Firmemos por ACCIONES CONCRETAS para evitar más muertes por siniestros en las vías

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 10,000!


1.058 fallecidos en las vías del Ecuador en 2018

¿Queremos soluciones "efervescentes" o verdaderas acciones para frenar los siniestros de tránsito?

Nos indignamos cada semana al conocer el saldo de los siniestros de tránsito. El 96% están relacionados con el factor humano, es decir, por impericia, imprudencia, exceso de velocidad. También por una evidente falta de respeto, de control y de aplicación de las leyes. 

El siniestro vial es el último eslabón de una cadena de inobservancia a la ley. La responsabilidad del Estado se detecta en cada uno de estos eslabones con omisiones; lo que configura una verdadera bomba de tiempo que en cualquier momento puede explotar. Es entonces cuando lamentamos una vez más la sangre derramada en las vías. El detonante, generalmente, es la imprudencia de cualquier actor. Y cuando ocurre y lamentamos muertes, como país nos indignamos, pero ¿qué pasa después?

El efecto es efervescente. La indignación y las acciones, contempladas en la ley, pero inobservadas, son momentáneas.

o   

Hablamos de "Siniestros de Magnitud Catastrófica" cuando involucran a más de 15 víctimas, entre muertos, heridos y traumáticos (Buses). La periodicidad de estos es de 24 días, en promedio. Pasa este tiempo y nuevamente el país viste de luto porque otro accidente ocurre. Cuando otro actor vial imprudente causa muertes y pérdidas irreparables en nuestra sociedad. Éstas, además, ascienden a más de USD 1200 millones al año.

A la fecha, son 1.058 los fallecidos en las vías del Ecuador en lo que va del 2018. Respecto al mismo período, en los últimos 4 años el número de fallecidos en accidentes de tránsito aumentó en el primer semestre del 2018 en un 8,49%. En total llevamos alrededor de 12.460 siniestros viarios. 

Tras los mayores siniestros de magnitud catastrófica, varias acciones "efervescentes" tuvieron lugar. Desde controles en los terminales terrestres a las unidades de transporte masivo, hasta la suspensión de los permisos de operación de las operadoras. Esta medida, sin embargo, es la que menos se respeta porque pasa un tiempo, cuando la opinión pública se olvida y algún "comedido" de las agencias involucradas actúa, y vuelven a circular obviando la disposición legal que indica que de demostrarse la negligencia de la operadora se le revoca el permiso.

  • Mañana podría ser nuestro familiar. Es momento de cambiar definitivamente esta realidad. 

Es importante la implicación de TODA la sociedad, como herramienta probada mundialmente, exigiendo el respeto por la Ley de Tránsito y su rigurosa aplicación. 

Requerimos controles que no respondan a la "efervescencia" post accidente, para cambiar esta situación. Del Gobierno y sus instituciones depende corregir la inobservancia de la normativa.

o   

A través de la Presidencia de la República, solicitamos que se cumplan las leyes para que no ocurran nuevamente tragedias como las que sufren miles de familias con cada nuevo percance.

Recogemos propuestas que llegaron hasta el Gobierno desde organismos de la sociedad civil, como Justicia Vial, la Unidad Ejecutora de Conservación Vial y la Fundación Centro de Apoyo a Víctimas de Siniestros de Tránsito. Sin embargo, públicamente no se conocen acciones en torno a estos planteamientos.

Hoy retomamos las propuestas y exigimos la aplicación correcta y técnica de la Ley. Pero además, que se homologuen las normas técnicas con parámetros de seguridad para todo tipo de vehículos. Que se apliquen normas técnicas internacionales en materia de seguridad vial. Que se obligue al mantenimiento preventivo y correctivo del transporte público cada 6 meses. Que se establezca la vida útil de las unidades de transporte de pasajeros. Que se elimine la informalidad en el transporte, en toda modalidad. Que se cumplan las acciones sin importar acuerdos políticos o cuotas de poder que generan impunidad para las Operadoras involucradas en siniestros por inobservancia a las leyes de tránsito. La reversión de frecuencias al estado y la elaboración de contratos de operación con transportistas; que integren parámetros técnicos de calidad de servicio. Que se emprendan campañas de capacitación para las autoridades, dirigentes gremiales, conductores y peatones sobre las leyes de tránsito y se las inculque en los niveles básicos de primaria.

Se habla mucho últimamente en el país de la lucha anticorrupción. La corrupción también está enquistada en torno al otorgamiento desmesurado y anti técnico de rutas y frecuencias, emisión irregular de licencias profesionales y al ocultamiento de delitos de tránsito, infracciones e inobservancia de las normativas.

Los compromisos políticos – gremiales, los conflictos de interés y el interés particular sobre el general han subordinado a la Ley y a la seguridad vial de los ecuatorianos.

  • Es momento de cambiar. No podemos dejar pasar más tiempo. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que los cambios más relevantes y positivos en el comportamiento de los usuarios de las vías se producen cuando la legislación sobre seguridad vial se acompaña de una aplicación firme y constante de la Ley y de campañas de sensibilización pública.

Solo en el último mes fueron 6 los siniestros. Evitar más muertes en las vías depende de ustedes -Señores del Gobierno- y de las ACCIONES CONCRETAS que puedan ejecutar.

 

 Firmamos seguros de que el momento apremia. 

 



Hoy: Rutas cuenta con tu ayuda

Rutas Seguras para Ecuador necesita tu ayuda con esta petición «@ObrasPublicasEc @bopalv @ANT_ECUADOR ‏ @MinInteriorEc : Firmemos esta petición por ACCIONES CONCRETAS para evitar más muertes por siniestros en las vías del #Ecuador». Súmate a Rutas y 8,853 persona que han firmado hoy.