No excluyan a Ricardo. Denle una oportunidad antes de limitar su futuro. #IgualdadRicardo

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


Hola, somos Beatriz y Daniel y tenemos tres hijos: Sara tiene 7 años y está acabando 2º de Primaria. Y Roberto y Ricardo, nuestros gemelos de 6 años, tienen trastorno del espectro autista. Los tres están escolarizados en un colegio público de Benalmádena. Los gemelos ya terminan infantil, así que cambian de ciclo, y como ambos son alumnos con necesidades especiales, se les ha realizado una valoración  para determinar la modalidad en la que pasarán a primaria y los recursos que se les deberán asignar.

Tras esa valoración, en nuestro caso superflua, se determinó que mi hijo Roberto permanecerá en la llamada modalidad B (aula ordinaria con apoyo específicos) pero que Ricardo tendrá que pasar a la C (casos excepcionales donde deben estar los niños que requieren una vigilancia y atención permanente).

Los motivos que alegaron para esta decisión no se adecuan a la realidad del pequeño. En el informe se indicaba que Ricardo no realiza tareas sentado (no es verdad), que no sabe coger un lápiz (no es verdad), que su vocabulario se limita a 5 palabras (no es verdad), que no comprende las indicaciones (no es verdad)... Para determinar todo esto se basaron en un test.

Inmediatamente mostramos nuestro desacuerdo. Presentamos alegaciones y adjuntamos un informe de los profesionales que tratan al niño desde hace más de tres años. En ellos se dejaba constancia de la inexactitud del contenido del informe. Adjuntamos ejemplos de ejercicios completados por Ricardo y un pen drive con vídeos donde sale realizando tareas, donde se reflejaba que puede estar sentado, donde pide cosas, escribe, habla con su vocabulario de más de 5 palabras... Todo para demostrar que las capacidades de nuestro hijo no tienen nada que ver con lo manifestado en la valoración.

Firma, por favor, para pedirle a la Delegación de Educación de Málaga que revise la documentación que hemos enviado y reconsidere su decisión de trasladar a nuestro hijo Ricardo a otra modalidad.

QUEREMOS QUE NUESTRO HIJO TENGA UNA OPORTUNIDAD DE CONTINUAR SUS ESTUDIOS DE PRIMARIA JUNTO A SUS HERMANOS, en un aula ordinaria, con los apoyos educativos que tenía hasta ahora y acompañado del resto de sus compañeros para fomentar así su inclusión. 

Ricardo, igual que su hermano, ha avanzado mucho en los últimos meses. Está aprendiendo a leer y a escribir, conoce el abecedario y los colores en español y en inglés, cuenta y reconoce todos los números hasta el 100, interactúa con sus hermanos… avances que NO se corresponden con la modalidad C a la que van a trasladarle si no hacemos nada por evitarlo.

No tenemos nada en contra de esa modalidad, y la aceptaremos cuando eso sea lo mejor para uno de nuestros hijos. Pero los profesionales que les han tratado durante años, nos recomiendan que ambos permanezcan en la modalidad B en la que ya se encontraban escolarizados, en la que estaban avanzando y en la que aún tienen mucho por avanzar.  Comprendemos la escasez de recursos que obliga a los profesionales a tomar estas decisiones sin apenas tiempo, pero como padres no podemos aceptar que decisiones tomadas en media hora definan el futuro de nuestros hijos y les cierren las puertas a cualquier posibilidad de inclusión real en la sociedad.

Ricardo, como su hermano, evoluciona cuando está rodeado de otros niños a los que imitar y con los que poco a poco interactuar. Además, le habían adjudicado para el año que viene lo que llaman un “maestro sombra”, que es un profesional voluntario que le acompaña en clase para echarle una mano con lo que necesite, sin separarle del resto de los niños. Eso es justo lo que nosotros queremos para Roberto y para Ricardo: SU INCLUSION Y SU OPORTUNIDAD DE TENER UN FUTURO.

Hasta que modificaron el marco general establecido por la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, modificada por la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa y la Ley 17/2007, de 10 de diciembre, de Educación de Andalucía, las Instrucciones de 22 de junio de 2015, de la Dirección General de Participación y Equidad, los padres tenían algo que decir en este tipo de decisiones, pero ahora se toman de forma unilateral, según las Instrucciones 08/03/2017.

No puede ser que nosotros, los padres de estos niños, seamos meros espectadores de las decisiones que otras personas toman sobre el futuro de nuestros hijos, porque las consecuencias de sus decisiones no les afectarán a ellos sino a nosotros, sus padres  y, por encima de todo, a los que de verdad importan, los niños.

Firma, por favor, para pedir a la Junta de Andalucía que invite a la Delegación de Educación de Málaga a revisar los informes y reconsiderar su decisión sobre el futuro de Ricardo.

Facebook: @IgualdadRicardo Twiter: #IgualdadRicardo @igualdadricardo

 



Hoy: Ricardo cuenta con tu ayuda

Ricardo RF necesita tu ayuda con esta petición «No excluyan a Ricardo. Denle una oportunidad antes de limitar su futuro. #IgualdadRicardo @IgualdadRicardo». Únete a Ricardo y 3.331 personas que ya han firmado.