Misión cultural de la UNAM en peligro. ¡Solución al problema de los talleres de danza!

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,000!


                                                            Ciudad de México a 6 de Noviembre de 2017. 

Dr. Enrique Luis Graue Wiechers

RECTOR DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

Asunto: Daño Moral a la Misión Cultural Universitaria

Reciba usted un cordial saludo y el mejor deseo por su gestión

Por mi Raza hablará el Espíritu, es el lema eterno que preserva lo que nuestra Universidad ha sido hasta hoy en cualquier entorno geográfico, intelectual y cultural donde haga presencia; dicha Convicción Universitaria reafirma el principio básico de nuestra institución: la búsqueda y el logro del ser humano integral, tal como lo trasmiten los lineamientos en torno a la difusión cultural en la UNAM.

La congruencia entre los hechos y principios ha sido permanentemente un rasgo distintivo del verdadero Universitario tanto alumno, maestro, directivo y autoridad, destacando siempre: la honradez, la verdad, la transparencia, el conocimiento, la justicia y la razón.

Por lo trascendente que significa lo señalado anteriormente, nos atrevemos a manifestarle sin ambages la conciencia de ese espíritu universitario como maestros de los Talleres Libres de Danza de la UNAM, ya que hemos sido vejados y humillados con las decisiones arbitrarias de la Coordinadora Académica, Paola Aimée Rodríguez, secundada por la Directora de Danza, Evoe Sotelo, quienes han mutilado nuestro sustento económico y pisoteado nuestra dignidad personal y profesional. Resulta ofensivo por dichas funcionarias, tanto la nula experiencia en gestión pública como el desconocimiento de Estatutos Universitarios que han demostrado y que representan una grave carencia de la base fundamental de nuestra institución.

Cabe destacar el valor histórico de Los Talleres Libres de Danza de la UNAM mismos que emanaron del Departamento de Danza (Hoy Dirección de Danza) a cargo de la maestra Colombia Moya, cuyo periodo de gestión fue de 1979 a 1984. Los Talleres iniciaron en el año de 1980 como una opción para acercar a la danza a los universitarios y al público en general, es decir, una alternativa cultural al alcance de todos. Entre los maestros pioneros se encuentran: la maestra Caridad Valdés, la maestra Lucy Garzón, el maestro Jaime Cisneros, la maestra Irma Montero y la maestra Cora Flores, todos ellos con una reconocida trayectoria dentro del ámbito dancístico nacional e internacional.

El devenir histórico de los Talleres Libres se encuentra pletórico de grandes logros y avances en los ámbitos cultural y recreativo, aunque no tienen función formativa, el trabajo desarrollado en ellos ha sido semillero de bailarines profesionales, coreógrafos y maestros; han acercado e interesado a gente que no conocía la danza; le han dado la oportunidad de bailar en un escenario a personas que no son profesionales; han cambiado vidas para bien y más aún le han dado a nuestros universitarios la opción de incrementar su bagaje cultural para reafirmar y ser consistentes con la búsqueda y el logro del ser humano integral (congruencia universitaria).

Hacemos de su conocimiento que la mencionada Coordinadora académica, nos citó a las maestras y maestros de manera individual para informarnos verbalmente sus decisiones unilaterales e informales al no mediar documento alguno; entre esas agresiones mencionó el cierre de Talleres que impartíamos desde hace ya varios años y que en su mayoría se saturaban de participantes a los pocos días de abrirse las inscripciones.

Sus argumentos fueron: la falta de seguridad y la limpieza de los recintos. Sin embargo, en lo que respecta al tema de la seguridad al interior de la Universidad, ésta es como usted señaló en su calidad de Rector, “una prioridad reafirmada durante la ceremonia de apertura del ciclo escolar 2017-2018 donde también expresó: Probablemente es uno de los lugares más seguros del país (el campus universitario), a pesar de ser un espacio abierto en donde la prevención de cualquier delito se hace únicamente a través de la vigilancia, por la vía de la disuasión y con el apoyo de los trabajadores”, en consecuencia, hay ignorancia y contradicción en lo expresado por la Coordinadora Académica. El segundo elemento: la limpieza, es factible de resolver ejecutivamente sin lesionar la economía de los maestros.

Lo anterior, evidencia desconocimiento para administrar efectivamente (eficaz y eficiente) en este nicho dentro de nuestra Universidad y el abuso de poder con la imposición de una decisión arbitraria, notificada sólo un mes antes de iniciar el nuevo ciclo. Ella nos informó que se suspendía el pago de la compensación por honorarios bajos que cubría los meses en que los Talleres se encontraban en receso y los días inhábiles, en el mes de agosto, cuando nosotros ya contábamos con dicho pago; no hubo tiempo para tomar precauciones en nuestra economía, otra evidencia de ineptitud en la gestión administrativa porque sería lamentable entenderlo como una acción con dolo y mal intencionada.

Cabe señalar que el pago en compensación por honorarios bajos fue una aportación del maestro Cuauhtémoc Nájera durante su administración en la Dirección de Danza. Hemos de puntualizar que el proyecto de Talleres Libres es autosustentable, no representa una carga presupuestal para la Universidad, pues con los ingresos que estos generan se cubren por completo los honorarios de los maestros, dejando además una recaudación importante a la Dirección de Danza, y precisamente ahora que se ha recortado el presupuesto gubernamental cualquier recurso ayuda a la Institución. El argumento expresado fue que esos pagos eran ilegales por la manera en que estamos contratados lo cual no tiene fundamento, pues de ser así nunca se habrían expedido los recibos y comprobantes correspondientes a tal fin.

Al finalizar cada semestre se realizaban funciones con el trabajo logrado en cada Taller. Las funciones tenían lugar dos veces al año en la sala Miguel Covarrubias, se presentaban las coreografías realizadas por nosotros e interpretadas por nuestros alumnos. Gran parte del público asistente eran familiares y amigos quienes venían para apoyarles y disfrutar la presentación. En la mayoría de las funciones había lleno total de la sala, situación difícilmente lograda en presentaciones de compañías profesionales. Al presenciar nuestro trabajo más gente se interesaba y se ha sumado, cumpliendo con el objetivo estipulado en el artículo 1 de la Ley orgánica universitaria, a saber: extender con la mayor amplitud posible los beneficios de la cultura.

Sin embargo, la funcionaria mencionada ha cancelado un ciclo de presentaciones y relega en un dudoso Comité evaluador la facultad de decidir qué trabajos coreográficos han de presentarse, aún cuando dichas funciones no son un concurso o una evaluación académica, ya que los Talleres tienen un fin recreativo y no formativo. Nuevamente argumentos sin sustento y lo más crítico: Ignorancia, cuando no obstante en las funciones se cobra el acceso, por lo que además se dejará de percibir un ingreso más a la Universidad.

También se nos informó que el próximo semestre estaremos sujetos a una selección de personal, ya que se emitirá convocatoria abierta para elegir a todos los maestros. Aunque solicitamos conocer las bases de dicha convocatoria, tanto la Directora Evoe Sotelo como la Coordinadora Académica, Paola Aimée Rodríguez, evadieron el dar a conocer esas bases, en una aparente exhibición del desconocimiento de las mismas. Lo cual nos coloca en una situación de indefensión y desamparo, debido a que podemos contemplar que a pesar de que algunos llevamos años de sustentar con resultados satisfactorios nuestro trabajo dentro de Talleres, podemos ser desechados por la arbitraria decisión de las personas antes mencionadas, que han mencionado el desconocimiento de los métodos para decidir la contratación del personal, dejando de lado nuestra demostrable experiencia.

Para llegar a la crisis del abuso e ignominia, se nos retiraron logros administrativos derivados de anteriores gestiones, tales como el poder otorgar becas a alumnos que necesitaban o merecían dicha ayuda, y el acceder de manera gratuita a los estacionamientos controlados de nuestras áreas de trabajo en el conocimiento que venimos a la impartición de nuestra clase o acciones aunadas a esta práctica como ensayos y funciones.

Delegación inefectiva de funciones.

El martes 15 de Agosto de 2017 se tuvo cita con el doctor Jorge Volpi, coordinador de Difusión Cultural y jefe inmediato de la directora de danza y de la coordinadora académica. La cita se agendó en las oficinas de la coordinación con más de una semana de anticipación. El doctor Volpi llegó a las 12:30(hora acordada para la reunión); sin embargo, nos hizo esperar aproximadamente 40 minutos en las escaleras de la coordinación tanto a maestros como alumnos; lapso que le permitió llamar a la directora de danza Evoé Sotelo y a la coordinadora académica Paola Aimée Rodríguez, quienes le explicaron la situación que ignoraba, poniéndose de manifiesto la falta de coordinación y comunicación entre ellas y él.

Después de ese lapso, las ejecutivas antes mencionadas nos informaron que el doctor Volpi recibiría solamente a tres personas con un tiempo máximo de veinte minutos. Entraron una maestra, un maestro y una representante de los alumnos. El doctor se presentó a ellos (en la reunión estuvieron presentes tanto la directora como la coordinadora académica) y se les dio la palabra por turnos, haciendo él escasos comentarios; pidió algunas explicaciones tanto  a las ejecutivas como a los maestros. Cabe destacar que en varias ocasiones la Directora y la Coordinadora se exaltaron y perdieron la calma; además repitieron las mismas explicaciones sin fundamento y no señalaron la seguridad como su argumento para las acciones autoritarias realizadas.

El doctor Volpi no resolvió el conflicto y delegó el asunto para que ambas partes llegaran a un acuerdo, esto es muy decepcionante ya que tanto la directora como la coordinadora académica se han mostrado inflexibles y con una postura cerrada al diálogo constructivo y de solución.

Además la actitud devaluatoria de nuestra función dentro de nuestra Universidad es manifiesta por estas personas directivas, quienes se han referido a nosotros con el apelativo de “talleristas” y debe reconocerse que quien domina una disciplina, tiene la calidad de ser maestro o profesor de ella, el título académico de maestro cumple un programa académico específico y solo algunos contamos con ello. El maestro es aquél que transmite un conocimiento y el alumno lo reconoce porque se ha generado en él un cambio de conducta, estos discípulos nos han reconocido en esa calidad, en una clara muestra de sensibilidad y no con el menoscabo y minimización de nuestra dignidad como docentes, como lo han hecho la Directora y la Coordinadora citadas.

Acudimos a usted porque el doctor Volpi mostró incapacidad, indecisión y desconocimiento para resolver este conflicto causado por personal directivo paradójicamente a cargo del mismo y que lamentablemente reafirma lo que declaró el profesional en entrevista al periódico Excélsior en su versión en línea el 28 de Febrero de 2017: “Aquí tengo que decirte que el área de danza es la que menos conozco”, ¡ese día comprobamos el lamentable cinismo!.

En virtud de estas irregularidades, abusos y todo lo que de esto deriva, exigimos:

1.- La restitución completa de los Talleres cancelados.

2.- La restitución de los pagos por honorarios bajos, tanto de meses de receso como de días inhábiles.

3.- La reactivación de las prácticas escénicas al final de cada semestre en la sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario.

4.- Cancelación o reestructuración con bases firmes del concurso de selección de personal de Talleres.

5.- Restablecimiento de las becas otorgadas por los maestros.

6.- Acceso gratuito a los estacionamientos donde se encuentran nuestras áreas de trabajo.

7.- Destitución de la Coordinadora Académica, Paola Aimée Rodríguez, ante su notoria falta de capacidad, experiencia, conocimiento e Identidad Universitaria en el cargo ocupado.

8.- La destitución de la directora de danza Evoé Sotelo ante su falta de capacidad, insensibilidad, inexperiencia, desconocimiento y carencia de identidad universitaria.

Justificación. La directora incurrió en un conflicto de interés al promocionar a su compañía de danza a través de medios universitarios, utilizando recursos de la Universidad para hacer promoción externa conveniente a ella, como fue el Palacio de Bellas Artes. Además, la directora divide su tiempo entre los compromisos de su compañía con el cargo de directora de danza que requiere tiempo completo. En los primeros meses delegó esa responsabilidad a la coordinadora académica y por eso fue que ésta, hizo lo que se le ocurrió y hasta después la enteró, porque la directora hacía constantes viajes a Hermosillo donde está la sede de su compañía. Se trató de regularizar en Julio-Agosto cuando asumió en su “totalidad” el cargo para el que fue nombrada en Febrero, en esa brecha de ausencia delegó a ciegas varios asuntos de decisión y ejecución que debieron ser responsables e integrales.

Porque lo más importante es el respeto a la Misión de nuestra Universidad, siendo Congruentes con el Deber Ser y nuestra Esencia que es, “Por Mi Raza Hablará el Espíritu”.

Agradeciendo de antemano su amable atención y pronta respuesta, le enviamos un cordial saludo. 

A T E N T A M E N TE:

Maestras y maestros de los Talleres Libres de Danza de la UNAM, cuyas firmas se anexan.

C.c.p. Dr. Jorge Volpi Escalante, Coordinador de Difusión Cultural de la UNAM. Presente. ; Lic. Evoé Sotelo Montaño, Directora de Danza de la UNAM. Presente.

Correos para recibir respuesta: coflowers@yahoo.com, corpusdza@hotmail.com, alex_mdzbal@yahoo.com.mx



Hoy: Profesores y Alumnos de los Talleres Libres de Danza UNAM cuenta con tu ayuda

Profesores y Alumnos de los Talleres Libres de Danza UNAM necesita tu ayuda con esta petición «Misión cultural de la UNAM en peligro. ¡Solución al problema de los talleres libres de danza!». Súmate a Profesores y Alumnos de los Talleres Libres de Danza UNAM y 546 persona que han firmado hoy.