Petition Closed
Petitioning Embajador Alfonso de María y Campos Castelló
This petition will be delivered to:
Embajador Alfonso de María y Campos Castelló

"No a la Tauromaquia Mexicana como patrimonio intangible de la humanidad"

2,540
Supporters
El pasado 3 de junio entregamos una carta al Director del Instituto Nacional de Antropología e Historia haciéndole saber que habemos muchos mexicanos que nos oponemos a que haya promovido que la CORRIDA DE TOROS MEXICANA sea considerada patrimonio intangible de la humanidad. A la fecha no hemos recibido respuesta. Necesitamos su apoyo, para demostrar nuestro rechazo a una práctica que envilece. Una práctica como la TAUROMAQUIA no puede ser salvaguardada por el sólo hecho de estar sustentada en la tradición o por encontrar en ella elementos estéticos sacrificiales, pues estaríamos en riesgo de perpetuar actos violentos como la sumisión de las mujeres, el racismo, el sacrifico humano y la esclavitud. La cultura debe enaltecer a la humanidad y demostrar porque es ella la que nos ha distinguido como seres racionales

Letter to
Embajador Alfonso de María y Campos Castelló
Estimado Director:

Por este medio nos dirigimos, respetuosamente, a Usted para solicitarte tome en cuenta las diversas opiniones que surgen en torno al asunto de la iniciativa que propone que la Tauromaquia mexicana, corrida de toros o fiesta brava mexicana sea inscrita en la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial, ya que consideramos que dicha iniciativa no cumple con algunos de los criterios de la UNESCO, correspondientes a la definición de Patrimonio Inmaterial.

Los puntos que, desde nuestra perspectiva, deben reconsiderarse para NO tomar en cuenta esta práctica como parte del Patrimonio Cultural Inmaterial, de acuerdo a como es definido por la misma UNESCO, son los siguientes:

1. LA TAUROMAQUIA MEXICANA NO CONTRIBUYE AL DIÁLOGO ENTRE CULTURAS Y NO PROMUEVE EL RESPETO HACIA OTROS MODOS DE VIDA: La Tauromaquia mexicana ocasiona una ruptura entre los valores asociados a distintos modos de vida, el ethos de cada uno de ellos entra en conflicto frente a una manifestación cultural de esta naturaleza. Es sintomático que no exista arraigo alguno de la Tauromaquia mexicana entre los pueblos indígenas de nuestro país, situación evidentemente contraria a lo que sucede con otras manifestaciones culturales reconocidas por la UNESCO para el caso mexicano.

2. LA TAUROMAQUIA MEXICANA NO ES UNA MANIFESTACIÓN CULTURAL INTEGRADORA. La Tauromaquia mexicana tiene sus orígenes en un modelo jerárquico y estamental, cuyo fin era apegarse a las relaciones sociales entre los hombres de la Nueva España, el cual seguía al modelo español en el cual los diversos estamentos tomaban parte simbólicamente en esta fiesta en forma diferenciada. De ahí, que esta fiesta, como ya mencionamos, carezca de arraigo en las poblaciones indígenas. No en vano, la primera corrida de toros -celebrada en la Nueva España- se realizó el 13 de agosto de 1529 para conmemorar el aniversario de la caída de México-Tenochtitlan en manos de los españoles. Si bien es cierto que este evento es parte de nuestra historia, es una parte fundada en la dominación y en la exclusión.

3. LA TAUROMAQUIA MEXICANA NO ES UNA MANIFESTACIÓN CULTURAL REPRESENTATIVA. Consideramos que la Tauromaquia mexicana no puede ser contemplada como un bien cultural de valor universal excepcional, pues sólo caracteriza a los valores de un determinado grupo, excluyendo y contradiciendo otras visiones del mundo, entre ellas, las indígenas -en las cuales, la muerte de un animal con fines lúdicos es inaceptable, pues se opone al ideal de equilibro que guardan con su entorno- y destruye, como consecuencia de la cría del toro de lidia, entornos naturales en donde las sociedades indígenas desarrollan formas culturales que, verdaderamente, los dotan de identidad.

4. LA TAUROMAQUIA MEXICANA NO ES UNA MANIFESTACIÓN CULTURAL BASADA EN LA COMUNIDAD. Consideramos que en tanto el Patrimonio Cultural Inmaterial sólo puede serlo si es reconocido como tal por las comunidades, grupos o individuos que lo crean, la ausencia de una consulta popular ciudadana o la difusión en diversos medios de comunicación de una iniciativa como la que involucra a la Tauromaquia mexicana la torna carente de un consentimiento previo y libre de los diversos sectores de la sociedad mexicana, dejando a muchos de ellos fuera del derecho a decidir si ésta es una práctica que nos enorgullece, nos representa, nos identifica y nos dota de identidad como mexicanos.

Finalmente, consideramos que el criterio U2 incisos a y b para la Inscripción en la Lista de Salvaguardia Urgente de la Lista de Patrimonio Inmaterial de la UNESCO, en que se basa parte de la iniciativa para considerar a la Tauromaquia mexicana como Patrimonio Inmaterial, no es motivo suficiente para promoverla como tal, pues la necesidad de medidas urgentes de salvaguardia es resultado, justamente, de su poca congruencia con respecto a los valores éticos de la sociedad moderna y de sus integrantes. A diferencia de otras prácticas culturales que se hallan en riesgo por los proceso globalizantes y migratorios, la Tauromaquia mexicana, corrida de toros o fiesta brava mexicana es cada vez más ajena a los intereses de la ciudadanía mexicana como consecuencia de su poca adaptación a las realidades presentes pues la enorme plasticidad cultural de la especie humana que nos permite a veces superar, o cuando menos matizar y moldear, muchos factores de determinación biológicos, históricos y culturales.

Una práctica no puede ser salvaguardada por el sólo hecho de estar sustentada en la tradición o por encontrar en ella elementos estéticos sacrificiales, pues estaríamos en riesgo de perpetuar actos violentos como la sumisión de las mujeres, el racismo, el sacrifico humano y la esclavitud. La cultura debe enaltecer a la humanidad y demostrar porque es ella la que nos ha distinguido como seres racionales.

Agradecemos de antemano su atención y esperamos contar con una respuesta favorable a esta petición.