SOLO PIDO A LA JUSTICIA DE ECUADOR, QUE HAGA JUSTICIA POR LA MUERTE DE MI HIJA SAMIA

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 7,500!


Mi hija de 27 años de edad,   SAMIA CARRASCO JARAMILLO, salió con su novio el 16 de diciembre de 2016. Acostumbraban  pasar durante días juntos por lo que confié que retornaría al hogar, pero al transcurrir el tiempo y ver que no regresaba  presenté una denuncia como persona desaparecida, para posteriormente tener el atroz deber de identificar su cadáver en el Centro de Investigaciones de Ciencias Forenses de Esmeraldas – Ecuador.

Su cuerpo había sido encontrado dos días después de su salida, esto es el 18 de diciembre del 2016,  bajo un árbol, en el fondo de una quebrada de aproximadamente 50 metros de profundidad, ubicada en el sector de Milagro - Imbaya, en Imbabura- Ecuador.

Quienes perpetraron este atroz homicidio pretendieron que se determine la razón del fallecimiento  de SAMIA como “muerte por precipitación” (caída) y no como muerte violenta, según consta en el informe forense que se explica a continuación.

La reconocida Médico Legista, Perito en Ciencias Forenses con gran trayectoria profesional, María Guarnizo, había practicado la autopsia a mi hija cuando aún no estaba identificada (NN), examen anatómico que verificó como causa de la muerte de SAMIA, un traumatismo cráneo encefálico severo  producido por un objeto contuso a determinar;   además, golpes en la pelvis y dos costillas fracturadas, es decir determinó como causa de su fallecimiento,  “muerte violenta”

La razón no pide fuerza, si SAMIA hubiera caído  50 metros  por la quebrada cuya topografía en ese punto es prácticamente vertical y casi sin vegetación, al impactar con el suelo su cuerpo habría sufrido graves y evidentes lesiones tanto internas como externas, habría estado destrozado, pero contrariamente, ni siquiera presentaba rasguños producto de las ramas del árbol bajo el cual se encontró su cadáver, mismo que de manera extraña fue talado, alterándose el lugar de los hechos. Además, la quebrada tiene senderos y caminos que posibilitan  que su cuerpo haya sido colocado en ese lugar.

Como madre, y por vivir con mi hija, me constaron  las agresiones físicas y psicológicas que Samia recibía por parte de su novio M.A.N.B, pues no era raro ver que después de sus citas con este individuo, ella regresara a casa con su cara o cuerpo golpeados.  Cuando conocí a este señor, de la manera más insólita, dijo  que era capaz de matar a sus padres por una herencia, palabras que me horrorizaron. Pocos días antes de su muerte el sospechoso amenazó mediante mensaje de Facebook a mi hija.

Todo esto, sumado al informe forense - toxicológico y a lo manifestado por testigos que afirmaron que ella estuvo con  su novio ese fatídico 16 de diciembre de 2016,  me llevó a concluir que se trató de un FEMICIDIO.   El 29 de diciembre de 2016, interpuse una denuncia en la Fiscalía de Personas, Garantías y Violencia de Genero No. 2 de Ibarra- Ecuador, por el delito de FEMICIDIO,  iniciándose la Indagación Previa, proceso número 100101816120503, en contra del novio de mi hija MANB,  quien manifestó en su versión  haber estado con SAMIA ese 16 de diciembre de 2016 e indicó haber ingresado, él solo, a la Clínica Ibarra (Ecuador) esa misma noche, debido a heridas producidas en un “accidente”.

A lo largo de un año y tres meses de esta Indagación Previa, con mis limitados recursos, he dedicado tanto tiempo a la investigación de la muerte de mi hija  que me  ha sido imposible trabajar,  pero como fruto de este esfuerzo he contribuido con 17 testigos que han rendido sus versiones, pese a sombríos intereses que han intentado frustrar la consecución de hallazgos.

Además he tenido que resistir el antagonismo de la Fiscal que lleva el caso, quien, pese a constar en la investigación el informe forense referido anteriormente, y sin haber valorado a cabalidad los indicios existentes  en la Indagación Previa,  injustificadamente,  pidió la práctica de una segunda autopsia y estudio antropológico del cadáver de SAMIA,  por lo que el 4 de abril de 2018,  se exhumó el cadáver de mi hija y se lo trasladó desde Ibarra a Quito- Ecuador, a la Unidad de Criminalística, Medicina Legal y Ciencias Forenses, para que los peritos, Dr. Luis Ricardo Figueroa y Dr. Miguel Ángel Moreno Rojas, efectúen dichas pericias.

Esta decisión de la Fiscal, revivió  el desquiciante dolor que me estremeció el momento en que enterré a mi hija.  Considero que al no existir justificación suficiente para esta segunda autopsia, este procedimiento ha violentado mis derechos como víctima indirecta.

La Corte IDH establece que  la investigación no puede considerarse como una mera gestión de intereses particulares, que dependa de la iniciativa procesal de la víctima o de sus familiares; por mandato constitucional y legal el deber de investigar le corresponde al Estado, sin embargo  he tenido que dejar de trabajar para dedicarme a investigar.

Igualmente, la Corte IDH señala que la pérdida de los medios probatorios, ya sea por alteración, destrucción, negligencia o falta de cuidado, genera presunciones de ilegalidad y puede acarrear la responsabilidad de las autoridades. De la misma manera no ordenar, practicar o valorar pruebas que hubieren sido de mucha importancia para el debido esclarecimiento de los homicidios puede implicar la responsabilidad del Estado.  Sin embargo, en este año tres meses que ha durado la Indagación Previa, se ha cometido omisiones y falencias en la recuperación de los medios probatorios, dilaciones injustificadas en el proceso. Además, se ha transgredido el principio de oportunidad y oficiosidad que determina la importancia de recaudar elementos de prueba básicos y por iniciativa propia a fin de esclarecer los hechos de este FEMICIDIO, poniendo en peligro la Indagación. 

Además, nunca se incorporó en la investigación una perspectiva de género, ni Protocolo de Investigación de Muerte Violenta de Mujeres, como lo  sugieren la ACNUDH y ONU Mujeres, organismos internacionales de derechos humanos que plantean el Manual de Protocolo Latinoamericano de Investigación de las Muertes Violentas de mujeres.

Por todo lo expuesto requiero me apoyen con sus firmas para solicitar a la ONU Mujeres Ecuador, Fiscalía General del Estado Ecuador, Ministra de Justicia Derechos Humanos y Cultos de Ecuador:

1. Se disponga un equipo  de veedores expertos en temas de femicidio, que realice la revisión de lo investigado dentro de la Indagación Previa número 100101816120503,  que se lleva a cabo en la Fiscalía de Personas, Garantías y Violencia de Genero No. 2 de Ibarra - Ecuador, a fin de que:

a) Se verifique si se  cumplió con los protocolos establecidos para los delitos de femicidio, como el Protocolo de Investigación de Muertes Violentas de Mujeres, adoptado por el Ecuador;

b) Se determine a los responsables por las falencias, omisiones, negligencias, etc., que se encuentren;

c)  Se exija a la Fiscalía de Personas, Garantías y Violencia de Genero No. 2 de Ibarra- Ecuador la práctica de pruebas que hacen falta, como: luminol, prueba del maniquí, sangre, saliva, uñas, toma de epiteliales, cabello, ropa, etc.;  

2. Se envíe personal experto a vigilar la práctica de la SEGUNDA AUTOPSIA que se efectuará al cadáver de mi hija SAMIA, pues la forma en que se ha llevado la investigación ha levantado muchas sospechas, y así, evitar que se cierre la investigación quedando la muerte de mi hija en la impunidad.

3. Que  ONU mujeres Ecuador, interponga sus buenos oficios ante la Fiscalía General de la Nación y el Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos del Ecuador,  para que garanticen que en esta investigación,  se aplique el Protocolo Latinoamericano de Investigación de las Muertes Violentas de Mujeres por Razones de Género, elaborado por ONU-Mujeres y adoptado por el Ecuador.

 

 



Hoy: Martha cuenta con tu ayuda

Martha Jaramillo necesita tu ayuda con esta petición «ONU MUJERES: SOLO PIDO A LA JUSTICIA DE ECUADOR, QUE HAGA JUSTICIA POR LA MUERTE DE MI HIJA SAMIA». Súmate a Martha y 5,927 persona que han firmado hoy.