Petition Closed
Petitioning Paul McCartney

No al concierto de Paul McCartney en Chichén Itzá/No to Paul McCartney at Chichen Itza

El ex Beatle Paul McCartney se unirá a la lista de figuras internacionales que han cantado en Chichén Itzá, donde planea ofrecer un recital en marzo o abril. Ivonne Ortega Pacheco, gobernadora del estado de Yucatán, confirmó la presencia de Paul como parte de la labor que su gobierno emprende desde 2008 para apoyar el turismo y celebrar el nombramiento de la zona arqueológica como “Maravilla del Mundo” en 2007. “El acuerdo está hecho, que era la parte más importante, y estamos definiendo la fecha. Llegar a una estrella como él es complicado, pero McCartney quiere cantar en Chichén Itzá”, dijo Pacheco. La gobernadora recordó que el tenor Plácido Domingo fue el primer invitado durante su administración a Chichen Itzá, en 2008, al cual le siguieron Elton John y Sarah Brightman en 2010. Luciano Pavarotti fue el primero en ofrecer un recital de este tipo en la ciudad maya, en 1997. La realización de los conciertos en esas ruinas mayas causaron controversia en 2008, luego que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) manifestara su negativa argumentando que una concentración de miles de personas podría afectar el sitio arqueológico. Sin embargo, tanto el INAH como los promotores acordaron que 6 mil personas sería la cantidad máxima de asistentes. “Tal como ha sucedido con los conciertos anteriores, nos sujetaremos a condiciones de los arqueólogos”, dijo Ortega.
Letter to
Paul McCartney
México, D.F., 29 de enero 2012

Sir Paul McCartney
Presente

Sir Paul McCartney, usted goza de una buena fama pública debido a sus talentos musicales y empresariales. Con lo primero, hizo temblar y modificar los antiguos cartabones de la doble moral victoriana, del irreductible macartismo, de los franquistas y de las ideologías dictatoriales de la primera mitad de los 60´s del siglo XX. La música, las letras de usted y de Lennon, así como las de George Harrison y Ringo Starr, contribuyeron en las nuevas configuraciones de los imaginarios sociales de buena parte del mundo occidental.

Sus acciones y emociones los proyectaron como transgresores del estatus quo. Los que los escuchamos y compartimos su rebeldía, la asumimos de muy diversas maneras y las hicimos propias para algunas circunstancias, tal y como fue el “déjalo ser”; “déjalo que sea” entre otras tantas ideas e ideales lanzados en sus canciones.

Con los años quedó claro que dicha trasgresión no era y no tenía porqué ser Revolución. En ese ámbito de transgresión de usos y costumbres, su actuación y sus triunfos han permanecido dentro del orden establecido. Lo anterior no está a discusión y no crea ningún demérito. Lo que si sería eso y más, es el que usted, ahora, al dar un concierto en la Zona Arqueológica de Chichén Itzá, transgreda el orden Constitucional de la República Mexicana. Esto afecta en razón de que, antes que cualquier otra cosa:

La Zona Arqueológica de Chichén Itzá es un BIEN NACIONAL, DE USO COMÚN Y DOMINIO PÚBLICO, ADSCRITO AL SISTEMA EDUCATIVO DE LOS MEXICANOS Y POR LO CUAL, NINGUNA PERSONA EN LO PARTICULAR O EN GRUPO PUEDE LUCRAR CON ELLA, O LO QUE ES LO MISMO, OBTENER BENEFICIOS O GANANCIAS, YA QUE LAS MISMAS, SERÍAN ILICITAS E ILEGALES.

La ignorancia de la ley mexicana no lo exime de su cumplimiento; si la gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco y sus subordinados, no le mencionaron esa DISPOSICIÓN CONSTITUCIONAL sobre la zona arqueológica en cuestión, es obvio que fue porque se pretende lucrar económica y políticamente con su concierto.

Por otro lado, la zona arqueológica de Chichén Itzá, tiene un enorme significado para los mexicanos y es una zona de estudio inigualable para comprender las historias distintas de las del mundo occidental. Por tal motivo, los profesores investigadores del INAH trabajamos para entenderla, conservarla y protegerla, antes que en explotarla y dilapidarla, como si fuera escenografía exótica para uso y disfrute de unos cuantos.

Ahora usted ya sabe que el concierto que pretende realizar en Chichén Itzá es ilegal, ilegítimo y contrario a los intereses de los mexicanos. Si a pesar de ello, usted lo lleva a cabo, nos demostrará que efectivamente es un transgresor del orden, siempre y cuando el transgredir lo beneficie, bajo el subterfugio de “déjalo ser”.


Su respuesta está en el viento.

Académicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)
---------------------------------------------------------------------------------------------
Sir Paul McCartney,
you enjoy great public fame due to your musical and business talents. With the former, you changed and shook the ancient constraints of two-faced Victorian morality … The music and lyrics of you and John Lennon, as well as George Harrison and Ringo Starr, contributed to the new configurations of social imagination of much of the western world.

These actions and emotions projected as transgressors to the status quo. Those who listened and shared your rebellion assumed your many diverse ways and borrowed them for some circumstances, just like “déjalo ser” — “Let It Be” …

To give a concert at the archaeological zone of Chichén Itzá, violates the constitutional order of the Mexican Republic … The archaeological site of Chichén Itzá is a national asset, in common use and public domain, attached to the EDUCATIONAL SYSTEM OF MEXICAN SO NO PARTICULAR PERSON OR GROUP MAY profit from it … it would be unlawful and illegal.

The ignorance of Mexican law does not excuse compliance, if the governor of Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco and her subordinates did not mention the constitutional provision on the archaeological site in question, it is obvious that it was because they intended to profit economically and politically with their concert.

On the other hand, the archaeological zone of Chichén Itzá, has enormous significance for Mexicans and is a unique study area for understanding the different stories of the western world. For this reason, teachers INAH researchers working to understand, preserve and protect, rather than exploit and squander, like exotic scenery for use and enjoyment of a few.

Now you know that the concert in Chichen Itza is illegal, illegitimate, and contrary to the interests of Mexicans. If, despite this, you perform [the concert], it demonstrates to us that it is indeed a violation of the order, always and when the transgression benefits you, all under the pretext of ‘let it be’.”

Your answer is in the wind.