Nueva ley de descendientes de españoles, Ius sanguinis.

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 100!


España a lo largo de su historia ha transitado un arduo, triste, doloroso y admirable camino. Y conforme lo ha transitado, muchos corazones españoles han dejado de latir, sin embargo, jamás han olvidado a su Nación y sus hijos, nietos, bisnietos, tataranietos, etc, nunca han dejado de ser españoles, ya que en su sangre llevan grabada con tristeza, anhelo y orgullo la bandera de esta gran Nación española.

Son muchos los descendientes que han tenido que nacer en otro rincón del mundo, exiliados por distintos motivos, desterrados y en el olvido. Les ha sido negado su derecho de sangre, por distintos motivos, el Ius sanguinis español ha sido humillado en ellos y han vivido todas sus generaciones con ese terrible dolor. Ellos son los españoles sin patria, españoles sin papeles, sin derechos, han sido deportados de su propio país, como un hijo abandonado por su madre a su suerte.

No son pocos los descendientes de españoles que con suerte pueden retornar a España, pero lamentablemente con ciudadania ius sanguinis de otro Estado europeo, he aquí se manifiesta la injusticia y la terrible humillación de la que están siendo parte, pues ellos son en primer lugar españoles. 

Pedimos a las autoridades españolas, a todos los partidos políticos, que hagan valer nuestro derecho de sangre, por todos nuestros emigrantes y sus descendientes que fueron, son y serán españoles. 

España tiene en Italia un ejemplo impecable de reconocimiento del ius sanguinis, sin ir más lejos, no ha puesto tope o limite generacional y hoy sus descendientes llevan con orgullo su bandera en todo el mundo, son embajadores y generadores de riqueza y nosotros queremos seguir su ejemplo. 

Proponemos un Ius sanguinis justo y reparador, una ley sin reparos, sin parches, que no este sujeto a ningún periodo de tiempo o vencimiento para poder acceder a él, ya que es un derecho de sangre. 

Que se reconozca el ius sanguinis a todas las generaciones, por ejemplo, desde la aprobación de la Constitución de Cadiz, la más moderna de Europa en su momento. De esta forma sería español todo aquel nacido en España que hubiera fallecido después del 19 de marzo de 1812, y sus descendientes conservarían el derecho de sangre , salvo que renunciaran a él expresamente. 

Que no sea necesario que todos los descendientes hayan tramitado previamente u ¨oficialmente¨ la ciudadania, ya que es un ius sanguinis y por ejemplo el derecho del nieto no puede estar sujeto a la voluntad de su padre. Sin embargo, no debería haberse cortado la cadena de transmisión de ciudadania, como por ejemplo la renuncia expresa a la nacionalidad española. 

Esperamos puedan solucionar este problema, y devolver este derecho a todos los descendientes de españoles que así lo deseen. 

Unidos por España!

Muchas gracias!