NIÑA DE 9 AÑOS MALTRATADA Y SIN ESCOLARIZAR EN CASTELLON

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!


Por ella, simplemente por Carmen, ayúdanos a conseguir que Carmen pueda ir al colegio y, por fin, a sus 9 años pueda ser feliz.

Carmen es una niña de Burriana (Castellón) de 9 años que desde el 30 de noviembre de 2016 no va al colegio a consecuencia de sufrir síntomas emocionales graves compatibles con el diagnóstico de TRASTORNO DE ESTRÉS POSTRAUMÁTICO GRAVE.

Estos síntomas emocionales, que casi llegaron a costarle la vida, son consecuencia de las duras experiencias que tuvo que vivir en dos colegios. Esta es su historia:

Carmen tuvo de pequeña un problema auditivo y, a los 3 años, necesitaba apoyo de logopeda. Consellería de Educación de Castellón nos obligó a escolarizarla en el colegio público Peñagolosa de Burriana (Castellón) en el curso 2012/2013. Allí Carmen fue forzada físicamente a diario por tres personas (para darle de comer una monitora se la subía en el regazo, otra la cogía de las piernas y una educadora le cogía de la cabeza para meterle la cuchara en la boca). Desde entonces Carmen presenta un trauma emocional importante con síntomas de ansiedad, hipervigilancia e inseguridad.

Por si esto no fuera poco, Consellería de Educación de Castellón aceptó un cambio de colegio y Carmen se escolarizó en el colegio concertado Grans i Menuts de Castellón donde permaneció desde marzo de 2014 a su desescolarización en noviembre de 2016. Allí Carmen siguió sufriendo maltrato psicológico, aislamiento físico continuado en una habitación sola durante año y medio, negativa a asistir a las excursiones ni a participar en el contenido académico ordinario asignado a su edad.

En todo momento Consellería de Educación defendía que “la niña recibía la atención adecuada a sus necesidades”. Justificaban este hecho basándose en, hasta 5 informes psicopedagógicos, emitidos por “orientadores educativos” (ninguno de ellos médico ni psicólogo) que diagnosticaron a Carmen de autismo, en contra de la opinión de los padres (con la particularidad de que la madre es médico).

Este conjunto de adversidades mantenidas en el tiempo, llevaron a Carmen a enfermar gravemente tanto física como psicológicamente, motivo por el que los padres decidimos en noviembre de 2016 dejarla en casa y empezar a buscar una solución viable. Desde entonces los padres no hemos parado de buscar ayuda, presentar escritos y hacer gestiones, pero la solución todavía no ha llegado y Carmen, 3 cursos escolares después, sigue en casa.

En julio de 2018 Carmen fue valorada de nuevo por Consellería de Educación (una sexta valoración psicopedagógica) y, MILAGROSAMENTE, Carmen NO TIENE AUTISMO. Las “orientadoras educativas”, esta vez dos psicólogas, hablan de factores psico-sociales,  y de un “manual” en el que se apoyan en cuanto a diagnóstico se refiere.  Pero no atreven a reflejar la verdadera realidad de Carmen: TRASTORNO DE ESTRÉS POSTRAUMÁTICO GRAVE. Quizá un diagnóstico demasiado pesado para una niña de tan sólo 9 años (una realidad muy dura y que se prolonga por más de dos tercios de su vida). Y quizá un diagnóstico demasiado pesado para una Consellería que sigue negándose a investigar todos los malos tratos que ha sufrido Carmen desde 2012 y que sigue sin hacer efectiva para ella, una educación inclusiva, en igualdad de oportunidades y con un trato digno, aquello que indica nuestra Constitución.

Los padres escribimos esta carta desde la desesperación, sin saber a dónde ni a quién recurrir. Nos sentimos, burlados, ninguneados, menospreciados, por una Consellería de Educación que tiene en situación de desamparo a nuestra hija y a la que, poco le importa, el estrés permanente en el que vive Carmen, privada de los derechos que todo niño tiene por el simple hecho de existir.

Ya hemos recurrido a la Consellería de Educación de la Comunidad Valenciana, a la Consellería de Igualdad y Políticas Inclusivas de la misma Comunidad, a diferentes cargos políticos en toda la Comunidad, al Síndic de Greuges (Defensor del menor) y a la justicia. Pero de momento Carmen continúa en casa, libre eso sí, del pesado lastre diagnóstico que la ha atormentado durante 6 largos años, pero traumatizada y sin colegio.

Por este motivo, solicitamos a gritos cualquier ayuda que pueda desbloquear tan gran injusticia. Si crees que puedes aportarnos alguna ayuda o solución a nuestra dura situación, ponte en contacto con nosotros (los padres de Carmen) a través del siguiente correo electrónico. Deja un teléfono y te llamaremos enseguida. Y si la dura experiencia vital de Carmen ha removido alguna emoción en tí, por favor, comparte esta publicación para que la información pueda llegar a más gente y pueda aparecer una solución para ella pronto. Piensa que Carmen “podría ser tu hija” y este infierno podría estar sucediendo en tu familia.

Los padres de Carmen agradecemos tu interés en ayudar a una niña de 9 años para que, por fin, pueda ser feliz y pueda reparar el grave daño emocional que se le está haciendo desde hace más de 6 años.

Adjuntamos el correo electrónico: uncolegioparacarmen@hotmail.com

 



Hoy: María cuenta con tu ayuda

María Gil López necesita tu ayuda con esta petición «NIÑA DE 9 AÑOS MALTRATADA Y SIN ESCOLARIZAR EN CASTELLON». Únete a María y 1.131 personas que ya han firmado.