Victoria confirmada

¡#ParidadEnTodo, en nuestra Constitución!

¡Esta petición logró su objetivo con el apoyo de 4,668 personas!


Hola: 

Te pedimos tu apoyo a la solicitud de Mujeres en Plural al Senado de la República para que se apruebe el dictamen que reforma diversos Artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, a fin de garantizar, entre otros:

· El principio de paridad de género en la elección, nombramiento e integración, tanto de los Poderes de la Unión, como de las entidades federativas y la CDMX, en la integración de los órganos autónomos, en las dependencias, entidades y órganos u organismos que ejerzan funciones de autoridad en el ámbito de la federación, entidades federativas, municipios del país y alcaldías de la CDMX.

· La incorporación del principio de paridad y concursos abiertos para la integración de los órganos jurisdiccionales.

· La modificación del Art. 115 constitucional, a fin de que quede establecido con toda claridad que los ayuntamientos serán electos e integrados, de conformidad con los criterios de paridad vertical y horizontal.

¡Gracias!

¡#ParidadEnTodo, en nuestra Constitución!

----------

Ciudad de México, a 9 de abril de 2019

SEN. MARTÍ BATRES GUADARRAMA

PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA DEL SENADO DE LA REPÚBLICA

SEN. RICARDO MONREAL ÁVILA
COORDINADOR DEL GRUPO PARLAMENTARIO DE MOVIMIENTO REGENERACIÓN NACIONAL Y PRESIDENTE DE LA JUNTA DE COORDINACIÓN POLÍTICA

SEN. MAURICIO KURI GONZÁLEZ
COORDINADOR DEL GRUPO PARLAMENTATIO DEL PARTIDO ACCIÓN NACIONAL

SEN. MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG
COORDINADOR DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL

SEN. DANTE DELGADO
COORDINADOR DEL GRUPO PARLAMENTARIO DE MOVIMIENTO CIUDADANO

SEN. MIGUEL ÁNGEL MANCERA ESPINOSA
COORDINADOR DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA

SEN. GEOVANNA DEL CARMEN BAÑUELOS DE LA TORRE
COORDINADOR DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDO DEL TRABAJO

SEN. SASIL DE LEÓN VILLARD
COORDINADORA DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDO ENCUENTRO SOCIAL

SEN. RAÚL BOLAÑOS CACHO CUÉ
COORDINADOR DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDO VERDE ECOLOGISTA DE MÉXICO

P R E S E N T E

“Mientras más mujeres en toda su diversidad participen en la toma de decisiones que les afecta sus vidas, más sólida se hará la democracia.

Pero no toda participación política de las mujeres se agota en los Parlamentos. Muchas mujeres inician su vida política en la gestión comunitaria, en alcaldías y cabildos, o en otros niveles de gobierno.

Y es precisamente en el nivel local donde, en muchos países, se tienen niveles de participación abrumadoramente bajos; y no podemos olvidar la importancia de los municipios para el ejercicio de la ciudadanía y para el desarrollo de nuestros liderazgos.”

Michelle Bachelet

 

Las abajo firmantes integrantes de la Red Mujeres en Plural, conformada por mujeres feministas, políticas, funcionarias, académicas, consultoras, periodistas, artistas, activistas y profesionistas, así como otras mujeres organizadas o interesadas en el tema, nos hemos propuesto contribuir a la consolidación de la paridad en México, como un paso ineludible para alcanzar la igualdad sustantiva y efectiva entre mujeres y hombres, nos dirigimos a ustedes con el propósito de solicitarles atentamente, tengan en cuenta y coloquen en las agendas legislativas de cada grupo parlamentario y del Senado en su conjunto, como una de sus prioridades, la aprobación del dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; para la Igualdad de Género; y de Estudios Legislativos, que reforma y/o adiciona los artículos 2, 4, 35, 41, 52, 56 y 94; de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de paridad entre géneros y que el proyecto de decreto, además de incluir al artículo 115 sobre la propuesta que se presenta mediante este escrito, sea sometido al pleno de ese Senado en este periodo de sesiones, dado que significaría importantes avances en materia de paridad, tales como:

- La elección de representantes -conforme al principio de paridad de género- en los ayuntamientos de los municipios con población indígena.

- El derecho de la ciudadanía a ser votada en condiciones de paridad para todos los cargos de elección popular.

- La observancia del principio de paridad de género en la elección, nombramiento e integración, tanto de los Poderes de la Unión, como de las entidades federativas y la Ciudad de México, en la integración de los órganos autónomos, en las dependencias, entidades y órganos u organismos que ejerzan funciones de autoridad en el ámbito de la federación, entidades federativas, municipios y alcaldías de la Ciudad de México.

- Que se establece como uno de los fines de los partidos políticos, fomentar el principio de paridad de género, y que esto tendrá que ser de acuerdo a las reglas que marque la ley electoral para garantizar la paridad de género, respecto de los distintos cargos de elección popular, es decir ya no se acotaría a las candidaturas a legisladores/as federales y locales.

- La observancia por parte de los partidos políticos del principio de paridad de género en la postulación de sus candidaturas.

- La inscripción del principio de paridad y alternancia de género en cada periodo electivo, en las candidaturas que encabezarán las listas de senadurías por representación proporcional.

- La incorporación del principio de paridad y concursos abiertos para la integración de los órganos jurisdiccionales.

- El uso del lenguaje incluyente, hecho que no es una cosa menor proponerlo en la Constitución de la República, ya que el lenguaje encierra los símbolos y significados de las sociedades, es un reflejo de la cultura, de las representaciones sociales, de lo que se nombra y deja de nombrar; a la vez de modo interdependiente, el lenguaje condiciona el pensamiento, las creencias y los valores, por lo que la identidad individual y colectiva, las representaciones sociales, se ven moldeadas por las palabras que usamos, en ese sentido el lenguaje centrado en lo masculino ha invisibilizado y devaluado a las mujeres y a lo femenino, reproduciendo estereotipos y violencia  de género, de tal manera que esta inclusión contribuye en la construcción de nuevos símbolos y significados para la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres.  

Por lo anterior reconocemos el compromiso de las diferentes fuerzas políticas representadas en el Senado de la República para construir los consensos necesarios en torno al dictamen en cuestión y nos congratulamos, porque sin duda favorece la construcción de una sociedad más incluyente, justa, democrática e igualitaria, ya que responde a la necesidad de que las mujeres ocupen posiciones de poder y toma de decisiones en casi todos los ámbitos.

Sin embargo, la pretensión de esta Reforma Constitucional para consolidar la democracia paritaria en nuestro país y afianzar los logros alcanzados, será incompleta, si no se incorpora con toda claridad en el Art. 115 constitucional que los ayuntamientos serán electos e integrados, de conformidad con los criterios de paridad vertical y horizontal en los siguientes términos de reforma:

Artículo 115. …

I.                Cada Municipio será gobernado por un Ayuntamiento de elección popular directa, integrado de conformidad con los criterios de paridad vertical y horizontal, por un Presidente o Presidenta Municipal y el número de regidurías y sindicaturas que la ley determine. La competencia que esta Constitución otorga al gobierno municipal se ejercerá por el Ayuntamiento de manera exclusiva y no habrá autoridad intermedia alguna entre éste y el gobierno del Estado.

Si bien es cierto que la reforma constitucional en materia política-electoral de 2014, que incluyó el principio de paridad en el poder legislativo en el artículo 41, ha sido la más importante después del reconocimiento de voto a las mujeres, ésta no consideró la paridad ni el acceso efectivo de las mujeres en las candidaturas a los Ayuntamientos.

Sirva de argumentos a favor de esta propuesta, que a lo largo de 10 años el movimiento de mujeres desde lo local y nacional impulsó vía propuestas legislativas, normativas-administrativas o impugnando normas o resultados de la aplicación de la misma, para hacer realidad la paridad, tanto en los Congreso locales y nacional como en los Ayuntamientos; dando por resultado a la fecha que tanto los Congresos locales como las autoridades electorales nacional y locales avanzaran en el establecimiento de leyes, lineamientos y acuerdos que favorecieron la igualdad sustantiva, vía el principio de paridad horizontal y vertical en los Ayuntamientos.

En esta lógica, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ha dictado, a partir del marco jurídico vigente, una serie de sentencias destacando entre éstas, dos importantes jurisprudencias, la 6/2015 y la 7/2015 en las que se establece:

… el principio de paridad emerge como un parámetro de validez que dimana del mandato constitucional y convencional de establecer normas para garantizar el registro de candidaturas acordes con tal principio, así como medidas de todo tipo para su efectivo cumplimiento, por lo que debe permear en la postulación de candidaturas para la integración de los órganos de representación popular tanto federales, locales como municipales.[1]

… los partidos y las autoridades electorales deben garantizar la paridad de género en la postulación de candidaturas municipales desde una doble dimensión. Por una parte, deben asegurar la paridad vertical, para lo cual están llamados a postular candidatos de un mismo ayuntamiento para presidente, regidores y síndicos municipales en igual proporción de géneros; y por otra, desde un enfoque horizontal, deben asegurar la paridad en el registro de estas candidaturas entre los diferentes ayuntamientos que forman parte de un determinado estado.[2]

Así, la interpretación sistemática y funcional del derecho a la participación política en condiciones de igualdad, a la luz del principio pro persona y de la orientación trazada por la Constitución en el contexto de tratados internacionales permite afirmar que los partidos y las autoridades electorales deben garantizar la paridad de género en la postulación de candidaturas municipales desde una doble dimensión: vertical y horizontal.

Con este marco interpretativo de la Sala Superior del TEPJF, mismo que es obligatorio, cada estado, en uso de su libertad y soberanía, avanzó en garantizar la paridad, a la fecha en las 32 entidades Federativas, los Congresos locales han armonizado su marco constitucional y la legislación electoral de las entidades federativas[3], empatándolas con la disposición de paridad prevista en el Art. 41 Constitucional, incorporando además en 25 entidades federativas la paridad horizontal y vertical en Ayuntamientos[4].

Al recuento sintético expuesto ha de agregarse que el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) el 25 de octubre de 2018, discutió en sesión pública el proyecto de contradicción de tesis 44/2016, que surge entre un criterio de la referida Corte y uno de la Sala Superior del TEPJF, sobre la obligatoriedad de los Congresos locales de legislar en materia de paridad horizontal en los municipios.

La Mayoría de los Ministros, votó en contra el proyecto presentado, en el sentido de no considerar obligación de los Congresos locales legislar en materia de paridad horizontal, por lo que en cumplimiento y en congruencia con lo resuelto en el mes de octubre pasado, esperamos que la SCJN resuelva que la paridad de género, en su vertiente horizontal, es constitucional y por ende es obligatorio para los Congresos locales legislar en la materia.

A su vez México como estado parte de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW), está obligado a atender las recomendaciones que el Comité CEDAW ha realizado en materia de derechos políticos de las mujeres, con motivo de los exámenes de los informes periódicos séptimo, octavo (2012) y noveno (2018) de México. Entre las que destacan, están: que elimine los obstáculos que impiden a las mujeres (en particular las indígenas) ampliar su participación en la vida política en los planos federal, estatal y municipal; acelerar la plena participación en igualdad de condiciones en los poderes ejecutivo y judicial y especialmente en lo local, estableciendo objetivos y plazos precisos; adopte medidas tanto para combatir las prácticas discriminatorias de iure y de facto de los partidos políticos que inhiben a que las mujeres se presenten como candidatas en las elecciones de los tres órdenes de gobierno, como para que en consonancia con la recomendación general 35 se reconozca como delito la violencia política[5].

No obstante ha habido avances en materia de paridad que han colocado en el orden mundial a México en un lugar destacado en materia de igualdad entre mujeres y hombres en el acceso a los puestos de elección popular, pues conforme al informe “Las mujeres en el parlamento en 2018: perspectiva anual”, de la Unión Interparlamentaria, México ocupa el tercer lugar, después de Ruanda y Cuba, en cuanto al Número de mujeres en las cámaras bajas (Cámara de Diputados) con 241 mujeres de 500 escaños, lo que equivale a un 48.2 %; el segundo lugar, después de Antigua y Barbuda, en cuanto al Número de mujeres en la cámara alta (Senado de la República) con 63 mujeres de 128 escaños, lo que equivale a un 49.2 %, lo que significó un cambio porcentual de 16.4; y de acuerdo al Mapa Mujeres en la política: 2019, de la Unión Interparlamentaria, México está en el rango 16 con un 42.1% de mujeres con cargos ministeriales, 8 mujeres de un total de 19 ministros.

El avance que hoy México tiene en el orden municipal se ha materializado en pasar del 3,5%[6] (Barrera 2000), al 27%[7] (INE 2019) de Ayuntamientos presididos por mujeres.

Hemos de reconocer que es en el ámbito municipal donde las mujeres viven una mayor desigualdad y discriminación por motivos de género, origen étnico, edad, pobreza, entre otros, en el ejercicio de sus derechos, pero a la vez, es donde se materializa su participación comunitaria y política de manera más evidente, y en donde las manifestaciones de violencia política por razón de género se expresan con mayor impunidad, ya que es el orden de gobierno donde los partidos políticos se muestran más refractarios a acatar las sentencias que favorecen a las mujeres, razón por la cual, de incluirse la paridad horizontal y vertical para los ayuntamientos en el artículo 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sin duda contribuirá no sólo a acelerar la igualdad sustantiva en el ejercicio de los derechos civiles y políticos de las mujeres, incluyendo a las indígenas y afromexicanas, sino a disminuir el índice de violencia política de género. 

Agradecemos de antemano la atención que les merezca la presente.

Reciban un cordial saludo

Atentamente

FIRMANTES

(Hoja 1 de XX de firmas de la carta dirigida a Senadoras y Senadores de la República para que aprueben el dictamen que reforma diversos Artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, a fin de garantizar la paridad en todos los poderes, órdenes y órganos autónomos)

Por Mujeres en Plural

 

Adriana Favela

Adriana Ortiz Ortega

Alicia María Ocampo Jiménez

Amalia García

Angélica de la Peña Gómez

Beatriz Cosio Nava

Claudia Alonso Pesado

Cora Amalia Castilla

Cristina Renaud

Esther Morales Pérez

Janette Góngora Pimentel

Leticia Gutiérrez Corona

Margarita Guillé

Margarita Dalton

María del Carmen Alanís Figueroa

María Elena Chapa

María Eugenia López Brun

Patricia Patiño Fierro

Rosario Guerra

Teresa Hevia

 

 

Otras Mujeres y OSC

(Las añadiremos cuando se registren las firmas)



[1] Jurisprudencia 6/2015. PARIDAD DE GÉNERO. DEBE OBSERVARSE EN LA POSTULACIÓN DE CANDIDATURAS PARA LA INTEGRACIÓN DE ÓRGANOS DE REPRESENTACIÓN POPULAR, FEDERALES, ESTATALES Y MUNICIPALES.
[2] Jurisprudencia 7/2015. PARIDAD DE GÉNERO. DIMENSIONES DE SU CONTENIDO EN EL ORDEN MUNICIPAL.
[3] Hevia, Teresa (2019). Tabla 1. Status paridad de género (2019) constituciones y leyes electorales locales. Documento sin publicar.
[4] Campeche, Durango, Estado de México y Nuevo León no incluyen la paridad horizontal ni en la Constitución ni en sus Leyes electorales; Tamaulipas no incluye ni paridad horizontal ni vertical ni en Constitución ni en Ley electoral.
[5] CEDAW/C/MEX/CO/7-8, párrafo 23, inciso b); y Recomendaciones del Comité de la CEDAW de octubre de 2018 al noveno informe de México.
[6] Dalia Barrera Basols (2000), en su trabajo "Presidentas Municipales en México, Perfiles y Trayectorias"
[7] Fuente INE enero 2019. La participación de las mujeres en la mayoría de los municipios se encuentra entre el 22 y 29% de mujeres presidentas municipales y alcaldesas, es decir un promedio del 27%.

 



Hoy: Mujeres cuenta con tu ayuda

Mujeres en Plural 2019 necesita tu ayuda con esta petición «¡#ParidadEnTodo, en nuestra Constitución!». Súmate a Mujeres y 4,667 persona que han firmado hoy.