Prohibir el uso de smartphones a menores de 18 años

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


A lo largo de la historia han ido apareciendo nuevas tecnologías destinadas a hacernos la vida más fácil. En algunos casos su uso ha sido legislado cuando han llegado a los usuarios, pero en otros casos se ha ido legislando sobre la marcha, atendiendo a las necesidades y problemas que iban apareciendo. Cuando los primeros coches llegaron a las calles cualquiera podía conducirlos, pero los problemas y accidentes que fueron teniendo lugar, hicieron necesario el uso de normas de circulación, restricciones en la edad mínima de los conductores, etc. Hace 20 años el consumo de alcohol en España estaba permitido a partir de los 16 años; y esta ley se cambió porque los nuevos problemas generados por los jóvenes, como el botellón, hicieron que no fuera apto el consumo de alcohol entre los menores de edad.

El uso de smartphones no tiene límite de edad y cada vez se empiezan a usar antes. El problema es que los padres que intentan oponerse acaban sucumbiendo a la presión del resto de niños para que su hijo no sufra acoso en el colegio. Por lo tanto es necesario que se legisle desde el gobierno para que los padres puedan tener apoyo institucional.

Un niño puede usar un móvil si sus padres lo ven necesario, pero un smartphone no aporta nada a su educación. Hace que los niños, a veces menores de 10 años, se expongan en redes sociales bailando, posando y poco más, porque no hacen nada que requiera esfuerzo, para obtener likes. Este tipo de exposiciones les crea una necesidad de aprobación social que les aporta inseguridad, cyberacoso, falta de ambición y de empatía, carencia de figuras a las que admirar, desconocimiento absoluto de la realidad, etc. Al final todos quieren ser youtubers o histagramers y que les paguen por no hacer nada. Y si, con algo de suerte aspiran a algo más en la vida, no son capaces de desenvolverse adecuadamente. No saben relacionarse con otras personas, aunque sean de su edad, porque no hablan con nadie. No conversan, por lo que no son capaces de razonar, de relacionar conceptos o de tener ideas propias que sean capaces de defender.

En resumen, es necesario que el uso de los smartphones se prohíba a los menores de edad. Ya que, aunque los padres crean que su hijo hace un buen uso de las nuevas tecnologías, no pueden estar con él 24 horas.

Gracias



Hoy: Miriam cuenta con tu ayuda

Miriam Suarez necesita tu ayuda con esta petición «Padres y madres: Hay que prohibir el uso de smartphones a menores de 18 años». Únete a Miriam y 9 personas que ya han firmado.