Petición cerrada

Ryanair se pasa de la raya, y la regulación del Parlamento Europeo no ayuda

Esta petición ha conseguido 5.356 firmas


ESTO ES VERGONZOSO, ¿ME AYUDAS A QUE ESTE MENSAJE VUELE? Ryanair se pasa de la raya. Increíble, pero cierto.

Me llamo Javier García Pajares y soy una persona sordociega, aunque conservo restos visuales y auditivos. Esta discapacidad da lugar a una serie de necesidades especiales. En lo que se refiere a viajar en avión, siempre he viajado solo, si bien siempre he necesitado asistencia desde la sección de salidas hasta el avión y desde el avión hasta la sección de llegadas, ello porque mi resto visual no es suficiente para orientarme por el aeropuerto.
Bueno, pues ahora mismo estoy acabando un Erasmus en Londres, un sueño por el que he estado luchando más de tres años, y quiero volver a mi hogar por Navidad. Tenía los billetes de avión reservados con Ryanair desde hace un mes para el 21 de diciembre y el pasado viernes les contacté por teléfono con ayuda de mi mediadora para solicitar esa asistencia que siempre necesito.
Fue decir la palabra ‘sordociego’ y su respuesta inmediata fue: ‘No puedes viajar solo por razones de seguridad, lo que aceptaste con los términos y condiciones’. Y las opciones que me dieron fueron: ‘Tienes que encontrar una persona que viaje contigo y pagar su billete. De lo contrario, sólo podemos devolverte tu dinero’.

Intenté razonar, pero nada. Me sentí herido, así que les pedí un correo para poner una reclamación. Sin embargo, no quisieron darme ningún correo hasta el momento en que les comenté que no me dejaban más alternativa que acudir a los medios de comunicación y ejercer acciones legales. Entonces me enviaron un correo con los requisitos para poder viajar solo y, mira por dónde, los cumplía todos, pues básicamente se resumen en: ser capaz, sin ninguna ayuda, de usar el baño, alimentarse y administrar las medicinas. ¿A que no sabéis la respuesta que me dieron cuando les dije que cumplía todos los requisitos? Pues se mantuvieron en su decisión de no permitirme viajar solo, alegando problemas en la comunicación. No me rendí, expresé mi desaprobación y les propuse soluciones razonables a las dificultades de comunicación, como la creación de unas tarjetas con los mensajes de emergencia, pues puedo leerlas con mi resto visual. Hasta ayer, cuatro días después, no recibí su respuesta, en la cual me hacían una oferta maravillosa: me rebajaban el precio de mi acompañante al mismo que pagué por mi propio billete hace un mes. También me pidieron que les entendiera, que eran una compañía preocupada por la seguridad de sus clientes.

Pero señor Ryanair, ¿qué pretende usted? ¿Pretende acaso que un familiar o amigo venga desde España a recogerme como si fuera un paquete? ¿Pretende que pague sus billetes más el mío y que, si ninguno de mis cercanos está disponible, contrate a una tercera persona? Claro, y si el próximo verano voy a visitar a alguno de mis amigos que viven en América, le pago las vacaciones a otra persona también, ¿no? Usted me está contando un chiste, pero un chiste muy malo además. Y por si fuera poco tiene la cara de decirme que se preocupa por la seguridad de sus clientes. ¿Que se preocupa por la seguridad de sus clientes cuando le importa un carajo que una persona sordociega se quede sola y desamparada, sin residencia ni nadie a quien acudir, en un país extranjero? ¡Já! Si usted se preocupara de veras por la seguridad de sus clientes, precisamente sería usted quien garantizara la seguridad de los mismos en sus aviones, así que no pretenda que entienda. Entienda usted.

Y es que, aunque finalmente haga ese viaje solo con otra aerolínea más sensibilizada (que las hay), la conducta de Ryanair está siendo intolerable. No me importa que se queden con mis 200 euros, me importa que se queden con mi libertad.

Así que solo espero que haya justicia. Y que si es necesario que esta Navidad el mejor regalo no sea un vuelo, así sea. Que a lo mejor tener veinte cinturones de seguridad en el avión para cada pasajero les es de mucha utilidad, porque lo primero es la seguridad de los clientes, claro.

¡Gracias de corazón a todas las personas y entidades que nos ayudáis a vivir una vida independiente! ¡Que este mensaje vuele! #RyanairSePasaDeLaRaya

___________________________________________________________

Chicos, chicas, hoy hemos tenido noticias y no han sido buenas. Ryanair había confirmado esta mañana que podía viajar con ellos, asegurando que ellos también estaban en contra de una regulación que discrimina.
Les he escrito muy educadamente en cuanto me ha sido posible. Sí, les he escrito muy educadamente porque, como bien he dicho a varios amigos y amigas, ‘el ser humano es, en ocasiones, demasiado avaricioso, pero confiemos en que también hay bondad’.
En mi contestación les he dado las gracias, les he dicho que estaríamos más que contentos si colaboraran con nosotros para cambiar la regulación, les he dicho que entendía sus preocupaciones (porque a veces pasa, que a una persona le decimos ‘soy sordociego’ y su primera reacción es sentir miedo) y finalmente les he hecho dos peticiones que creo razonables: 
La primera, y para mí la más importante, era un comunicado público de disculpa, en el cual garantizaran que revisarían su asistencia especial con el fin de que no se repitieran más situaciones como esta.
La segunda era también razonable: una compensación económica por todo el daño causado en esta semana. Una compensación económica por mi estrés en un período de exámenes, por mi tiempo invertido, por mis noches sin dormir, por mis sentimientos, por otro vuelo que reservé con otra compañía por 330 euros para asegurar mi vuelta a casa por Navidad, por todas las llamadas que hemos hecho desde mi móvil y por las horas de trabajo de mi mediadora ayudándome en esto. No sé si me dejo algo, seguro que la lista podría seguir.
Con estas peticiones les he ofrecido que, si las aceptaban, estaría más que feliz de hacerlas públicas, mostrando una conducta que, aunque tarde, sería ejemplar. En pocas palabras, su respuesta ha venido a ser: ‘Gracias. Nosotros también hemos invertido tiempo y trabajo en ti. Como ya tienes otro vuelo con otra compañía, en un gesto de cortesía te acabamos de reembolsar tus 200 euros de nuestro billete’. ¿Y qué es esto? Os lo diré: esto es justamente la única opción que me ofrecían si no encontraba un acompañante y pagaba su billete, es decir, devolverme mis 200 euros. ‘Le dimos varias opciones y lamentamos que el cliente las declinara todas’ –he leído hoy en las noticias. Y, por supuesto, no las he aceptado, sino que me la han acabado imponiendo.
Pero, ¿sabéis qué? Este 21 de diciembre viajaré a Madrid con otra compañía aérea. Y, a diferencia de lo que ellos creen, no viajaré solo. Viajaré con el apoyo de miles y miles de personas, volaréis en mi corazón conmigo y seréis mi acompañante. Porque sois geniales, porque me habéis apoyado y lo seguís haciendo, y sois lo más valioso que me llevo a casa de esta experiencia Erasmus. ¡Millones de gracias de corazón!


Todos los firmantes de esta petición solicitamos al Parlamento Europeo que se revise la normativa europea que regula el transporte aéreo de las personas con discapacidad o movilidad reducida, con el fin de que todas ellas puedan gozar de un pleno disfrute de sus derechos fundamentales. Con esto pretendemos evitar situaciones intolerables, como la previamente expuesta.



Hoy: Sara cuenta con tu ayuda

Sara Navarro necesita tu ayuda con esta petición «Oficina del Parlamento Europeo en España: Ryanair se pasa de la raya». Únete a Sara y 5.355 personas que ya han firmado.