OBISPO TITULAR Y RESIDENCIAL PARA CIUDAD RODRIGO

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!

Con 1.000 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas

Ante los momentos de inquietud, preocupación y zozobra que se están viviendo en Ciudad Rodrigo porque nuestra histórica diócesis civitatense lleva ya dos años sin obispo titular y ante los rumores crecientes de que, finalmente, sea regida por el obispo de Salamanca, el Centro de Estudios Mirobrigenses (CEM) quiere hacer un llamamiento a la Conferencia Episcopal Española, a la Nunciatura Apostólica en España y a la Santa Sede para que provea sin más dilación un obispo titular y residencial para la diócesis de Ciudad Rodrigo.

Entendemos que el CEM, como institución académica, no puede permanecer ajeno a lo que podría ser -de consumarse los rumores- un despojo de buena parte de nuestra identidad y de nuestra secular historia. El caldo de cultivo de esta situación son los dos años de sede vacante, después de la renuncia en enero de 2019 del obispo don Raúl Berzosa. No es la primera vez que Ciudad Rodrigo se enfrenta a una situación similar. En 2002-2003, tras la promoción a la mitra de León de don Julián López Martín, vivimos una situación parecida, que movilizó a instituciones, asociaciones y colectivos de la ciudad y comarca en la defensa de la diócesis. Finalmente, en febrero de 2003 fue nombrado obispo don Atilano Rodríguez Martínez, con lo que los peligros de la supresión del obispado y su anexión por Salamanca quedaron de momento conjurados.

Ahora, cuando los fantasmas del pasado gravitan de nuevo sobre Ciudad Rodrigo y su obispado, el CEM quiere hacer llegar a la opinión pública en general y a las instituciones eclesiásticas en particular lo siguiente:

EL CENTRO DE ESTUDIOS MIROBRIGENSES PIDE UN OBISPO TITULAR Y RESIDENCIAL PARA CIUDAD RODRIGO

Ciudad Rodrigo siempre ha sido una diócesis pequeña y, como tal, necesita seguir contando con su obispo residiendo en el territorio, como viene sucediendo en los últimos 850 años. En esta zona de la Raya, su ausencia contribuiría más a la despoblación. Por eso cuando hoy corren rumores de absorción o de que el obispo de Salamanca sea a la vez obispo de Ciudad Rodrigo, la diócesis civitatense precisa tener un obispo propio, con estancia y residencia en Ciudad Rodrigo, como siempre lo ha tenido.

La supervivencia de la diócesis con su propio obispo es también la supervivencia de la ciudad y su tierra.