Por un proyecto de Educación Sexual Integral sin Ideología de Género

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Ante los rumores de modificaciones en el Art. 5 de la ley de Educación Sexual integral número 26.150, le solicitamos que se mantenga vigente el respeto por el ideario institucional de los colegios confesionales, teniendo siempre presente que la Familia es agente primario y natural de educación (art. 128 inciso a) de la ley de Educación Nacional 26.206 y que a ella le corresponde el derecho a elegir una institución educativa cuyo ideario responda a sus convicciones filosóficas, éticas y religiosas (art. 128 inciso c).

Teniendo en cuenta, la responsabilidad parental, referida al conjunto de deberes y derechos que corresponden a los padres sobre la persona y bienes del hijo, para su protección y formación integral desde la concepción de éste y mientras sea menor de edad y no se haya emancipado (art.638 del Código Civil y Comercial), resulta necesario que las comunidades educativas asuman el desafío de educar con pleno respeto y subsidiariamente al rol protagónico de la familia en su derecho y deber indelegables de primera educadora de los hijos tal como afirman las normas constitucionales de nuestra Nación (inciso a). art.128 de la Ley 26.206).

Dentro de los Ejes principales que presenta el documento del Ministerio de Educación para el Proyecto ESI se encuentra aquel referido a la Perspectiva de Género, lo cual dista mucho de la llamada Ideología de Género que se pretende incorporar y que no tiene fundamento científico y se contradice con uno de los objetivos del proyecto referido a que los estudiantes reciban información científica.

Los desarrollos ideológicos humanistas al lograr un cierto piso de consenso popular o mediático, devienen en una arrogancia con pretensiones tan hegemónicas y dogmáticas como los paradigmas que denuncian.

Las diferencias biológicas y genéticas, innegables ciertamente, desarrollan una diferenciación en todas las manifestaciones de la persona sexuada, en cada etapa de su existencia. Diferencias que no evocan sino una complementariedad de su diversidad.

Esta identidad femenina o masculina no es una construcción antropológica cultural, sino que surge del descubrimiento, conocimiento, aceptación y asunción de su “sexo” en particular que derivan en una plena realización como persona sexuada.

Si en el proyecto de ESI se incorpora la Ideología de Género, el mayor daño se proyectará sobre los niños y jóvenes, que no solo estarán sometidos a un experimento social, sino que recibirán una confusión gnoseológica y ética de grandes consecuencias para su formación como está sucediendo en Estados Unidos, Alemania, Canadá y España, entre otros países.



Hoy: Respeto a la familia como primera educadora cuenta con tu ayuda

Respeto a la familia como primera educadora necesita tu ayuda con esta petición «Ministro de Educación Alejandro Finocchiaro: Por un proyecto de Educación Sexual Integral sin Ideología de Género». Únete a Respeto a la familia como primera educadora y 2.158 personas que ya han firmado.