Petition Closed

Banaliza la violencia hacia las mujeres, justifica la violencia machista y presenta a los maltratadores y asesinos como víctimas de la Ley Integral contra la Violencia de Género.

Letter to
Observatorio de la Imagen de las Mujeres del Instituto de la Mujer
Traslado una queja por el reportaje "El sexo de los dinosaurios" emitido el día 23 de noviembre de 2012 en La 2 de Tve, por lo siguiente:

- Presenta a las mujeres como objetos sexuales al servicio de los hombres.
- Presenta la violencia hacia las mujeres sólo en el ámbito de la pareja y como una consecuencia del divorcio, que perjudica más a los hombres que a las mujeres porque se deprimen más y llegan a suicidarse.
- Asegura que hablar de violencia género (de los hombres hacia las mujeres) es “simplificar el problema, es cerrar los ojos al más etrenduoso fracaso de la estructura social de pareja. Las mujeres, aunque mucho menos violentas, no son menos agresivas. Hombres y mujeres deben entender el vínculo sexual de otra manera. Nadie es propiedad de nadie. Que nos abandonen, no significa que el mundo se acabe o perder la autoestima. La violencia es intolerable; los hijos pagan siempre”, dice literalemente.
- Se pregunta cómo dos personas “que se han casado libremente pueden terminar deseando tanto daño al otro como para acabar con su vida e incluso con la de sus propios hijos”, insistiendo en la falsedad de que la violencia de género es tanto de hombres hacia mujeres como viceversa.
- Justifica la violencia hacia las mujeres e incluso el asesinato de mujeres por la “baja estima” que el asesino siente en el momento de matarlas, subrayando el ‘alto’ número de hombres que tras matar a su mujer o exmujer se suicida después, poniendo así a los asesinos a la misma altura que las mujeres a las que han asesinado.
- Presenta a los maltratadores condenados (en la imagen están entre rejas) como víctimas de la Ley Integral contra la Violencia de Género. Con el argumento de que apenas ven a sus hijos y alegando que “muchas mujeres envenenan a sus maridos y no se suicidan después”, presentan a hombres que asesinan y/o pegan a sus mujeres (y muchos también a sus hijos e hijas) como los damnificados de un sistema que está en su contra.

Además, defiende el ‘matrimonio tradicional’ como base de la sociedad y achaca la ruptura de las parejas a la aparición del divorcio y la visibilidad de las parejas homosexuales, presentadas como uno de los males que llevan al declive de la sociedad. Lo hace manipulando el mensaje con el montaje de las imágenes y equiparando las multitudinarias manifestaciones del Día del Orgullo Gay con manifestaciones a favor de la ‘familia’, de escasísimo seguimiento de personas. De este modo, intenta que reinvindicación de cada lado parezca aclamada por un número similar de personas, algo totalmente falso pues el seguimiento de una y otra no merece ni comparación. Las manifestaciones por la familia son inexistentes al lado de las del Día del Orgullo.

Por todo ello:
- El reportaje manipula para transmitir mensajes concretos contrarios a la igualdad entre seres humanos.
- Las estadísticas que utiliza están manipuladas y no se puede permitir emitir reportajes así, que malintecionadamente defienden a los maltratadores de mujeres mientras que ridiculiza a las mujeres maltratadas.
- Los contenidos de este largomentraje vulneran La Ley Integral contra la Violencia de Género, menosprecian los mecanismos de protección y asistencia a las mujeres maltratadas al presentar a sus maltratadores condenados como víctimas de este sistema.
- Vulneran la Ley de Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres en varios artículos, especialmente el 36 y el 37 que mandatan a la cadena pública RTVE a no trasladar imágenes estereotipadas y a transmitir el prinicipio de igualdad de género en sus contenidos.
- Vulneran el artículo 10 de la Constitución Española porque no respeta los derechos inviolables de la persona y viola varias leyes.
- Vulneran el artículo 14 de la Constitución Española que reconce que la ciudadanía española es igual ante la Ley, pues muestra a los maltratadores por encima de la Ley.

Este reportaje no debería volverse a emitir y el Observatorio debería ser más vigilante para evitar que contenidos sexistas y homófobos como éste sean emitidos.