A la oposición política en Nicaragua NO ACEPTAMOS su tolerancia, EXIGIMOS su respeto.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 500!


¡Al closet nunca más!

A la oposición política en Nicaragua NO ACEPTAMOS su tolerancia, EXIGIMOS su respeto.

Las personas y organizaciones firmantes, en el marco de la profunda crisis sociopolítica y de violación de Derechos Humanos en Nicaragua desde abril 2018, nos pronunciamos en contra de las narrativas discursivas que desde los diversos espacios de oposición política a la dictadura de Ortega - Murillo se vienen expresando en contra de las compañeras feministas y personas LGBTIQ+. 

Abril del 2018, nos enseñó que el hartazgo social en contra de las políticas de la exclusión, nepotismo, autoritaria y sobre todo violenta en su máxima expresión, desencadenó una insurrección ciudadana no antes vista en tiempos de “paz” en Nicaragua, desde la finalización del conflicto armado en 1990. Hoy más que nunca, existe la posibilidad de hacer todo lo contrario a como, “tradicionalmente”, se ha hecho política en Nicaragua, que desde discursos populistas, vacíos y violentos se pretende “democratizar” un país con viejas heridas aún sin cerrar, y que la clase política ha profundizado, dividiendo desde esas prácticas a la sociedad nicaragüense, pero sobre todo abandonando sus responsabilidades de las desgracias políticas, económicas y sociales que históricamente hemos cargado en el país.

Las elites políticas y económicas se han encargado de encender los hornos del odio visceral entre los mismos nicaragüenses, hasta el hecho de llegar a matarnos entre la misma ciudadanía. Ante este permanente contexto de polarización, las feministas y personas LGBTIQ+ han sido la “justificación” conveniente de la clase política para desacreditar lo diferente, para negar derechos y hasta para promover un desprecio – odio a quienes militan y viven estas realidades.

En las actuales circunstancias, en donde diversos sectores opositores se han organizado para conformar alianzas y coaliciones en harás de enfrentarse a la dictadura familiar de Daniel Ortega y Rosario Murillo en unas eventuales elecciones presidenciales, se ha hecho común un total desprecio, exclusión, discriminación y rechazo a ciudadanos y ciudadanas que participan en dichos espacios, y tienen la valentía de asumir su militancia feminista o su sexualidad diversa sin prejuicios y temores. 

Por los constantes insultos, desprecios, estigmas y estereotipos a los que han sido expuestas las feministas y personas LGBTIQ+, es que nos pronunciamos en contra de estas practicas y narrativas discursivas de la clase política nicaragüense sin distingo de color político e ideológico para aclararles lo siguiente:

  • Nos negamos rotundamente que quienes pretendan democratizar, construir y “salvar” a la “Nueva Nicaragua” sean los mismos que históricamente nos han acorralado a la vergüenza, el desprecio y el odio. Exigimos coherencia política entre sus discursos mesiánicos y salvadores del país, con las verdaderas prácticas de justicia, libertad y democracia.  
  • Todo programa político o propuestas de país deben de considerar de forma plena e integral los derechos legítimos de las mujeres a decidir por su propio cuerpo, a vivir sin violencia y con la igualdad que históricamente han demandado, porque #NoNosCallarán. Por su parte, desde las personas LGBTIQ+ no aceptamos que nos nieguen derechos a nuestra identidad, respeto a nuestra integridad y la vida misma, así como derechos sociales manifestados en múltiples protocolos internacionales en materia de derechos humanos. 
  • Las narrativas con contenido religioso no son representativas de quienes en verdad quieren buscar una democracia donde alcancen todas las personas. Bajo mandatos y discursos religiosos se han generado estigma en contra de las mujeres que no se someten al orden patriarcal y a las personas LGBTIQ+ por no cumplir los mandatos del género. Hacemos un fuerte llamado al respeto pleno del mandato constitucional del Estado laico.  
  • Interpelamos a la coherencia política de activistas de derechos humanos, y quienes en su momento alzaron las voces del movimiento feministas y de la diversidad sexual que aún se encuentran complacientes con esas narrativas excluyentes, para que finalmente tomen posturas claras y no ambiguas en contra del autoritarismo de los nuevos caudillos en los espacios de oposición; o que finalmente dejen el oportunismo con el activismo feminista y LGBTIQ+.
  • No vamos a permitir que absolutamente NADIE en NINGUNA de las organizaciones de oposición siga utilizando a las feministas y población LGBTIQ como motivos de insultos, odio y exclusión.
  • Las feministas y personas LGBTIQ+ somos una realidad en Nicaragua; lo fuimos en el pasado, lo somos ahora y lo seguiremos siendo. Somos actores políticos válidos, somos ciudadanas y ciudadanos nicaragüenses que nos amparamos en la igualdad que promulga la constitución política del Estado, que administrado bajo nefastos gobiernos no han cercenado derechos; así como invisibilizado la realidad pluricultural. 
  • Representamos sueños, demandas, derechos y sobre todo voces; nuestras voces, de las y los que ya no están o nos han sido arrebatado por la violencia social acompañada de la complicidad con el Estado, de quienes aún no pueden hablar, de las generaciones de feministas y personas de diversidad sexual venideras, de nuestras familias y quienes nos acompañan en nuestras luchas.
  • A la Alianza Cívica por la Democracia y la Justicia, al Partido Ciudadanos por la Libertad, a la Unidad Nacional Azul y Blanco, Coalición Nacional, partidos políticos, élites económicas y oposición conveniente a la dictadura, les decimos que NUNCA MÁS TENDRÁN LA COMODIDAD DE NUESTRO SILENCIO, y que #AlClosetNuncaMás. Que los actores que públicamente han presentado abiertas posturas para despreciar y restar legitimidad a las luchas feministas y LGBTIQ+ la historia se los cobrará por representar el histórico criollismo que desde tiempos de la colonia han dejado lo peor para el país; que su alianza con el gran capital y los sectores conservadores quedará viva en la memoria colectiva.
  • A quienes aún por “riesgo político” no se manifiestan sobre las demandas de las compañeras feministas y comunidad LGBTIQ+, les hacemos saber que seguimos vigilantes, atentas, y en demanda permanente para que de una vez por toda la política en Nicaragua se ejerza sin odio y exclusión. Su “apertura” por permitir que organizaciones feministas o LGBTIQ+ participen en sus espacios, no se traduzca en complacencia plena de sus actos pasados, presentes o futuros; y mucho menos en seguir tolerando insultos y discriminación en sus espacios de trabajo (comisiones, equipos, reuniones, asambleas, entre otros)
  • Las feministas y personas LGBTIQ+ NO SOMOS MINORÍAS, y mucho menos nos vamos a someter a la falacia autoritaria de la “democracia mayoritaria” para renunciar a nuestros derechos o aceptar imposiciones que nos sigan manteniendo en la cola de la discriminación y en la primera fila de la violencia estructural. Porque si nos insurreccionamos en contra de la dictadura en 2018, también lo haremos con quienes vengan después del 2021. El gobierno que esté en el poder no tendrá paz si no respeta los derechos humanos de las diversidades.
  • En estos tiempos, donde la oportunidad histórica exige estar a la altura de las circunstancias de verdaderamente construir un Estado democrático, y una República que siempre nos negaron, los mensajes sectarios, clasistas, excluyente, misógino y homofóbicos NO REPRESENTAN las demandas de abril, ni a lo que la sociedad aspira.
  • En tiempos electorales, todo voto cuenta; y por lo tanto los políticos electoreros desfilan en sus baños de masas, y abrazos a todo el que pueden. Las feministas, así como las personas LGBTIQ+ decimos NO MÁS siendo sus legitimadores, quienes les defienden el voto y les haga ecos a sus campañas políticas. Junto a nuestras familias, amigos, y acompañantes de nuestras luchas nos haremos escuchar en todo los procesos de primarias o elecciones internas de candidatos; les vamos a interpelar para que sepan que estamos y seguiremos estando  cada vez más disruptivos en los espacios; que les incomoden nuestros pañuelos, consignas, símbolos, palabras, formas de hablar y de caminar hasta que verdaderamente las demandas sean escuchadas. 

#AlClosetNuncaMás