vial y el aumento de la violencia en todas sus formas. Lo anterior ha afectado la calidad de vida de sus habitantes y modificado los estilos de vida de la población en general, ha aumentado la vulneración de derechos humanos, mayor exclusión de ciertos grupos de población creando segregación social y económica, aumento de la criminalidad y de la inseguridad ciudadana y se ha disparado la violencia en la familia, en las escuelas, en las comunidades, en las calles, en el trabajo y en las instituciones.

Sumado a ello, el país se ubica en la región más violenta del mundo y más desigual e inequitativa. Existen otros frentes que ponen en riesgo el desarrollo humano y la democracia, como lo es la fuerte presencia del narcotráfico en las comunidades, el desarrollo de nuevas formas de violencia como manifestaciones de tortura, ajuste de cuentas, el sicariato, la corrupción y el tráfico de influencias y la criminalización social y la xenofobia de ciertos grupos de población. Problemas estructurales no resueltos ni atendidos como la reforma tributaria, el fin del bono demográfico, la profundización de la brecha entre ricos y pobres, entre lo urbano y lo rural, y lo urbano y lo urbano marginal.  La falta de oportunidades de desarrollo para las personas menores de edad, en especial los y las adolescentes, reflejan a una Costa Rica con grandes desigualdades, con retrocesos en los avances o estancamientos y un país donde los derechos humanos no se garantizan para todos/as y no se gozan ni ejercen en igualdad de condiciones.

En cuanto al grupo de población de niños, niñas y adolescentes, Costa Rica ha hecho aportes importantes, pero no han sido constantes y dependen de la priorización que cada administración le dé, para que esta población sea de mayor importancia o no en la agenda política y en su plan de gobierno. Este grupo de población representa el 30, 5% del total de la población (un millón trescientas diez mil personas menores de edad), siendo un grupo heterogéneo y con importantes inequidades en el acceso y goce a sus derechos humanos, condicionado a sus contextos de origen, condición socio-económica, de género y etareo o los contextos territoriales en se desenvuelven.  

Costa Rica cuenta con marcos políticos y un amplio marco jurídico armonizado a la Convención sobre los Derechos del Niño y al marco internacional de derechos humanos adicionales. Así como cuenta con una agenda nacional de niñez y adolescencia de carácter gubernamental y otros planes temáticos complementarios que no tienen recursos económicos para su aplicación. Se reflejan una serie de problemas en la aplicación de las políticas; de la norma tanto en su implementación; como en la falta de conocimiento del mismo por parte de los actores públicos y la sociedad en general; en la falta de formación permanente; en la inversión social; en la coordinación entre las instituciones y la toma de decisiones; en la falta de cohesión entre los actores de sociedad civil; en la débil respuesta y efectividad del Sistema Nacional y Local de Protección Integral de los Niños, Niñas y Adolescentes.

La violencia hacia los niños, niñas y adolescentes ha tomado fuerza de “Epidemia Nacional”, lo demuestran el aumento en las denuncias, la atención de casos cada vez más graves y muchos de ellos prevenibles, y la trágica muerte de personas menores de edad que ha ido en aumento en el último año.

La violencia se da en los lugares donde los niños, niñas y adolescentes deberían estar garantizados su dignidad, su integridad y su intimidad.  La respuesta país es dispersa, no constante y no planificada. La falta de un plan nacional contra la violencia es evidente y este debe superar el carácter gubernamental; debe atender las causas que fomentan y perpetúan la violencia y contar con recursos suficientes para su implementación.

El contexto de campaña electoral que atraviesa Costa Rica representa tanto una oportunidad como un reto ante la magnitud de los desafíos que el país debe atender. Los niños, niñas y adolescentes deben ser prioridad y entenderse que la inversión y priorización de esta población contribuye y beneficia al desarrollo del país. 

En el marco del proceso de revisión oficial del cumplimiento de la Convención sobre los Derechos del Niño, el Estado de Costa Rica ha presentado sus informes oficiales de manera periódica y complementariamente lo han hecho las organizaciones sociales. En los últimos años la voz de los niños, niñas y adolescentes en este proceso se ha hecho presente y ha sido escuchada, pero no ha generado el impacto ni la transformación necesaria.

Por su parte, el Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas, como órgano de verificación oficial del cumplimiento de la Convención sobre los Derechos del Niño, ha hecho recomendaciones al Estado. Sin embargo, no todas estas recomendaciones han sido cumplidas y más bien se han ido arrastrando, ocasionando un importante incumplimiento de las mismas. Sumada a estas recomendaciones están las de otros órganos de tratado donde el niñez y adolescencia se transversaliza así como los Informes Periódicos Universales. 

En estos procesos la voz de los niños, niñas y adolescentes ha sido tomada en cuenta para recuperar su opinión y sus propuestas. Algunas veces se han escuchado, pero no han generado el impacto deseado ni siempre sus propuestas y sus opiniones son tomadas en cuenta. 

Ante ello, diferentes actores no gubernamentales, entidades públicas, parlamentarios y niños niñas y adolescentes proponen a los Partidos Políticos un CONSENSO NACIONAL POR LOS NIÑOS, NIÑAS y ADOLESCENTES centrado 10 Compromisos Políticos para combatir toda forma de violencia hacia las personas menores de edad: LA PAZ SE CONSTRUYE, EMPECEMOS HOY , vinculado al logro y alcance de las metas de desarrollo sostenible (Agenda 2030), la Agenda de Niñez y Adolescencia, la Política Nacional de Niñez y Adolescencia del 2021 y a la adopción y puesta en marcha del Plan Nacional de Violencia para prevenir y atender toda forma de violencia.

Clic aqui para ver documento completo y desarrollo de los 10 Compromisos Politicos para combatir toda forma de violencia hacia los NNA en Costa Rica. 



Hoy: DNI cuenta con tu ayuda

DNI Costa Rica necesita tu ayuda con esta petición «Partidos políticos de Costa Rica - Campaña Electoral 2017-2018: 10 compromisos políticos para combatir toda forma de violencia hacia los NNA en Costa Rica». Súmate a DNI y 147 persona que han firmado hoy.