¡No a la ley de identidad de género en Chile: una amenaza ideológica sobre nuestros niños!

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


Los abajo firmantes nos oponemos al proyecto que reconoce y da protección a la identidad de género, en los términos en que ha sido redactada hasta la fecha, debido a las siguientes consideraciones:

 

  1. El llamado “derecho” a Identidad de Género no existe, reconocido como tal, en la Carta Fundamental de Derechos Humanos ni en la Convención de los Derechos del Niño.

 

2. Declaramos la inconstitucionalidad del Proyecto en virtud de que el alcance de la protección del Derecho Constitucional a la Identidad se refiere a: “Cuando un niño sea privado ilegalmente de algunos de los elementos de su identidad o de todos ellos, los Estados Partes deberán prestar la asistencia y protección apropiadas con miras a restablecer rápidamente su identidad”. (Convención de los Derechos del Niño, Art. 8º).

 

3. Rechazamos despatologizar la Disforia de Género  - una patología científicamente declarada-  por la vía jurídica y no por la vía médica-científica.

 “La American Psychiatric Association (APA) considera la disforia de género como un “trastorno de identidad sexual” y un “desorden de la identidad de género”, es decir una patología.  “La hipótesis de que la identidad de género es una propiedad innata y fija de los seres humanos que es independiente del sexo biológico, no tiene evidencia científica”.

 

 4. Defendemos el  DERECHO DEL NIÑO A QUE SE TRATE SU Disforia de Género; ES UNO DE LOS FACTORES CONSTITUTIVOS DE LA GARANTÍA DE BIENESTAR QUE SUS PADRES Y EL ESTADO DEBEN PROCURAR.

Los padres tienen el deber de proveer cuidados especiales a sus hijos cuando, durante su desarrollo, presentan disforia de género, consultando de manera libre a equipos multidisciplinarios: psiquiatras, ginecólogos, urólogos, endocrinólogos  y genetistas. No se pueden negar a los niños terapias reparativas, pues el cambio de sexo no es el único camino para lograr el bienestar mayor de los niños.

  

5. Rechazamos la INCORPORACIÓN DE LOS NIÑOS y adolescentes EN EL “DERECHO” A CAMBIO DE SEXO.

La Convención de Derechos del Niño es clara en señalar que los niños requieren una especial atención: por su etapa de desarrollo, los niños con disforia  requieren ser atendidos por un equipo multidisciplinario de apoyo a sus padres, a su entorno en general, colegio y familia.

●     Los niños son un caso especial al abordar problemas transgénero. Sólo una minoría de niños que experimentan identificación con otros géneros continuará haciéndolo en la adolescencia o la adultez. No se debe estimular el cambio de sexo porque daña la infancia.

●     Los padres tienen el derecho preferente a educar a sus hijos conforme a sus creencias; no se debe estigmatizar a los padres por no alentar el cambio de sexo y buscar la vía médica.

  

6. Nos oponemos a que el cambio de sexo registral, hormonal o quirúrgico se realice sin el respaldo de antecedentes médicos.

 ●     La Asociación Médica de Endocrinólogos chilenos afirma lo siguiente: “Sobre el cambio de sexo, es fundamental que en cada caso esté considerada una evaluación médica multidisciplinaria, con el objetivo de identificar diagnósticos diferenciales. De otra forma se pueden producir errores graves y con consecuencias irreversibles sobre todo en menores de edad”.

●     Por tanto, los informes médicos son relevantes para apoyar, ayudar y orientar de la mejor forma a las personas con disforia de género.

 

 7. Rechazamos el totalitarismo de la filosofía que inspira este proyecto de ley, pues lo promueve a la condición de un supra-derecho que colisiona con la libertad de conciencia, de pensamiento, de creencias, con los derechos de los padres a educar a sus hijos en sus valores, y con el sano desarrollo de los niños. “Ninguna norma o procedimiento podrá limitar, restringir, excluir, suprimir o imponer requisitos no contemplados para el ejercicio de este derecho. Lo anterior es sin perjuicio del ejercicio legítimo de derechos fundamentales”.

 

El gran objetivo de este proyecto de ley -junto a otras iniciativas en tramitación-  es NORMALIZAR LA DISFORIA DE GÉNERO, no por la vía científica basada en estudios que la avalen, sino por medio del derecho y de una serie de normativas que, en su conjunto, significan tipificar la transfobia y homofobia como un delito y así aplicar penas de multa o cárcel a quienes digan que no es normal por razones religiosas, científicas o filosóficas; esto involucra a los establecimientos educacionales, al sistema judicial, a las editoriales, a las iglesias, a los medios de comunicación y a toda la sociedad en su conjunto (Ley de No Discriminación e Incitación al odio, Boletín 11.424-17)

 

Santiago, 15 de diciembre de 2017

 

Suscribimos la presente Declaración Pública las siguientes entidades:

 ●     Fundación Somos Padres

 ●     Fundación Genera

 ●     Fundación Carita Feliz

 ●     Círculo de Estudio Legislativo Garantías de la Niñez

 ●     Comunidad de Profesionales Cristianos Pro-valores

●     Corporación Cristiana Iglesia del Evangelio de Cristo



Hoy: Comunidad de Profesionales Cristianos Pro-valores cuenta con tu ayuda

Comunidad de Profesionales Cristianos Pro-valores necesita tu ayuda con esta petición «¡No a la ley de identidad de género en Chile: una amenaza ideológica sobre nuestros niños!». Únete a Comunidad de Profesionales Cristianos Pro-valores y 2.792 personas que ya han firmado.