Petition Closed
Petitioning PACMA

No al maltrato de los animales en los circos.

1,814
Supporters

El circo con animales es una atracción bastante común, y en muchos países están haciendo actuar a los animales también en parques temáticos o zoológicos. Uno de esos países es China, donde Animals Asia Foundation llevó a cabo una investigación durante 11 meses, visitando trece parques safari y zoológicos en toda China, documentando las actuaciones de animales salvajes. Lo que encontraron fue espeluznante: tigres y leones sin dientes y sin uñas, animales desnutridos, osos y monos llenos de cicatrices obligados a actuar en ridículos shows para entretención del público. La investigación produjo un elaborado informe, un video de difusión y una petición a las autoridades chinas. Los espectáculos con animales en China utilizan un gran número de especies en estos espectáculos, siendo los más populares los osos, monos, tigres y leones. Pero además, muchos establecimientos usan aves como loros, cacatúas y papagayos, aparte de mamíferos marinos como leones marinos, delfines y ballenas. Otras especies usadas son los elefantes, lobos, perros, hipopótamos, flamencos, jirafas y camellos. El espectáculo Los osos son obligados a caminar equilibrándose sobre balones, saltar la cuerda, caminar sobre sus patas delanteras, montar scooters, bicicletas o encima de lomos de tigres mientras ejecutan acrobacias, simular tocar un instrumento musical, boxear (con bozales puestos), patinar, balancear objetos sobre su cabeza. Tigres y leones, al ser grandes mamíferos carnívoros, suponen una gran amenaza a los entrenadores, por lo que para prevenir heridas, se les remueven sus dientes (el león de la foto no tiene colmillos) o se les cortan a nivel de las encías, y son desungulados (se les extraen las uñas), dejándoles totalmente indefensos. Se los obliga a equilibrarse en plataformas suspendidas en el aire o sobre grandes balones, a "cabalgar" sobre caballos, saltar aros de fuego, abrir la boca para que los showman metan su cabeza o sus manos. Los monos generalmente permanecen inmovilizados con cadenas alrededor de su cuello. Deben caminar sobre zancos, montar bicicletas, cabalgar sobre pequeños cerdos, equilibrarse sobre sus manos agarrados de los cuernos de una cabra. Las "actuaciones" de los elefantes consisten en que hagan equilibrio parados sobre sus cabezas, hagan piruetas de pie encima de pequeñas plataformas, sentarse y tocar la armónica, ser montados por miembros del público, simular que caminan "encima" de los asistentes; hacer reverencias al público, caminar sobre sus patas delanteras, o sobre sus patas traseras, caminar encima de un barril rodante, jugar fútbol o básquetbol. Dos parques usan aterrorizados cerdos, forzándolos a saltar desde una plataforma de varios metros, hacia una piscina con agua. En uno de los parques utilizan dos plataformas: una pequeña para cerditos lechones y una grande para los jóvenes o adultos. Los leones marinos deben aplaudir y hacer reverencias, recuperar objetos, balancear una pelota en sus narices, caminar sobre sus aletas anteriores, rodar mientras equilibran una pelota, bailar con un actor, coger y lanzar un frisbee. Las ballenas y delfines deben salir del agua y dar vueltas con su cuerpo y cabeza en posición vertical, nadar de lado, lanzar a un actor fuera del agua y a través de un aro suspendido en el aire, saltar desde el agua para tocar una pelota que cuelga del techo, nadar con actores de pie en sus espaldas, agitar los extremos de sus colas. Loros, guacamayos y cacatúas permanecen encadenadas desde una de sus piernas; y deben balancearse y caminar sobre objetos cilíndricos, empujar pequeños carros, jugar bolos, caminar sobre cuerdas flojas, pedalear en bicicletas metálicas suspendidas en cuerdas flojas, andar en patineta. La mayoría de los animales son forzados a actuar a través del refuerzo negativo, los castigos, la intimidación; demostrando señales de miedo hacia los entrenadores humanos. Las sesiones se realizan ocultas a la mirada del público, pues las técnicas usadas para forzar a los animales a actuar son crueles y abusivas. Comienzan a "entrenar" a los cachorros, que son golpeados o azotados repetidamente, forzándolos a ejecutar los comportamientos deseados; y mostrando al público que los animales sólo pueden ser controlados por la vía del dolor y el miedo. Durante las actuaciones, los ejecutantes pinchan y golpean a los animales con palos o varas puntiagudas; en el caso de los osos son arrastrados con cuerdas atadas a sus narices; y golpeados con puños, varas metálicas o con las mismas cuerdas. Los elefantes, por su parte, son "controlados" con barras metálicas más gruesas y puntiagudas. Como mencioné al principio, a leones y tigres se les extraen sus colmillos, o se les cortan al nivel de las encías, y son desungulados para dejarlos indefensos. La práctica de sacar los dientes causa dolores severos y crónicos, exponiendo la pulpa dental y las terminaciones nerviosas; provocando dolorosas infecciones de los dientes, encías, mandíbulas y región nasal. La desungulación también les causa dolor, al remover la tercera falange, y les inhabilita para ejecutar sus comportamientos felinos normales. Las actuaciones se realizan durante dos o más veces al día, dependiendo del número de visitantes. Dada la alta frecuencia que alcanzan todos estos establecimientos, los animales deben vivir cerca de la arena en lugares de fácil acceso para el equipo de actuación. Ello resulta en que los animales viven en pequeñas jaulas de hierro en oscuras habitaciones de concreto al lado de los escenarios, pero alejados de la vista de los espectadores. Cualquier acto con animales, como los circos no sólo de China sino también del resto del mundo, presentan a los animales de manera humillante y contraria a los principios de empatía y respeto por su naturaleza. No existen valores educativos en estos actos, que ven a los animales fuera de sus hábitats; obligándoles por medio de la violencia a ejecutar actos fuera de su naturaleza de manera indigna e irrespetuosa de ellos. El estado físico de los animales es espantoso. Animales sin dientes o uñas, flacos, heridos, sufriendo dolores crónicos por las mutilaciones, y defectos psíquicos debido al maltrato, el encierro y la falta de estímulos naturales. El tratamiento a los animales es denigrante, negligente y carente de toda compasión. Éste tratamiento enseña al espectador -y los niños- que es aceptable dominar y herir a los animales para nuestro entretenimiento. Y tú: ¿seguirás asistiendo y/o llevando a tus hijos o sobrinos a espectáculos con animales, perpetuando esta esclavitud sin esperanza?

Gracias a todos por el apoyo, sin vosotros y la unión de todos sería imposible conseguirlo.

Letter to
PACMA
I just signed the following petition addressed to: .

----------------
No al maltrato de los animales en los circos

El circo con animales es una atracción bastante común, y en muchos países están haciendo actuar a los animales también en parques temáticos o zoológicos. Uno de esos países es China, donde Animals Asia Foundation llevó a cabo una investigación durante 11 meses, visitando trece parques safari y zoológicos en toda China, documentando las actuaciones de animales salvajes. Lo que encontraron fue espeluznante: tigres y leones sin dientes y sin uñas, animales desnutridos, osos y monos llenos de cicatrices obligados a actuar en ridículos shows para entretención del público. La investigación produjo un elaborado informe, un video de difusión y una petición a las autoridades chinas.

Los espectáculos con animales en China utilizan un gran número de especies en estos espectáculos, siendo los más populares los osos, monos, tigres y leones. Pero además, muchos establecimientos usan aves como loros, cacatúas y papagayos, aparte de mamíferos marinos como leones marinos, delfines y ballenas. Otras especies usadas son los elefantes, lobos, perros, hipopótamos, flamencos, jirafas y camellos.
El espectáculo

Los osos son obligados a caminar equilibrándose sobre balones, saltar la cuerda, caminar sobre sus patas delanteras, montar scooters, bicicletas o encima de lomos de tigres mientras ejecutan acrobacias, simular tocar un instrumento musical, boxear (con bozales puestos), patinar, balancear objetos sobre su cabeza.

Tigres y leones, al ser grandes mamíferos carnívoros, suponen una gran amenaza a los entrenadores, por lo que para prevenir heridas, se les remueven sus dientes (el león de la foto no tiene colmillos) o se les cortan a nivel de las encías, y son desungulados (se les extraen las uñas), dejándoles totalmente indefensos. Se los obliga a equilibrarse en plataformas suspendidas en el aire o sobre grandes balones, a "cabalgar" sobre caballos, saltar aros de fuego, abrir la boca para que los showman metan su cabeza o sus manos.

Los monos generalmente permanecen inmovilizados con cadenas alrededor de su cuello. Deben caminar sobre zancos, montar bicicletas, cabalgar sobre pequeños cerdos, equilibrarse sobre sus manos agarrados de los cuernos de una cabra.

Las "actuaciones" de los elefantes consisten en que hagan equilibrio parados sobre sus cabezas, hagan piruetas de pie encima de pequeñas plataformas, sentarse y tocar la armónica, ser montados por miembros del público, simular que caminan "encima" de los asistentes; hacer reverencias al público, caminar sobre sus patas delanteras, o sobre sus patas traseras, caminar encima de un barril rodante, jugar fútbol o básquetbol.

Dos parques usan aterrorizados cerdos, forzándolos a saltar desde una plataforma de varios metros, hacia una piscina con agua. En uno de los parques utilizan dos plataformas: una pequeña para cerditos lechones y una grande para los jóvenes o adultos.

Los leones marinos deben aplaudir y hacer reverencias, recuperar objetos, balancear una pelota en sus narices, caminar sobre sus aletas anteriores, rodar mientras equilibran una pelota, bailar con un actor, coger y lanzar un frisbee. Las ballenas y delfines deben salir del agua y dar vueltas con su cuerpo y cabeza en posición vertical, nadar de lado, lanzar a un actor fuera del agua y a través de un aro suspendido en el aire, saltar desde el agua para tocar una pelota que cuelga del techo, nadar con actores de pie en sus espaldas, agitar los extremos de sus colas.

Loros, guacamayos y cacatúas permanecen encadenadas desde una de sus piernas; y deben balancearse y caminar sobre objetos cilíndricos, empujar pequeños carros, jugar bolos, caminar sobre cuerdas flojas, pedalear en bicicletas metálicas suspendidas en cuerdas flojas, andar en patineta.

La mayoría de los animales son forzados a actuar a través del refuerzo negativo, los castigos, la intimidación; demostrando señales de miedo hacia los entrenadores humanos. Las sesiones se realizan ocultas a la mirada del público, pues las técnicas usadas para forzar a los animales a actuar son crueles y abusivas. Comienzan a "entrenar" a los cachorros, que son golpeados o azotados repetidamente, forzándolos a ejecutar los comportamientos deseados; y mostrando al público que los animales sólo pueden ser controlados por la vía del dolor y el miedo.

Durante las actuaciones, los ejecutantes pinchan y golpean a los animales con palos o varas puntiagudas; en el caso de los osos son arrastrados con cuerdas atadas a sus narices; y golpeados con puños, varas metálicas o con las mismas cuerdas. Los elefantes, por su parte, son "controlados" con barras metálicas más gruesas y puntiagudas.

Como mencioné al principio, a leones y tigres se les extraen sus colmillos, o se les cortan al nivel de las encías, y son desungulados para dejarlos indefensos. La práctica de sacar los dientes causa dolores severos y crónicos, exponiendo la pulpa dental y las terminaciones nerviosas; provocando dolorosas infecciones de los dientes, encías, mandíbulas y región nasal. La desungulación también les causa dolor, al remover la tercera falange, y les inhabilita para ejecutar sus comportamientos felinos normales.

Las actuaciones se realizan durante dos o más veces al día, dependiendo del número de visitantes. Dada la alta frecuencia que alcanzan todos estos establecimientos, los animales deben vivir cerca de la arena en lugares de fácil acceso para el equipo de actuación. Ello resulta en que los animales viven en pequeñas jaulas de hierro en oscuras habitaciones de concreto al lado de los escenarios, pero alejados de la vista de los espectadores.

Cualquier acto con animales, como los circos no sólo de China sino también del resto del mundo, presentan a los animales de manera humillante y contraria a los principios de empatía y respeto por su naturaleza. No existen valores educativos en estos actos, que ven a los animales fuera de sus hábitats; obligándoles por medio de la violencia a ejecutar actos fuera de su naturaleza de manera indigna e irrespetuosa de ellos.

El estado físico de los animales es espantoso. Animales sin dientes o uñas, flacos, heridos, sufriendo dolores crónicos por las mutilaciones, y defectos psíquicos debido al maltrato, el encierro y la falta de estímulos naturales.

El tratamiento a los animales es denigrante, negligente y carente de toda compasión. Éste tratamiento enseña al espectador -y los niños- que es aceptable dominar y herir a los animales para nuestro entretenimiento.

Y tú: ¿seguirás asistiendo y/o llevando a tus hijos o sobrinos a espectáculos con animales, perpetuando esta esclavitud sin esperanza?
----------------

Sincerely,