La ley del aborto no se toca

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 150.000!


Me llamo Diana, soy periodista y yo también aborté en España igual que otras cerca de 100.000 mujeres cada año. No cumplía ninguno de los tres supuestos de la ley del 85 (violación, feto inviable o grave peligro para mi integridad física o psíquica), pero pude hacerlo gracias a la ley de plazos, en vigor desde 2010. Es una ley que reconoce la autonomía de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo y que, además, ha conseguido reducir el número de abortos en estos años llegando a la cifra más baja de la última década.

En agosto del año pasado, la política Andrea Levy se declaraba a favor de volver a ley del 85 porque, según ella, el aborto no es un derecho. Ahora Pablo Casado propone algo similar a la que proponía Gallardón en 2014, algo que fue su tumba política.

De hecho, Casado ha dicho: “Si queremos financiar las pensiones debemos pensar en cómo tener más niños, no en abortar”. Las mujeres no somos hornos ni tenemos la obligación de sustentar un sistema que, precisamente, arremete contra las más pobres y las más precarias. No estamos aquí para darte mano de obra. No es ni siquiera demostrable que con más nacimientos se vaya a conseguir sostener el sistema de pensiones. Pero es que, además, negar a las mujeres el derecho a interrumpir el embarazo solo conseguirá que estas se practiquen abortos en la clandestinidad, como ocurre en Argentina, El Salvador o, hasta hace poco, en Irlanda. Las ricas seguirán haciéndolo a miles de kilómetros mientras nos abocan al estigma.

Además, Pablo Casado, líder del PP, miente. Asegura que en España "hay barra libre para abortar" hasta la semana 22 de gestación. Pero la ley actual solo contempla el aborto libre hasta la semana 14 de embarazo. A partir de ese momento, "excepcionalmente" y por causas médicas, se podrán practicar abortos hasta la semana 22 cuando exista "grave riesgo para la vida o la salud de la embaraza", cuando haya riesgo de "graves anomalías" en el feto o bien cuando se detecten "anomalías fetales incompatibles con la vida" o "una enfermedad extremadamente grave e incurable". En los tres casos esas circunstancias tienen que acreditarse mediante informes médicos de al menos un profesional.

No, las mujeres no hemos conquistado derechos para dar marcha atrás, los defenderemos con nuestras entrañas. Por eso te pido que firmes esta petición, para demostrar que vamos a hacer todo lo posible para no permiten que nos quiten un derecho básico de salud sexual reconocido por la propia ONU.

Me preocupa que estos discursos que entonan políticos del Partido Popular y de Vox puedan hacernos retroceder y, sobre todo, que puedan calar en chicas jóvenes que comiencen a vivir con culpa y miedo una decisión tan íntima como es la de tener un hijo o no. Me preocupa porque ninguna mujer aborta por placer. Dejen de tratarnos como incapaces, no necesitamos la tutela de nadie.

Si tú también crees que esta ley garantista debe quedarse tal y como está, firma ahora.

El aborto no se toca.


¿Quieres compartir esta petición?