No nos obliguen a parir solas con la disculpa de la crisis sanitaria

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 1,500!


Aunque ahora todo parece extraordinario, con algunas realidades que ya estaban ahí lo único que ocurre es que se ven amplificadas por la crisis del coronavirus.La ley 25.929 de Parto Humanizado sancionada en 2004 https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/ley_25929_parto_humanizado_decreto_web_0.pdf garantiza los derechos de la madre y el recién nacido. En particular toda mujer tiene derecho a estar acompañada por una persona de su confianza y elección en el trabajo de parto, el parto y el posparto. Este derecho fue preservado en la modificación publicada por el Ministerio de Salud de la Nación en contexto de la pandemia de COVID-19 http://www.sogba.org.ar/images/Manejo-de-situaciones-especiales-embarazadas-y-recien-nacidos.pdf Sin embargo, muchas instituciones del país, en particular en la provincia de Mendoza, están vulnerando ese derecho legal de las mujeres, denegando el ingreso del padre/acompañante asintomático a la sala de parto. Sí se autoriza en cambio,  su ingreso a la sala de pre y pos-parto. De este modo se aprecia la carencia de sentido de esta medida en pos de evitar una eventual propagación del virus. En sala de pre y pos-parto existe un contacto con tantos o más profesionales de la salud que en la sala de parto, además del contacto con demás internos. Además, de rutina el ingreso del padre/acompañante a la sala de parto se efectuaba vistiendo el kit quirurgico, por lo que el eventual contagio sería menos incidente aún. Esta política de restricción no ha sido aplicada homegéneamente a nivel nacional, sino que las Instituciones están tomando las propias medidas incumpliendo con la Ley y las recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación en virtud de la crisis sanitaria. En Europa se ha sucitado esta discusión en un contexto en que los sistemas de salud se encuentran más coiapsados que los nacionales, y se ha dado marcha atrás en esta restricción al evaluar muy altos los costos para gestantes y para el mismo personal de la salud que deben suplir el apoyo del acompañante, y sin ningún beneficio.

Por favor Sra Ministra de Salud de la provincia de Mendoza, y Sres. Jefes del área de Obstetricia de maternidades públicas y privadas de la provincia de Mendoza (y del pais) tengan a bien rever estas medidas. No queremos parir en soledad sin sentido.