Los españoles tenemos derecho a tener profesionales de Podología en la Sanidad pública

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Esto evitaría muy probablemente casos como el de Marisa. Esta paciente padece diabetes desde que tenía 7 años. Con poco más de cuarenta perdió su pierna como consecuencia de una lesión en el quinto dedo. Algo tan insignificante, una pequeña herida con una tremenda consecuencia. Marisa quizás conoció un poco tarde a la Dra. Carrascosa. Y si la Sanidad pública española tuviera en su cartera de servicios la figura de los profesionales de la Podología, seguramente Marisa no hubiese tenido este desenlace.

Porque 5,3 millones de personas con diabetes en España necesitan una atención podológica especializada que reduzca el sufrimiento inherente a las mutilaciones y a la pérdida de vidas. Hasta un 34% de los diabéticos pueden desarrollar úlceras de pie diabético. La diabetes es una enfermedad en ascenso en una España cada vez más longeva. El 40% de las lesiones en el pie diabético se podrían evitar si se diagnosticasen y tratasen de una manera precoz, en fase ambulatoria. Es, además, la principal causa de hospitalización. Con prevención se ha demostrado que se pueden reducir las amputaciones hasta un 85%. La tasa de amputación mayor por pie diabético en España es de 52 por 100.000 habitantes, por encima de países como Francia, Reino Unido o Italia. La mortalidad tras una amputación por pie diabético supera el 70%, por encima de la de los cánceres más comunes. El número de amputaciones y pacientes con diabetes aumenta considerablemente en España, con unas tasas de mortalidad y morbilidad notables y unas consecuencias personales, familiares, económicas y sociales devastadoras.

Además, más del 80 %  de las personas mayores necesitan de los cuidados de un profesional de la Podología de una manera periódica. La incorporación de podólogos en centros de salud reduciría las complicaciones médico-quirúrgicas (amputaciones, necrosis, etc.) y aumentaría el bienestar personal de las personas mayores.

Más del 70% de los problemas en los pies de toda la población podrían resolverse con podólogos en los centros de salud, sin llegar a los hospitales.
 
 
 
¿Cuál es la solución? Que la Podología esté presente en la Sanidad pública. El Ministerio de Sanidad puede resolverlo incluyendo la Podología en la cartera de servicios básicos del Sistema Nacional de Salud. Así, los Gobiernos regionales no tendrían otro remedio que sacar plazas públicas de profesionales de Podología.
 
El hecho de que la Podología no tenga un hueco en el sistema sanitario público es negativo para el paciente. Deja a la población la única alternativa, para quien se la pueda permitir, de ser atendida en el sector privado.
 
La gran cantidad de usuarios de las consultas podológicas hace necesaria la presencia de profesionales de la Podología en la Sanidad Pública.

¿Sabes por qué nos preocupa a los podólogos? ¿Sabes por qué nos preocupa a los podólogos? Porque como profesionales sanitarios  facultativos que somos, sabemos que el pie diabético está en nuestro ámbito de competencia en cuanto a prevención, diagnóstico, prescripción y tratamiento de esta patología tan devastadora para la calidad de vida de nuestros pacientes. Y por eso es una necesidad social la inclusión del profesional de la Podología en el Sistema Nacional de Salud.

Organizaciones de pacientes consideran, como nosotros, que el hecho de que la Podología no tenga un hueco en el sistema sanitario público es negativo para el paciente. También comparten nuestros argumentos los profesionales de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, quienes ponen en valor la presencia de podólogos en equipos multidisciplinares para dar un buen servicio a los pacientes.

Como ciudadanos conscientes debemos salvaguardar el derecho a la salud, recogido en el artículo 43 de nuestra Constitución; y, en segundo lugar, porque supondría un ahorro económico para las arcas públicas a las que también contribuimos. Los cuidados de los pies de los diabéticos cada vez están más desatendidos, generando un enorme gasto al sistema público cuando desencadena la amputación de los miembros inferiores. ¿Sabes que el coste del tratamiento de una úlcera de pie diabético supera los 7.100 euros?

La incorporación de la Podología en atención primaria tendría un impacto positivo en término de costes:  descargaría las consultas de atención primaria, reduciría la derivación a varias consultas especializadas, disminuiría las listas de espera, reduciría costes psicosociales derivados de la ansiedad que provocan las listas de espera y los costes derivados de las bajas laborales relacionadas, bajarían los costes derivados de las amputaciones de pie diabético y disminuirían los costes de urgencias podológicas al ser atendidas por un único especialista: el podólogo.

Por ello, creemos que la incorporación de la Podología dentro de las instituciones sanitarias públicas, no solo cuenta con el respaldo legal preciso sino que resulta socialmente exigible.

Por eso queremos que nos ayudes a conseguir que las Administraciones con competencias en Sanidad rectifiquen y cumplan el mandato constitucional mencionado con la inclusión de la asistencia podológica en el sistema público de salud.