Prohibir los "refugios" que enjaulan gatos.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


Se ha puesto de moda crear refugios donde se enjaulan gatos pidiendo donativos con la excusa de prevenir atropellos y otros eventos.

El enjaulamiento en reducido espacio por tiempo prolongado es maltrato y como tal debe ser sancionado. Muchos de los gatos enjaulados no son domésticos, son gatos de carácter silvestre que no tienen dependencia emocional del humano, es como enjaular un gorrión, un zorro o un ciervo diciendo querer protegerlos de los peligros de la vida libre y como tal debe sancionarse. Son capturados con jaula-trampa dado que no se dejan coger, otras veces los animalistas sustraen a mano camadas de gatitos de 3-4 semanas dada su poca motricidad, debe sancionarse como coger crías de animales silvestres por ser bonitas para domesticarlas alegando que la libertad tiene riesgos, es una actuación criminal caprichosa, no altruista.

En el caso de gatos domésticos que viven en parques, huertos y otros espacios dicha condición no justifica el encierro por tiempo indeterminado, si no se tiene espacio adecuado para alojar a largo plazo a un gato no se le debe coger. Para entender la domesticidad se debe distinguir al gato extraviado o abandonado del que busca el contacto por oportunismo de obtener comida sin necesidad emocional del humano siendo el segundo la mayoría de habitantes de colonias urbanas y rurales. Los pocos gatos domésticos sin titular de referencia no deben ser enjaulados por largos periodos como tampoco los que habitan en un domicilio. Los gatos de carácter doméstico sin persona propietaria suelen ser enjaulados por animalistas poniendo como condición para la liberación de la cárcel su adopción, es un chantaje a la ciudadanía y maltrato al gato al que puede atenderse en medio abierto como a menudo ya hacen vecinos o trabajadores de los edificios en cuyos jardines habita estando el gato arraigado. Dada la dificultad de adopción de gatos adultos a menudo serán encerrados a perpetuidad o saldrán al extranjero supuestamente para ser adoptados teniendo por destino laboratorios de experimentación. Además de una actuación innecesaria y dañina es un gasto de recursos que debieran dedicarse a casos donde no hay cobertura posible de necesidades básicas en medio abierto proporcionando buenas condiciones que deben concretarse como amplios recintos acondicionados para lo lúdico.

La captura masiva de gatos libres además de ser maltrato quita recursos a gatos domésticos realmente necesitados de acogida, sancionar dicha práctica facilita la estimación real de gatos abandonados, actualmente distorsionada por animalistas que contabilizan como abandonos a los no domésticos para inflar las cifras y pedir más donativos, optimizando los recursos de atención. También evita el engaño a la ciudadanía que dona o adopta creyendo ayudar a gatitos abandonados cuando en realidad a menudo está financiando el secuestro de gatitos perpetrado por animalistas que quieren forzar la domesticidad insensibles a los maullidos de la madre llamando a sus crías, el trauma de éstas por la separación, quitarles la leche materna y hacerles crecer en jaulas. La garantía para los adoptantes de estar ayudando a un gato abandonado y no colaborando en un secuestro es necesidad formal y moral.



Hoy: Luz cuenta con tu ayuda

Luz Camacho necesita tu ayuda con esta petición «Parlamento: Prohibir los "refugios" que enjaulan gatos.». Únete a Luz y 863 personas que ya han firmado.