Petition Closed
Petitioning PACMA

No más maltrato a los animales.

793
Supporters

Un interesantísimo artículo de Ecomaltratoanimal, donde se mencionan las faltas leves, graves y algunas conclusiones de este tema muy común en la sociedad, por cierto desgastada sociedad. Faltas graves Miles de animales son maltratados diariamente por sus propios dueños; algunos de ellos son llevados hasta la extenuación, mutilación, parálisis, daños irreparables, al borde de la muerte o a la muerte misma. Esto lo hacen individuos que han elegido tener un animal en su casa. Sin llegar a tal extremo, miles de perros y gatos acaban en perreras cada año. Algunos de ellos consiguen un adoptante, otros no podrán abandonar nunca la perrera y morirán en su jaula; y, por último, los animales que no pueden ser colocados, los más mayores o los que tienen alguna tara física, pueden acabar siendo sacrificados porque en estos lugares normalmente tienen un plazo limitado de vida, ya que no disponen de medios para mantenerlos de por vida. Hay otros que mueren al poco de nacer porque su dueño “no quería una camada”, y ni siquiera se les ha otorgado la oportunidad de ser adoptados. Para un perro o un gato su dueño lo es todo; si pierde a su dueño, pierde todo. Si además, quien debe protegerle es precisamente quien le agrede, podemos imaginar cuál es el estado de ansiedad y la sensación de abandono de estos animales. Perros atados a coches y arrastrados durante kilómetros, cachorros quemados vivos, galgos ahorcados por un mal año de caza, perros apaleados hasta la muerte, gatos torturado de mil maneras; todo esto es considerado por ley como falta grave. Pero la mayoría de las veces ocurre que los dueños no son identificados (por falta de chip en el perro), de modo que no se les puede aplicar la pena que les corresponde y su delito queda, por desgracia, impune. Faltas leves Faltas leves son la no vacunación del animal, la mala atención a su alimentación o a su higiene. Todos estos son derechos de los animales, no les estamos regalando nada y, a cambio, ellos nos lo dan todo. Es vergonzoso ver cómo hay animales que son abandonados ante una enfermedad no prevista por su dueño, por aburrimiento del “juguete de la casa” o, simplemente, porque han llegado las vacaciones de verano y hay irresponsables que no quieren cargas. Acoger un animal es hacerse cargo de él en todo momento y con todas sus consecuencias; si no vamos a poder asumir la responsabilidad, es mejor que renunciemos a él desde un principio. Por eso hay que pensarlo bien antes de acoger un animal en casa. Podemos ver en numerosas páginas imágenes de perros y gatos maltratados, desnutridos, malheridos por sus dueños, abandonados a su mala suerte, perros a quienes quien más debía quererles y a quien ellos más quisieron, les abandonó de forma lamentable. Y lo más preocupante es que nuestras leyes no pretenden una implantación precoz del micro-chip, consiguiendo así que los dueños sean fácilmente identificables y se hagan responsables de sus animales; muy al contrario, parte del dinero público sirve para subvencionar las corridas y plazas de toros (sobra cualquier otro comentario). Conclusiones - Un animal es un ser vivo, no un juguete. Como ser vivo, requiere unas atenciones y supone unas obligaciones. Antes de comprar o adoptar un animal medite de forma objetiva su puede, quiere o está en condiciones de atender adecuadamente y convivir con una mascota durante los próximos años. Si es así, elija el tipo de animal y raza que puedan encajar mejor en su tipo de vida, vivienda y disponibilidad de tiempo. - Antes de regalar una mascota, asegúrese de que el futuro dueño la quiere y puede hacerse cargo de ella de forma responsable. No imponga un animal a alguien que no lo quiere ni lo regale para satisfacer un capricho momentáneo de quien cree quererlo pero no tiene aptitud para ello. Quien no quiere a un animal no puede querer a nadie.

Letter to
PACMA
I just signed the following petition addressed to: .

----------------
Basta ya! No al maltrato de las mascotas

Un interesantísimo artículo de Ecomaltratoanimal, donde se mencionan las faltas leves, graves y algunas conclusiones de este tema muy común en la sociedad, por cierto desgastada sociedad.

Faltas graves

Miles de animales son maltratados diariamente por sus propios dueños; algunos de ellos son llevados hasta la extenuación, mutilación, parálisis, daños irreparables, al borde de la muerte o a la muerte misma. Esto lo hacen individuos que han elegido tener un animal en su casa.
Sin llegar a tal extremo, miles de perros y gatos acaban en perreras cada año. Algunos de ellos consiguen un adoptante, otros no podrán abandonar nunca la perrera y morirán en su jaula; y, por último, los animales que no pueden ser colocados, los más mayores o los que tienen alguna tara física, pueden acabar siendo sacrificados porque en estos lugares normalmente tienen un plazo limitado de vida, ya que no disponen de medios para mantenerlos de por vida.

Hay otros que mueren al poco de nacer porque su dueño “no quería una camada”, y ni siquiera se les ha otorgado la oportunidad de ser adoptados.
Para un perro o un gato su dueño lo es todo; si pierde a su dueño, pierde todo. Si además, quien debe protegerle es precisamente quien le agrede, podemos imaginar cuál es el estado de ansiedad y la sensación de abandono de estos animales.

Perros atados a coches y arrastrados durante kilómetros, cachorros quemados vivos, galgos ahorcados por un mal año de caza, perros apaleados hasta la muerte, gatos torturado de mil maneras; todo esto es considerado por ley como falta grave. Pero la mayoría de las veces ocurre que los dueños no son identificados (por falta de chip en el perro), de modo que no se les puede aplicar la pena que les corresponde y su delito queda, por desgracia, impune.
Faltas leves

Faltas leves son la no vacunación del animal, la mala atención a su alimentación o a su higiene. Todos estos son derechos de los animales, no les estamos regalando nada y, a cambio, ellos nos lo dan todo.

Es vergonzoso ver cómo hay animales que son abandonados ante una enfermedad no prevista por su dueño, por aburrimiento del “juguete de la casa” o, simplemente, porque han llegado las vacaciones de verano y hay irresponsables que no quieren cargas.
Acoger un animal es hacerse cargo de él en todo momento y con todas sus consecuencias; si no vamos a poder asumir la responsabilidad, es mejor que renunciemos a él desde un principio. Por eso hay que pensarlo bien antes de acoger un animal en casa.

Podemos ver en numerosas páginas imágenes de perros y gatos maltratados, desnutridos, malheridos por sus dueños, abandonados a su mala suerte, perros a quienes quien más debía quererles y a quien ellos más quisieron, les abandonó de forma lamentable.
Y lo más preocupante es que nuestras leyes no pretenden una implantación precoz del micro-chip, consiguiendo así que los dueños sean fácilmente identificables y se hagan responsables de sus animales; muy al contrario, parte del dinero público sirve para subvencionar las corridas y plazas de toros (sobra cualquier otro comentario).
Conclusiones

- Una mascota es un ser vivo, no un juguete. Como ser vivo, requiere unas atenciones y supone unas obligaciones. Antes de comprar o adoptar un animal medite de forma objetiva su puede, quiere o está en condiciones de atender adecuadamente y convivir con una mascota durante los próximos años. Si es así, elija el tipo de animal y raza que puedan encajar mejor en su tipo de vida, vivienda y disponibilidad de tiempo.

- Antes de regalar una mascota, asegúrese de que el futuro dueño la quiere y puede hacerse cargo de ella de forma responsable. No imponga un animal a alguien que no lo quiere ni lo regale para satisfacer un capricho momentáneo de quien cree quererlo pero no tiene aptitud para ello.

Quien no quiere a un animal no puede querer a nadie.
----------------

Sincerely,