Para que nos reconozcan que el SISTEMA ESPAÑOL de PENSIONES es de CAPITALIZACIÓN.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


Brevísimo tratado sobre las pensiones.
Opúsculo de Rafael Pascual Roca.

Si hay un tema en boga en estos días, si hay un tema analizado, discutido, diseccionado y polemizado, éste es el tema de las pensiones: su revalorización, su sostenibilidad, su futuro...

Sin embargo, en mi opinión, mi modesta opinión, no todo ha sido dicho todavía. Es más, opino que todo lo opinado debe ser reanalizado. Quizás, sólo quizás, el Rey está absolutamente desnudo y todavía ningún niño lo ha gritado a los cuatro vientos...

Pero... conviene, siempre conviene, empezar por el principio... por ello, aunque sea arduo, empecemos con algunas definiciones.

Parece que existen dos métodos o sistemas para que alguien pueda jubilarse o cobrar una pensión en caso de invalidez: el sistema de capitalización y el sistema de reparto. Empecemos pues por definirlos:

SISTEMA DE CAPITALIZACIÓN: en este sistema, es el trabajador el que con su ahorro, voluntario o forzoso, se asegura, a través de la capitalización de dicho ahorro, una renta futura para el caso de su jubilación o de tener que atender a una posible incapacidad.

SISTEMA DE REPARTO: en este sistema, los trabajadores actuales son los que, con sus cotizaciones, deben pagar las pensiones y jubilaciones de quienes trabajaron con anterioridad y cotizaron, a su vez, para pagar las pensiones de otros trabajadores anteriores que cotizaron, a su vez, para... y así ad infinitum.

¿Estamos de acuerdo hasta aquí? Por favor, si estoy equivocado, pueden dejar de leer, pero les ruego me lo hagan saber para que pueda comprobar, una vez más, mi cerrilidad intelectual.

A partir de aquí el consenso es enorme: ubicuos contertulios, sesudos economistas, avezados periodistas, encumbrados sindicalistas, loados políticos, intelectuales todos, TODOS, absolutamente todos, están absolutamente de acuerdo en que en España el sistema de pensiones es el maldito, el denigrado, el nefasto sistema de reparto y que debemos a toda costa y con toda la velocidad posible migrar hacia el virtuoso y loado sistema de capitalización (a ser posible privado).

Pero, con toda la humildad del mundo, permítanme disentir de este, a mi entender, falaz dogma de fe.

Veamos, contestemos con sinceridad algunas cuestiones ¿Ha habido, a lo largo de la historia, alguna horda de insolidarios trabajadores que hayan cobrado una pensión sin haber cotizado absolutamente nada? permítanme dudarlo, pero sigamos haciéndonos preguntas ¿Acaso en toda la historia de la seguridad social se ha repartido la totalidad de lo cotizado por los trabajadores en activo? Recordemos que el sistema ha sido excedentario a lo largo de toda la historia excepto en los últimos años de crisis, y estos excedentes, se materializaran o no en una ficticia e idolatrada "hucha de las pensiones", nunca han ido a remunerar a los trabajadores salvo lo dispuesto de esa inexistente hucha. Si se hubiera repartido la totalidad de lo cotizado, yo les aseguro que algunas generaciones de trabajadores habrían sido infinitamente felices... pero eso, afortunada o desgraciadamente jamás ha ocurrido. No señores: EL SISTEMA DE PENSIONES VIGENTE EN ESPAÑA, QUIERAN O NO, HA SIDO Y ES UN SISTEMA DE CAPITALIZACIÓN PÚBLICO Y FORZOSO POR EL CUAL LOS TRABAJADORES HAN AHORRADO FORZOSAMENTE Y ENTREGADO SUS COTIZACIONES AL ESTADO PARA QUE ÉSTE LAS ADMINISTRASE Y LE FUERAN REVERTIDOS EN FORMA DE PENSIÓN.

Y conste que empleo las palabras público y forzoso sin ninguna connotación negativa. Antes al contrario, considero que son dos virtudes del sistema que hay que conservar y mimar al máximo, dos piedras angulares a ser preservadas.

Así pues, establecidas estas premisas cabe preguntarse, ¿dónde está el dinero que los trabajadores han cotizado y ahorrado para pagar sus pensiones? ¿Dónde está el dinero que yo coticé y ahorré para ahora poder recibir mi pensión (pues yo soy pensionista debido a unas circunstancias que les voy a ahorrar el conocer)? Pues no lo sé ni me importa: lo ha administrado el estado y supongo y espero que se haya materializado en inversiones, autopistas, trenes, aeropuertos, educación, sanidad, etcétera, etcétera... inversiones todas ellas que deben dar una rentabilidad futura de la que yo, como todos los pensionistas, deberíamos cobrar nuestra pensión.

Nota al margen: supongo que una parte se habrá ido también a pagar políticos, a gastos militares y a otras actividades de dudosa rentabilidad... pero esto es otra historia y debe ser contada en otro lugar...

Así pues, el dinero de las pensiones existe y está y debemos reclamarlo con todo nuestro corazón y todas nuestras fuerzas y CONSAGRARLO EN LA CONSTITUCIÓN TAL Y COMO LOS ESPABILADOS ACREEDORES DEL ESTADO CONSAGRARON SUS DERECHOS EN UNA MODIFICACIÓN CONSTITUCIONAL QUE YO, POR LO MENOS, NO VOTÉ.

Dinero para las pensiones, para los discapacitados (y también mi hijo es discapacitado), para la sanidad, para la educación, para el futuro, para la investigación hay, ha habido y habrá. SÓLO ES UN PROBLEMA DE PRIORIDADES.

¿No ha habido dinero para rescatar la banca? ¿para rescatar autopistas quebradas, por cierto, ¿quién decidió esas nefastas inversiones? ¿hubo alguna comisión de por medio?? ¿para indemnizar un delirante proyecto de almacén subacuático de gas que yo, por lo menos, todavía no he entendido? ¿para pagar sueldos de políticos inútiles que nada aportan a la felicidad humana? ¿para comprar barcos, aviones, tanques y otros instrumentos de guerra? ¿para subvencionar fiestas? ¿para mantener una absurda burocracia que obliga a los ciudadanos de Baleares a acudir a renovarse una inútil tarjeta sanitaria con el consiguiente trastorno y todo porque algún político quería hacer negocio cobrando por ella? ¿para pagar una infinidad de asesores que más bien desasesoran? ¿para pagar el papel, la tinta, el sobre y el sello de una absurda carta comunicando a los pensionistas su descomunal subida de un 0'25%? y así podría seguir haciendo preguntas hasta el día de mi muerte.

¿No se dan cuenta de que una subida del 0'25% y una congelación es, literalmente, lo mismo?

DINERO HAY DE SOBRA Y PAGAMOS A LOS POLÍTICOS PARA QUE PRIORICEN BIEN LOS GASTOS DE ACUERDO CON EL INTERÉS GENERAL. TRABAJEN PUES Y PRIORICEN SEÑORES Y SEÑORAS POLÍTICOS Y POLÍTICAS.

Pero no debemos andarnos por las ramas, y debemos seguir con el tema de las pensiones, que si no, tendré que cambiar el título y quitar lo de brevísimo y lo de opúsculo...

El sistema será inviable, nos avisan agoreros economistas, ínclitos directores de bancos centrales, prestigiosas organizaciones internacionales, la intelectualidad toda. Habrá dos, cuatro, ocho, ochocientos, un millón de jubilados por trabajador y el sistema colapsará... y el cielo caerá sobre nuestras cabezas, se desencadenarán truenos y relámpagos, llanto y rechinar de dientes... el Armagedón, el apocalipsis y el juicio final.

Pero, ¿no se dan cuenta de que los tiempos cambian a velocidad de vértigo? ¿no se dan cuenta de que es un absurdo y un contrasentido pedir que se alargue la edad de jubilación cuando los jóvenes no tienen trabajo? ¿no se dan cuenta de que vamos hacia un mundo donde no habrá trabajo para los humanos sino para las máquinas y los robots? ¿no se dan cuenta de que habrá que rediseñar todo el armazón impositivo? ¿no se dan cuenta de que habrá que dejar de gravar el trabajo, que no existirá, y que tendrán que gravar otras rentas? ¿no se dan cuenta de que es imperioso gravar a las grandes multinacionales, a las empresas globales? ¿no se dan cuenta de que habrá que gravar la capacidad de computación y el trabajo mecánico? ¿no se dan cuenta de que habrá un trabajo ingente para recuperar todo un continente, África, los humanos siempre olvidados para nuestro oprobio y que se agolpan ya en nuestras fronteras? ¿no se dan cuenta...? ¿no se...? ¿no...?

Pero basta... son ustedes, los políticos e intelectuales los que cobran para darse cuenta, no un pobre pensionista como yo, que pasa temporadas fatales debido a sus circunstancias y que sólo goza de fugaces momentos de lucidez, recuerden que, al fin y al cabo nada les debo y que me deben lo que he escrito... Ah y... se me olvidaba, también me deben mi pensión, nos deben TODAS, TODAS nuestras pensiones... dignas y debidamente revalorizadas.

Al que haya llegado a leer hasta aquí le agradezco su atención y le pido perdón por las burradas que puedo haber dicho.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Rafael Pascual Roca.
En Palma a 19 de Marzo de 2018.

PD. Cuando he hablado en genérico masculino, más que nada por costumbre, ruego que las dignas y admiradas integrantes del sexo femenino se sientan total y absolutamente incluidas



Hoy: Rafael cuenta con tu ayuda

Rafael Pascual Roca necesita tu ayuda con esta petición «Ministra de Seguridad Social: Para que nos reconozcan que el SISTEMA ESPAÑOL de PENSIONES es de CAPITALIZACIÓN.». Únete a Rafael y 26 personas que ya han firmado.