REGRESO DE LOS TRENES DE PASAJEROS EN EL FERROCARRIL CENTRAL DEL PERÚ

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 50,000!


Desde que se concesionó el Ferrocarril Central del Perú en setiembre de 1999, a la empresa concesionaria Ferrovías Central Andina S. A. y, gracias a un desastrozo contrato de concesión, este hecho hizo que los trenes de pasajeros  con claro sentido social desaparecieran en estos casi 20 años de concesión. Los grandes perjudicados fueron los pobladores de la ruta por donde discurre la vía del ferrocarril. Con la concesión del ferrocarril, la gente más pobre de las regiones Lima-provincias, Junín y Pasco, se vieron impedidas de poder utilizar los trenes, debido a que la  empresa subsidiaria de la concesionaria, o sea, Ferrocarril Central Andino S. A. (la única empresa operadora), solo brinda hoy un servicio turístico entre Lima-Huancayo y viceversa, exclusivo para público de grandes ingresos y no para la población de la ruta, que solo ve pasar los trenes a lo lejos. El problema de comunicación de hoy entre la capital de la República y la región central del país es caótica, debido al colapso de la Carretera Central. Tenemos un medio de transporte como el ferrocarril casi de adorno, pero que no es explotado como debería ser.

Queda claro que la solución está en reactivar el servicio de pasajeros, no solamente entre Lima y Huancayo, sino en toda la extensión del ferrocarril, entre tramos largos y cortos, y que dinamice el comercio, la industria y el turismo entre los pueblos de los valles del Rímac y del Mantaro, respectivamente. Un tren puede llevar alrededor de 1.000 pasajeros hoy, lo que en capacidad pueden llevar alrededor de 20 buses, que muchas veces no ofrecen buenas condiciones de seguridad para los pasajeros, que sí los ofrece un tren.

Cuando iniciamos esta lucha desde octubre de 2013, mediante la publicación de cartas y artículos expresando nuestra preocupación por la desaparición de los trenes de pasajeros, estábamos seguros que esta cruzada iba a tener una gran acogida años después, y el tiempo nos iba a dar la razón. Hay mucha gente que apoya esta causa y seguiremos adelante pase lo que pase y, así, se presenten algunos obstáculos que siempre se suelen presentar en este tipo de casos.

Esta actividad o lucha no tiene fines políticos. Tiene un claro sentido social y que beneficiará a la gente más pobre de la región central del país. Lo que se solicita principalmente en esta petición es lo siguiente: 1.-Revisión integral del contrato de concesión de 1999. 2.-Ingreso de nuevas empresas operadoras. 3.-Retorno de los trenes de pasajeros: Lima-Huancayo, La Oroya-Cerro de Pasco, Chosica-Lima-Callao, Lima-San Bartolomé (servicio dominical), La Oroya-Huancayo, etc. 4.-Dación de una Ley congresal, para preservar la ruta histórica del Ferrocarril Central y que la empresa concesionaria quiere destruir, etc. 

Queda claro que la voz del pueblo es la voz de Dios, y es la hora que los más interesados en que se reactive el servicio de pasajeros, nos den su respaldo en esta campaña sin fronteras.

Convocamos al presidente de la República, ing. Martín Vizcarra; a los señores congresistas de las regiones Lima-provincias, Junín y Pasco; a los señores gobernadores de las regiones Lima-provincias, Junín y Pasco; a los alcaldes o alcaldesas de las distintas provincias o distritos por los que pasa la vía del Ferrocarril Central, etc., a unirse a esta gran cruzada ferroviaria, en pro de la clase más necesitada.

Atentamente,

Anabel Gades

Koki Zelaya