Apoyo para continuar el aprendizaje del náhuatl en las sedes externas de la ENALLT

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!


Todo lo que quiso saber sobre el papel de la ENALLT-UNAM en la conservación de la lengua náhuatl y nadie quiso preguntar.

Pese a que el náhuatl es una lengua viva, hablada por casi dos millones de personas en nuestro país, la UNAM, a través de la Escuela Nacional de Lenguas, Lingüística y Traducción (ENALLT), se niega a mantener un espacio académico en la sede externa de esa escuela que es gestionada por la Sociedad de Exalumnos de la Facultad de Ingeniería (SEFI), y a apoyar su enseñanza en grupos que no cumplan con un mínimo de doce alumnos porque no le resulta redituable. Esto ha provocado la cancelación, en esa sede, de dos grupos,  que no reúnen ese mínimo de alumnos; uno de ellos, conformado por cinco alumnos y alumnas, algunas de ellas inscritas desde septiembre de 2015, pudo haber alojado la primera generación egresada de una sede externa.

Esta acción es en apariencia razonable si se tiene en cuenta la baja demanda que presenta la lengua náhuatl en las sedes externas de la ENALLT y que grupos tan pequeños si bien pueden ser autosuficientes, no son lucrativos. No obstante, si se analiza a profundidad la decisión de cerrar grupos de náhuatl que no reúnan un mínimo de 12 alumnos, es posible notar que ésta genera consecuencias negativas importantes en la conservación de la lengua y que, de manera indirecta, perjudica la transmisión y estudio de la misma.

Con esa decisión, se supedita la enseñanza de la lengua a las leyes del modelo economicista dominante: si no es rentable, no vale la pena abrir espacios en las sedes externas de la ENALLT para transmitirla; esto resulta peligroso, pues, someter una lengua con aproximadamente 3000 años de antigüedad y en riesgo de desaparecer, a las reglas del mercado, sólo promovería su desaparición. No hay que olvidar que la educación debe estar siempre al servicio de la diversidad lingüística y cultural.

En este punto, es necesario considerar que la lengua náhuatl forma parte de nuestro patrimonio cultural y lingüístico, y que ésta, al igual que otras lenguas originarias son lenguas nacionales; en la Declaración Universal de los Derechos Lingüísticos se enuncia que todas las lenguas son la expresión de una identidad colectiva y de una manera distinta de percibir y describir la realidad, por lo que la UNAM tiene la obligación moral de preservar este patrimonio, facilitando espacios académicos para la enseñanza de las lenguas originarias de nuestro país, también al interior de las sedes externas de la ENALLT.

Cabe destacar que  el Dr. Graue, rector de la máxima casa de estudios  refirió en el marco de la celebración de los 50 años de la ENALLT en noviembre pasado (antes, Centro de Enseñanza de Lenguas Extranjeras “CELE”), que orgullosamente se impulsaría la enseñanza del náhuatl dentro de la Universidad, no obstante, ,esta realidad todavía no se ha materializado en las sedes externas de la ENALLT, pues, en ellas,el estudio de lengua náhuatl está sujeto a las reglas del mercado.

Es necesario hacer notar que resulta incompatible con la esencia de la UNAM  que, por un lado, la preservación de la lengua náhuatl sea motivo de orgullo de la máxima casa de estudios  y que, por el otro, funcionarias de la ENALLT tomen decisiones con las que vulneran la labor de la misma Universidad en la protección y promoción de las lenguas originarias e inciden negativamente en la conservación de la lengua, afectando a la propia lengua y el derecho de una minoría de preservar, enriquecer y hacer trascender su lengua.

No debe dejar de observarse la relevancia de la lengua náhuatl, pues está presente en nuestra vida cotidiana y guarda saberes ancestrales. Es tal su importancia, que académicos de Estados Unidos, Polonia y Alemania visitan continuamente el país para realizar investigaciones de alto nivel académico, algunas de ellas tendientes a conservar la lengua; sin embargo, en México, este conocimiento no es accesible a todos. Dado lo anterior, hacemos un llamado a no permitir el cierre de espacios académicos para las lenguas originarias en las sedes externas de la ENALLT por una decisión que privilegia el sentido comercial de la enseñanza sobre la preservación cultural dentro de la Universidad.

Nos dirigimos con la más alta consideración al rector de la UNAM, el Dr. Enrique Graue Wiechers, a la Dra. María del Carmen Contijoch Escontria, Directora de la ENALLT, a la profra. Noemí Alfaro Mejía, Coord. del Área de Náhuatl-ENALLT, a la Ing. Magdalena Martínez Martínez, Coordinadora de Centros y Programas-ENALLT, a Roberto de Anda, Administrador de la SEFI-ENALLT, y de manera particular, al Dr. Miguel León Portilla dada su trascendente labor en favor del náhuatl, al Dr. Patrick Johansson Kéraudren, Catedrático de la FFLUNAM y coordinador académico del Seminario Permanente de Lengua y Cultura Náhuatl de la Universidad de Colima, al Sr. Mardonio Carballo, Poeta, así como al CONAPRED, INALI, SEDEREC, CIESAS, CDI y Universidades Interculturales, para solicitar su apoyo y pedir se revoque la decisión de cerrar espacios académicos para el náhuatl en las sedes externas de la ENALLT-UNAM y se fomente la enseñanza de las lenguas originarias en nuestra Alma Mater. Sabemos que no es una cuestión de presupuesto o lucro, sino de prioridades.

¡Cenca tlazohcamati!, ¡muchas gracias!

Grupo de Náhuatl SN-761, Nivel 6, del SEFI ENALLT-UNAM.

 



Hoy: Gponahuatl cuenta con tu ayuda

Gponahuatl Seficele necesita tu ayuda con esta petición «Público en general: Apoyo para continuar el aprendizaje del náhuatl en las sedes externas de la ENALLT». Únete a Gponahuatl y 452 personas que ya han firmado.