PAREMOS LA VIOLENCIA MACHISTA

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!


Hola, soy Dolores, una ciudadana española comprometida con su tiempo y con la realidad que nos toca vivir. He formado parte de un equipo que ha elaborado un plan de igualdad de la mujer para una de nuestras administraciones y, si cabe, esto aún me ha concienciado más de la violencia machista que se inflige a las mujeres en sus diversas formas, desde las más sutiles hasta las más brutales.

Seguro que tú, como yo, también sientes rabia e impotencia cuando te enteras de que una mujer ha sido cruelmente asesinada por su pareja, por alguien a quien ella había amado. El número de mujeres asesinadas en nuestro país víctimas de la violencia machista no cesa y, lejos de disminuir, continúa incrementándose. Es una terrible epidemia que no se detiene en la mujer, sino que alcanza a sus seres queridos, amplificando el dolor y la desgracia, especialmente, en las vidas de los hijos, que cuando no son también asesinados, su vidas quedan irreversiblemente desfiguradas por las heridas psicológicas. Ya que no sólo se les ha arrebatado sus madres sino también el futuro que les correspondía, quedando en muchas ocasiones desprotegidos y sin horizontes.

A la vista está que las medidas legales vigentes dirigidas a combatir y evitar este tipo de violencia resultan palmariamente insuficientes y poco eficaces, y estoy convencida de que lo seguirán siendo si no van acompañadas de un fuerte y decidido rechazo al maltratador por parte de la ciudadanía, de forma individual, pero, sobre todo, colectiva. Porque todo lo que ocurre en nuestro mundo y a nuestro alrededor es la suma de las voluntades y comportamientos de todos, tanto de nuestras acciones como de las omisiones.

Por ello resulta imprescindible tomar conciencia de que nuestra actitud hacia este grave problema, así como que cualquier gesto por nuestra parte, no cae en el vacío. Por el contrario, tiene efectos mucho más profundos y duraderos de lo que pudiéramos creer en un principio. Nuestra implicación como ciudadanos para combatir juntos y erradicar la lacra de la violencia machista resulta imprescindible.

Estoy convencida de que tú también te preguntas qué se puede hacer para detener esta barbarie que pisotea la vida y la dignidad de las mujeres. Te podría enumerar unas cuantas; pero, no se encuentran directamente en nuestras manos o llevarían demasiado tiempo. Por eso, vengo a proponerte algo que sí podemos hacer juntos y que tendría efectos inmediatos: mostrar colectivamente nuestro decidido rechazo a los maltratadores y hacerles llegar de forma categórica el mensaje de que no hay sitio para ellos entre nosotros, los ciudadanos y ciudadanas de una sociedad que se considera democrática e igualitaria. 

Durante siglos, se ha utilizado la exclusión social como arma de represión y castigo hacia las mujeres, para impedirnos que nos saltáramos las normas morales  dictadas por hombres que han visto a la mujer como un ser de segunda categoría. Las que las infringían eran expulsadas de la sociedad. Es hora de que esa pena machista recaiga sobre los que se comportan como tales.

La manifestación colectiva que te propongo es muy fácil y de coste cero:

  • Tendría lugar en los estadios deportivos de fútbol, baloncesto, atletismo, tenis, etc... de todas las categorías,  justo antes de comenzar los eventos deportivos. 
  • Por la megafonía del estadio, previa breve explicación, se invitaría al público asistente a seguir libre y voluntariamente el gesto simbólico y se enunciaría el lema que apoya. 
  • Se trata de realizar por parte del público asistente, antes del comienzo de los eventos, un sencillo gesto simbólico de rechazo al maltratador y a las conductas machistas, que consistiría en guardar UN MINUTO DE SILENCIO DANDO LA ESPALDA AL CAMPO o pista bajo el lema: «AQUÍ NO TOLERAMOS MALTRATADORES: LES DAMOS LA ESPALDA», o similar.  
  • Los deportistas intervinientes en el evento podrán sumarse al gesto formando durante ese tiempo un único círculo, o un círculo por equipo, pasando el brazo por el hombro a los compañeros contiguos, como símbolo de unión contra la violencia machista.

¿Te imaginas la repercusión que tendría este gesto en una final de la Liga o en la Copa del Rey, o de cualquiera de los grandes eventos de tenis, baloncesto o de atletismo? ¿Te imaginas los estadios deportivos repletos de miles de asistentes y por populares deportistas, todos a una dando la espalda a los maltratadores? ¡Es  indiscutible el efecto disuasorio que ejercería la presión social masiva sobre los comportamientos machistas en favor de su erradicación!

Te pido que apoyes esta propuesta dirigida al Consejo Superior de Deportes, órgano supremo de las federaciones deportivas, porque tendría importantes efectos el que se produjera esta sencilla manifestación colectiva los días 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer), el 25 de noviembre (Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer) y el 10 de diciembre (Día Internacional de los Derechos Humanos) y cuando, lamentablemente, se haya producido un crimen machista en nuestro país: 

a.      Contundente función disuasoria sobre el maltratador: por la fuerte presión social del rechazo multitudinario que encontraría el maltratador por sus comportamientos.

b.      Valorización de las víctimas.

c.      Concienciación de la realidad de que la violencia contra las mujeres se ejerce en todos los ámbitos y estratos de nuestra sociedad

d.      Despertar una mayor sensibilización hacia  los micromachismos y hacia otros tipos de violencia como son la de género y el acoso escolar.

e.      Oportunidad de implicación para la ciudadanía, de forma fácil y sencilla, en la eliminación de comportamientos machistas en una sociedad democrática libre y plural.

f.       Función docente para el arraigo y concienciación de valores igualitarios y comportamientos solidarios, especialmente, para nuestros menores.

g.      Como respaldo social a las actitudes individuales contra la violencia machista.

h.      Fortalecimiento de la ciudadanía en el mantenimiento de los valores que constituyen y diferencian a una sociedad democrática. La democracia existe y se mantiene en la medida que se practica.

Dado que ese Consejo Superior de Deportes, depende directamente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, además solicito que el CSD eleve la presente propuesta a ese organismo superior, a fin de que se invite a seguirlo a colegios e institutos de enseñanza en los eventos deportivos que se practiquen en sus instalaciones.

Como puedes ver, con un sencillo gesto puedes contribuir a cambiar toda una sociedad e impulsar su evolución hacia modos de vida más pacíficos y satisfactorios. Dejemos un mundo mejor a nuestro paso y para eso resultas imprescindible.

Tu firma es un pequeño gesto que traerá grandes transformaciones en el interior de las personas y en la forma de vida de una sociedad que evoluciona a pasos agigantados y que no puede tolerar la violencia en ninguna de sus expresiones.

Pido tu firma para convertir en realidad esta propuesta.

Muchas gracias por tu tiempo y aún más por sumar tu apoyo. 

 

Dolores García Ruiz

Premio "Letras del Mediterráneo 2016"

 

 

 

 



Hoy: DOLORES cuenta con tu ayuda

DOLORES GARCIA RUIZ necesita tu ayuda con esta petición «PAREMOS LA VIOLENCIA MACHISTA». Únete a DOLORES y 492 personas que ya han firmado.