Recibamos a los niños reduciendo el tráfico en nuestras ciudades

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!


Los niños y las niñas han sido los que más han sufrido el confinamiento. Confinados en sus casas sin poder salir y a veces, los más pequeños, sin saber muy bien por qué. Por eso, ahora que ya pueden salir, merecen que les demos la bienvenida en las calles reduciendo el tráfico. Hay razones de mucho peso para ello. Su desconfinamiento no es completo y se limita a una hora y en las proximidades de sus domicilios. Pueden jugar, pero no con sus amigos ni en parques y zonas de juegos, la mayoría cerrados. Pueden salir con sus juguetes: balones, patines, bicicletas..., pero en la mayoría de los casos las calles donde viven carecen de condiciones para jugar con ellos respetando las distancias de seguridad. La persistencia del tráfico a motor desaconseja que usen la calzada para jugar, pero la mayoría de las aceras son demasiado estrechas para ello.

Por eso se merecen que creemos las condiciones para que efectivamente los niños y las niñas puedan salir a las calles a jugar en condiciones de seguridad tanto sanitaria como vial. Para lo cual es necesario que se les provea de espacio suficiente para jugar respetando las distancias de seguridad y que este espacio esté lo más libre posible de tráfico motorizado. La reducción del tráfico consecuencia del confinamiento de los mayores lo permite, por tanto no debe haber razón para no hacerlo. Las niñas y los niños nos lo agradecerán, y sus madres y padres también.

Además de los cortes de tráfico, que los ayuntamientos puedan decretar, existen otras herramientas jurídicas idóneas para ello, en concreto la figura de "calle residencial", recogida en el vigente reglamento de circulación y señalizada mediante la señal S-28. En estas calles no solo se limita la velocidad a 20 km/h, sino que se da prioridad a los peatones y, lo más importante, está permitido que los niños jueguen en la calzada. Muchos ayuntamientos de España ya han creado este tipo de calles.

Nuestra propuesta es que el Ministerio del Interior - y por tanto la ciudad de Sevilla - a fin de que los niños y niñas puedan efectivamente pasear  y jugar en las calles de las ciudades españolas, dicte una instrucción para que, mientras dure el estado de alarma, los ayuntamientos establezcan cortes de tráfico en aquellas calles no esenciales para el mantenimiento del actual tráfico rodado y para que declaren "calle residencial" el resto del viario, con la única excepción de las grandes avenidas de la ciudad, necesarias para garantizar la fluidez del tráfico, el transporte público y el reparto de mercancías pesadas. De este modo los niños y niñas podrán efectivamente jugar en nuestras calles, mientras dure estado de alarma, en condiciones de seguridad sanitaria y vial.